Sobre el problema universitario

Nota de Aporrea: Tomado de la lista Comunicación Alternativa
La situación de las universidades nacionales es -a no dudarlo- muy compleja y no puede ser reducida en un análisis parcial a limitaciones de acceso, el problema de acceso a la educación superior en Venezuela, no es por mucho el problema más grande que posee el sector. Son necesarios para la actualización de éste cambios profundos y estructurales que no pueden continuar postergándose a riesgo de que se haga un gran daño al progreso y futuro del país. El deterioro del sector se visualiza en todas partes: deterioro en la infraestructrura, dotaciones, desempeño y políitcas.

Por ejemplo, la estructura de gestión al interior de las universidades es muy poco transparente y está excesivamente centralizada; las figuras de los decanos y el Consejo universitario concentran poderes excesivos y la estructura general de la universidad es muy autoritaria excluyendo no sólo a los trabajadores -obreros y empleados- sino a un tipo particular de docentes -los instructores y contratados- que representan una porción creciente de la comunidad académica de las universidades y que se encuentra totalmente excluída de participación en las universidades, a pesar de que en ellas se concentra gran parte del trabajo académico y la vigencia de las universidades. Las universidades nacionales cada vez más se convierten en un grupo de docentes jóvenes que ingresan al sector y un porcentaje de profesores jubilados o por jubilarse. De hecho no hay incentivos para dedicarse a la actividad docente, hoy por hoy cualquier joven recien egresado de la universidad tiene un salario fuera de ella muy superior al de un docente universitario. El salario no le alcanza ya al docente universitario para mantener su calidad de vida, es decir, el salario actual del docente no le permite mantenerse ni siquiera en la condición de tal, pues no puede gastar en libros, no le alcanza para pagar las cuotas de la vivienda, o el arreglo del vehículo, no le alcanza para pagar además el colegio de los hijos, no le alcanza para pagar los gastos de seguro y medicina...

Por este camino, no queda otra cosa que el detioro de las condiciones de vida del docente universitario y de la institución, sin asegurarse la reproducción simple -no hablamos de crecimiento, sino de decrecimiento del sistema univeristario. Por eso me sorprende que las actuales autoridades del sector se empeñen en cancelar sólo parte de la deuda que mantienen con los docentes, apesar de disponer de dinero suficiente para cancelar toda la deuda, mostrando escasa sensibilidad y preocupación por la situación de los trabajadores y docentes universitarios. Además ha acumulado un rezago en la discusión de los incrementos salariales de los trabajadores y docentes universitarios, que no son reales incrementos y que en el mejor de los casos llegarían a reponer el deterioro del poder adquisitivo de los salarios ocasionado por la devaluación y el aumento general de precios durante los últimos dos y casi tres años. Creo que es necesario poner a rodar nuestras inquietudes para que lleguen a las autoridades del gobierno, pues en mi opinión el retraso en adoptar medidas que mejoren la situación planteada en el sector amenazan con acentuar la crisis universitaria nacional hasta hacerla intolerable.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3291 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a15041.htmlCUS