¿El Presidente Chávez dividió al país?

Ésta, más que una interrogante, es un argumento que se viene escuchando desde años atrás, desde que empezó el contrapunteo de la oposición buscando excusas, razones, alegatos que pudiesen perjudicar las intenciones de lucha del Presidente Chávez. En mis reflexiones, que además de imparciales creo bastante acertadas, ya que las he analizado como espectadora en la platea de un teatro, cómo si fuese una crítica literaria, me atrevo a decir y a asegurar que NO; -no, el Presidente Chávez no dividió al país en pobres y ricos, ni sembró el odio entre los de arriba y los de abajo-. Desde mi perspectiva y remontándome a una docena de años atrás el país estaba conformado por la SOCIEDAD y el PERRAJE, en el que la sociedad tenía los DERECHOS y el perraje los DEBERES. Lo único –creo yo-, hizo el Presidente Chávez fue mover, sacudir el tablero del suelo Venezolano y poner cada pieza en su lugar. Ya no más sociedad y perraje; ahora, clase alta y media, y clase media baja y baja. Ahora bien, no puedo obviar algo muy pero muy importante que si hizo el Presidente Chávez; él, SI dividió algo, y es aquí donde nace el descontento de la sociedad egocéntrica y paciente activa del Síndrome de la Supremacía, -él dividió LOS DEBERES y LOS DERECHOS-. Ahora no sólo los de arriba tienen derechos, sino los de abajo también; ahora no sólo los de abajo tienen deberes, sino los de arriba también. Ahora todos tienen el derecho a la salud, a la educación, a una vivienda digna, a una buen alimentación, al vestido, al transporte y a un trabajo bien remunerado. Todos tienen el derecho a reclamar sus derechos, y todos tienen el deber de escuchar las necesidades de los demás, a través del dialogo, del intercambio de ideas, y sin agravios, llegando a soluciones basadas en la justicia y de mutuo acuerdo. No más bajar la cabeza y asentir, no más humillaciones ni desprecios, no más “Tú dices y yo obedezco”. Quizás aún falta recorrer algo de camino para que esto sea un 100% realidad, pero el camino aunque escabroso se está proyectando a un triunfo seguro.

El Presidente Chávez, no promovió el odio, él simplemente puso las cartas sobre la mesa. Lástima que de ambos bandos aún no todos hayan aprendido las reglas DEL JUEGO DE LA JUSTICIA SOCIAL.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 937 veces.