Misión 8 de octubre: crear nuestra propia oposición

En la dulce espera por concretar lo que, ya hablan, a gritos, los estudios de opinión (encuestas), el boca a boca de nuestro pueblo y todo aquello que, se oriente en la perspectiva de hurgar en la opinión popular sobre los resultados de octubre próximo, Chávez: 60-65% (con tendencia creciente), contra Capriles: 30-35% (con tendencia decreciente). Es menester que tomemos conciencia que, sin nuestra participación masiva en los centro de votación, esa tendencia pudieran revertirse en contra del candidato de la Patria, Hugo Chávez, y a favor del candidato de la contra patria y la violencia. El llamado no puede ser otro sino que, todas y todos a votar!!!

El candidato de la Patria, le ha tomado el pulso al proceso electoral en curso, con mucha razón, lo define como “la campaña perfecta, rumbo a la batalla perfecta y rumbo a la victoria perfecta”. Pero, ahondando más hacia el día o los días después del 07 de octubre; el camarada Chávez, sin pretender tener los dotes de Adriana Azzis, la brujita que no ha pegado uno solo de sus pronósticos en, por lo menos los últimos catorce años, acude al análisis político bien realizado y, por supuesto a su criterio de máxima responsabilidad para fijarse un nuevo objetivo, concluido ya, el proceso electoral en curso, “Tenemos que demoler a la extrema derecha burguesa, para que desaparezca del mapa político venezolano. El 7 de octubre nos encargamos de eso”, “Después del desastre opositor, ojalá, ojalá que ese desastre en filas opositoras, sirva para que surja un verdadero liderazgo de derecha”, ahondando en esta idea-objetivo, desde Charallave, resaltando la necesidad de que “en el país surja "un nuevo liderazgo político de la derecha, que se asuma de derecha y que levante un proyecto". "Es necesario una oposición verdadera". Pasa, entonces, a caracterizar la actual oposición: “quienes están al frente de la oposición no son políticos. Los verdaderos políticos de la derecha están excluidos, los echaron a un lado". Define Chávez, las características de lo que debiera ser la nueva oposición venezolana: “este sector debe basarse en el respeto a la Constitución Nacional y al resto de las leyes del país”. "Que no anden haciendo planes, como ahora, para desconocer el resultado de la voz del pueblo. Que jueguen limpio y que le hablen claro a sus seguidores, que se asuman de derecha".

Sin duda, el camarada Chávez, apunta hacia la reconstrucción de una oposición nacional, que hable claro y ataque con la verdad, que sienta nuestra Patria como suya. La antinomia de lo que ha sido y es, el candidato Capriles, sus partidos políticos: Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Globovisión, El Nacional, El Universal, Últimas Noticias, Polar, Banesco, Cadena Capriles y Cadena Radonski, entre otros. Sus apoyos internacionales, el tóxico de Uribe y el paramilitarismo colombiano, la derecha franquista española (el PP de Aznar y Rajoy), el imperio de EEUU (la NED y la USAID), el sionismos israelí, entre otros. En otras palabras, la ultraderecha, la barbarie nacional e internacional, culpables del genocidio de los pueblos de Irak, Libia, Colombia, Palestina, Afganistán y Siria.

Solicita, el pueblo venezolano, en vocería del camarada Chávez, desde Charallave, una oposición nacionalista, respetuosa de la Constitución Bolivariana y las leyes de la República, que se reclame de derecha, y lo diga sin disfraces. Auto proclamándose de centro izquierda, como hace el candidato ultraderechista Capriles, engañándose, en fin de cuentas, él mismo; venezolanas y venezolanos, sin caretas lo vimos actuar en abril de 2002, le conocemos. A quién engaña? Muchacho pa` bobo.

“Jesús decía: “Que tu sí sea un sí y que tu no sea un no”. Cuando el guerrero asume una responsabilidad, mantiene su palabra. Los que prometen y no cumplen, pierden el respeto hacia sí mismos, se avergüenzan de sus actos. La vida de estas personas consiste en huir; ellas gastan mucha más energía dando una serie de disculpas para deshonrar lo que dijeron, que la que usa el guerrero de la luz para mantener sus compromisos. A veces él también asume una responsabilidad tonta, que derivará en su perjuicio. No volverá a repetir esa actitud, pero, aun así, cumple con honor lo que dijo y paga el precio de su impulsividad…” (Manual del Guerrero de la Luz, Fragmento III, Paulo Coello). Chávez cumple, es un guerrero de la luz. Capriles no cumple, miente, es un guerrero de papel.

Esta nueva misión, que nos propone realizar el camarada Chávez, una vez culminado el proceso electoral, va a requerir de nuestro pueblo la mayor conciencia y paciencia. Desterrar el sectarismo. Se trata de compatriotas que fueron afectados en sus emociones, inoculándoles de mucho odio hacia nuestro pueblo y su líder, el camarada Chávez. Los medios privados opositores, se encargaron de construir verdaderos y verdaderas Frankenstein de la política. He allí, en fin de cuentas, las y los verdaderos responsables de tamaña monstruosidad. La historia ha de juzgarlos. Más no los absolverán. Culpables son.

Hasta allí, coincidimos con el camarada Chávez; solo añadiríamos que, también hace falta una oposición de izquierda revolucionaria, cuya política se oriente hacer oposición contra las políticas contrarrevolucionarias que emergen desde el aparato de Estado, en transición, por ende, burgués. Políticas contrarrevolucionarias que arremeten contra conquistas fundamentales de la clase trabajadora, como la congelación de las contrataciones colectivas (trabajadores y trabajadoras universitarias, de la salud, cementeros, entre otros); desconocimiento del salario mínimos nacional, como sucede en el sector universitario en que el Tabulador Salarial se ha colocado por debajo de éste, afectando cerca del 80% del total de trabajadoras y trabajadores de ese sector de nuestra clase trabajadora; desconocimiento del derecho fundamental a la estabilidad laboral, como sucede en la Inspectoría del trabajo “Pedro Ortega Díaz”, instancia de derecho en que los casos de protección a la estabilidad laboral, cursan por más de un año sin que dicha instancia tome decisión, afectando con ello, al trabajador/trabajadora que va allí en búsqueda de justicia laboral.

Una oposición de izquierda y revolucionaria, que acompañe las luchas de las y los trabajadores en la defensa de sus derechos y reivindicaciones. Que acompañe a los sectores oprimidos de nuestra sociedad que no encuentren apoyo en la burocracia estatal y sean invisibilizados por los medios públicos y privados. Esa oposición, también hace falta camarada Chávez…

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 938 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a150019.htmlCUS