Coberos

En 1998 dijeron y escribieron que el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías de ganar las elecciones se convertiría en un dictador. Golpista fallido, futuro gorila, fue la ecuación para definir a Chávez. Vaya, y como repitieron que le iba a quitar una casa a quien tuviese dos o más, o un automóvil a quien tuviese dos o más.

Cuando Chávez anunció la constituyente, se escuchó y leyó decir: "Ya se quitó su careta de demócrata, viene el dictador". Se convocaron elecciones para elegir los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, se discutieron cientos y cientos de propuestas en esa Asamblea y en el seno del pueblo, se fue a referéndum para aprobar o no la nueva Constitución, hubo elecciones para legitimar a las autoridades de acuerdo a la Carta Magna. Vaya dictadura.

Apenas habló por primera vez de la Habilitante, retumbaron en el mundo los anuncios de que Chávez ahora si se quitaba la careta de demócrata para aparecer como era en realidad: un dictador.

Se revolvieron como fieras ante el anuncio de las leyes aprobadas en Habilitante. ¡Fin de la democracia, de la propiedad privada y del país! De nuevo todos contra el hombre que se quitaba la careta. Un gentío a la calle a pedir que Chávez se fuera. El Presidente se mantuvo en Miraflores sin prohibir manifestaciones, sin ilegalizar partidos políticos, sin caerle a perdigones o tiros a los dirigentes opositores.

A Chávez lo tumbaron por 47 horas. Corto tiempo, pero suficiente para que los "demócratas" persiguieran, golpearan y encarcelaran a dirigentes chavistas, invadieran una Embajada, destituyeran a los funcionarios que encabezaban los poderes públicos, asesinaran a manifestantes, nombraran un nuevo gobierno y se pusiera en práctica un silencio informativo.

El pueblo, acompañado por la parte decente del ejército, regresó a Chávez al poder. En esa oportunidad estaban tan asustados (por no usar la palabra que corresponde) que no se atrevieron a anunciar que ahora si se iba a quitar la careta. Por su parte, Chávez sacó un crucifijo y pidió perdón. ¡Qué dictadura, hermano!

Vinieron los militares que se instalaron en la Plaza Francia de Altamira "hasta que Chávez se vaya". El hombre no se fue, los militares dejaron Altamira sin mayores aspavientos. En ese lapso hubo constantes anuncios de que Chávez mañana toma la Plaza y le cae a plomo a los "demócratas". Todavía en la isla de Margarita anda un Perro que ladró de tal manera en esa época, ¿te recuerdas, Pastor? Ah, en cada una de estas oportunidades se anunciaba que Chávez se quitaba la careta.

Antonio Ledezma y sus partidarios dijeron que se instalaban en La Carlota hasta que Chávez se fuese y que no pagaban impuestos hasta idem y que no obedecían leyes hasta el mismo idem. Cecilia Sosa llamó a encerrarse en sus casas hasta que Chávez dejara Miraflores. Y la careta, señores, la careta.

¿Se recuerdan la propaganda contra la Ley Resorte? Le dijeron al país que se iban a acabar las telenovelas, los noticieros, los programas de televisión. Actores, actrices y maromeros fueron usados en cuñas para anunciar el fin de la libertad de expresión y la muerte del entretenimiento. Y que Chávez se iba a quitar la careta.

¿Y de la Ley de Educación? ¿Lo recuerdan? Que sólo se iban a enseñar materias del socialismo y taquititaqui con la ideologización. Que se iban a cubanizar los maestros. Y la careta. Otra vez Chávez se iba a quitar la careta.

¿Cuantas veces el histérico Teodoro Petkoff en sus editoriales de Tal Cual ha anunciado el fin del país? Que recordemos lo ha hecho cuando se aprobó controlar las tasas de interés cobradas por los usureros de la banca, cuando se decidió poner en su sitio al Banco Central, cuando se anunció el control de cambios y así en tantas otras oportunidades.

Han sido tantas las cobas que no caben en un periódico. Ahora les dio por usarlas en las promesas. El señorito promete miles de obras en cien días, cien mil empleos en cien días, aumentar el salario mínimo en enero, que va a dejar ministros chavistas.

Al señorito sólo le falta prometer que de ganar las elecciones va a dejar a Chávez en la Presidencia con careta y todo.



[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 984 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /actualidad/a150270.htmlCUS