(A los Traidores arrepentidos)

Cualquier parecido con alguna realidad es mera casualidad

Desde hace algunos años el ritmo de vida humana se ha visto en un proceso de aceleración  fulgurante; la salvajes luchas por la existencia y la sobre vivencia se torna cada día mucho mas  más violenta y salvaje que la del día anterior; el diario trajinar para satisfacer el ansia de las necesidades que nos domina es brutal y perniciosa; y  la fortaleza que debemos desarrollar para soportar, la dureza de los acontecimientos, la incertidumbre del futuro por venir, nos crea un sin fin de situaciones inciertas que nos impulsan buscar soluciones inmediatas, y muchas veces nos vemos en realizar acciones denigrantes y hasta placeres desmoralizantes

Desde que nacemos…o al menos desde que llegamos nuevamente desde nuestras vidas pasadas…y hacemos presencia en  este mundo, nos encontramos con toda una concepción y visión de la vida, que no nos deja más, a los recién llegados, que aceptar los avatares de una cosmovisión del mundo absoluta y totalmente definido;  y luego en nuestro desarrollo como seres pensantes, tratar de darle una visión distinta a la que se pensaron, aquellos que una vez pensaron por nosotros, el mundo al cual tuvimos que adaptarnos, a ese mundo no concebido por nosotros, pero no nos podemos dar el lujo de dejarle el mundo, tal cual como está concebido, a nuestras  generaciones futura.

Ahora bien ¿Se ha imaginado ustedes el enorme y gran esfuerzo que he tenido que hacer, para no emitir palabras denigrantes o escatológicas en mi escrito, para de esta forma tratar de que me puedan publicar en algún medio de comunicación alternativa del país, cuando en todos mis escrito me hago responsable de las cosas que digo y hago? Esta tan larga pregunta, no va dirigida a nadie en particular ¡Ah! Bueno si, solo a un actor de la vida nacional en particular ¡EL PUEBLO!, mismo que salvo la vida de muchos de los que hoy se asumen como salvadores del ¡Pueblo! Que desde el año 2002 hasta mediado del 2008, estuvo batallando a brazo partido, y sin tregua en contra de los vende patrias que hoy en día pretenden hacernos creer, que están arrepentido de habernos traicionado y de haber traicionado HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRIAS, que fue el ser que les dio visibilidad a una cuerda de fantasmas políticos, que pululaban por las llanuras inmensas de la indiferencia, a donde los relego, el Estado constituido para el engaño y la traición, con sus políticas de exclusión subliminal.

Es muy probable, que al igual que algunos otros escritos, este de hoy, nuevamente tenga el mismo destino que los anteriores; la papelera cibernética, porque al parecer,  algunos actores de la vida política del país, no les convenga que un grandísimo perfecto desconocido, salga diciendo cosas, tan cierta de manera tan atropelladora y sin ningún tipo de profesionalismo, cuando nuestra revolución, se puede dar el lujo de tener grandes analistas internacionales que muy bien nos pueden indicar; que es lo que hemos estado viviendo los venezolanos desde hace más de cuarenta años, tan solo por haberse leído los libros recomendados por HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRIAS para que conozcamos nuestra historia, y aparte de ellos, tenemos a los  intelectuales del país, que realizan profundos, científicos y concienzudos análisis del diario acontecer de nuestra Venezuela tan convulsionada; para que venga un mequetrefe mal hablado, a estar opinando sin ton ni son.

De toda maneras hoy lo voy a volver a decir, así me convierta en un monotemático maniaco depresivo del la web, ¡No!  Me sigo calando el cuento de los traidores arrepentidos.

CHÁVEZ, es el camino, CHÁVEZ es la razón

Sin  CHÁVEZ no habrá patria ni revolución

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 995 veces.