Auditórium

David (Fouché) De Lima

Auditórium

David (Fouché) De Lima

“El hombre que ha cometido un error y no lo corrige, comete un error mayor”

Confucio…



David De Lima, de ahora en adelante, es el nuevo hijo de la Revolución Bolivariana, un hombre nuevo para el remate de la campaña el 7-O: “Una vez muerto, con la cadena de juicios en su contra en Anzoátegui, su etapa contrarrevolucionaria, con su pronunciamiento ‘en contra del candidato neoliberal quedó atrás”.

David (Fouché) De Lima acaba de descubrir que la política, es pura mierda y traicionera, con su reciente ejemplo lo ha demostrado fehacientemente, como la politiquería puede revivir a un delincuente político.

La política que aprendí en la izquierda cristiana, no es la degradación, de lo que estoy viendo con el regreso de este espécimen, donde la revolución bolivariana acude al socorro de la primera rata que salto el barco en abril del 2002, que llega a nuestras filas nuevamente como si no hubiera roto ningún plato. ¿Esto es la Revolución para él?

El recibimiento de héroe que se le dio es un ejemplo, y el sabe que la Política es su instrumento para obtener nuevamente el poder, y bienestar económico, sino como logró ser gobernador de Anzoátegui. ¡Al menos con mi voto no fue, porqué esa vez desacaté el llamado de Chávez a votar por él! Con gente como De Lima o Ojeda, es que vamos a socializar a Venezuela. Otro error garrafal presidente Chávez.

Los tiempos de la IV Republica donde los políticos medraban, se enriquecían, y llenaban sus alforjas, eran precisamente en los que los ‘miquilenas’ se movían. Recordar ese período de la IV República, en el siglo XX donde perdimos el tren de la industrialización de Venezuela lo que da es tristeza.

Volviendo a nuestro Fouché anzoatiguense, se podría decir que es un sobreviviente, de aquel fatídico 11 de abril del 2002, que no consiguió acabar con él, y ha regresado para volver a conspirar contra "el comandante".

La carrera política de David ‘Fouché’ De Lima se ha caracterizado, sobre todo, por su habilidad para asegurarse su sobrevivencia en medio de la podredumbre de la politiquería, y por mantenerse en el poder a toda costa, independientemente de quien esté en el poder; además de su desmedida ambición por el mando.

Hoy en esta recta final hacia el 7-O, apoya a la revolución bolivariana, sobreviviendo a "el terror judicial", pasando de procesado a oficial del comando Carabobo. Después de tantas idas y venidas, no es extraño que aparezca como aspirante a la Gobernación de Anzoátegui el próximo 16-D.

Para mí el rasgo más destacado de éste personaje es que: ‘De Lima Fouché’, en las funciones gubernamentales ocupadas, no destacó por su presencia en la vida pública, no es de los que convencen en las tribunas de opinión publica, ni de los que proclaman discursos elocuentes, más bien actúa por detrás moviendo los hilos de la política con movimientos silenciosos e insospechables a simple vista. Un claro ejemplo de ello fue aquel abril del 2002 donde tuvo mucho que ver.

Este demostrado a través de la historia, que en cada revolución existe no uno, sino varios Fouché, contra Fouché, y aspirantes a Fouché. Este rey de la traición, tiene la política como arte y negocio como una vez lo manifestó en El Tigre -Anzoátegui, es natural que nos encontremos a cada paso con una pegada a un puesto, a la conspiración cuando no consigue su objetivo.

¿Le produce votos Fouché De Lima a la revolución bolivariana? ¿Eso lo sabremos en Anzoátegui el 8-O? ¿Como un factor de retroceso en la historia, de bienestar para los ciudadanos anzoatiguenses? ¿Será necesario ‘Fouché De Lima para derrotar a Capriles? No me extraña que por este comentario el traidor sea el suscrito, en caso de que este articulo no sea vetado. Pero con el regreso de David De Lima, digo sin que me quede nada por dentro, como una vez lo dijo un gallego: “Me cago en la hostia y me limpio con el sudario coño”. Pero hay que recordar siempre, existen muchos Fouché, y sobre todos aspirantes a Fouché.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1760 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a150073.htmlCUS