Gracias Majunche!!!

A la vista de los eventos recientes, que han dado cuenta de agendas neoliberales en discusión en el seno de la MUD, podríamos indicar acertadamente que ha habido un giro sustantivo en la lucha política de cara al 7-O.

Si revisamos la evolución de la campaña electoral, esta ha estado signada por discusiones poco consecuentes con la realidad política nacional, o más bien, ha sido poco consecuente con las cuestiones medulares, dialécticas, que convergen en este momento político de la revolución bolivariana. Veámoslo de esta manera: la revolución bolivariana está en una etapa de franca lucha electoral, por su consolidación política y por la continuidad en la construcción del modelo socialista. Por otra parte, las discusiones que hemos presenciado hasta ahora en la campaña, dan cuenta de una discusión pobre, inconsistente, farandulera, irrelevante, bodeguera, de la cuestión política nacional. Solo el Presidente Chávez ha insistido en reconocer el tema ideológico como elemento fundamental para llevar la batalla electoral. Pero ante la ausencia de un contrincante que asuma el tema, la dinámica política y su discusión, ha sido reducida a la discusión sobre que puentes se caen, que refinerías explotan, que si en Caripito se fue la luz y cuestiones similares.

Entiendo que en buena medida, hemos estado batallando en el terreno político en el que la oposición ha querido colocarnos. Seguimos en la reacción, en la contingencia, apelando a nuestra capacidad de respuesta, pero no a nuestra capacidad ofensiva. No hemos empleado cohesionadamente, nuestra capacidad discursiva, para llevar al contrario a la arena política de lo filosófico, es decir, al terreno más difícil e intrincado para él. Seguimos en el eventismo político y no vamos a lo discusivo político. Hagamos la analogía de la 2da guerra mundial, recordando la famosa “Operación Barba Roja” de los Nazis y su invasión a la URSS; los rusos tenían claro que el avance Nazi implicaría el estancamiento de la poderosa artillería y vanguardia alemana en medio de la estepa rusa, durante el otoño y luego durante el invierno, cuando la “Rasputitsa”, o lodo pegajoso del otoño, empantanaría la maquinaria bélica alemana, haciéndolos llegar debilitados y enfermos a la puerta de Moscú, justo al inicio del invierno. Esta sería la ruina para la Wehrmacht y sus tropas aliadas y sería el inicio de la debacle Nazi. Si vemos la evolución de la campaña en Venezuela, es este un momento inédito para pelear contra la derecha, en lo que para ellos es una arena movediza; el plano simbólico-filosófico, el terreno de la contrastación de modelos políticos. Dicho de otra manera y en números: algunas encuestadoras han dado cuenta de que las cifras de intención de voto a Chávez, se asemejan a las cifras de personas que ven en el socialismo el mejor modelo para el país (51 a 53%). Pero no es el caso de los que ven en el capitalismo el mejor modelo para el país. Quienes tienen su intención de voto para Capriles (29 a 32%) solo una parte de ellos, el 20-21%, se identifican con el proyecto capitalista. Hemos logrado desmitificar y desnudar a la ideología capitalista. Muchos venezolanos no ven en el capitalismo una opción política coherente y necesaria.

Es este un momento para verlos debilitados y empantanados en su división y en sus inconsistencias. Es el momento de ir por ellos en un movimiento político de tijeras y neutralizarlos políticamente. Debemos darles un 7-O muy contundente, que los suprima, que los destruya.

Es sabido que pese a los David De Lima y los William Ojeda que han salido a la palestra pública, la victoria revolucionaria ha estado cantada desde hace rato. Pero no podemos desperdiciar el momento político que ha devenido a la publicación de las discusiones economicistas en el seno de la MUD. Es este el momento, de actuar con contundencia y dar un zarpazo político definitivo a la derecha, en el terreno político, el filosófico, el simbólico, que ha sido en buena medida, un gran ausente en esta batalla electoral. Ha debido ser en mi opinión, el principal tema de discusión nacional.

Hay que agradecerle a Radonski y a la MUD, que discutan, a puerta cerrada, pero que discutan a fin de cuentas, sus planes económicos y medidas neoliberales. Por fortuna, algunos de sus dirigentes han hecho público ese debate y ahora está a la palestra de la discusión nacional, pese al ocultamiento mediático y los persistentes intentos de desviación temática en el que siempre incurren la derecha y sus personeros.

Es este el momento político cuando hay que contrastar modelos, es cuando hay que discutir ideológicamente. Este es el momento para darle a la discusión filosófica, su lugar que le corresponde en la campaña electoral. Pongamos a la vista las contradicciones del capitalismo neoliberal VS el socialismo en construcción. Contrastemos los intereses más oscuros de los sectores económicos más poderosos detrás de la candidatura de Radonski VS los intereses de la gente común, pobre, que lucha por sus espacios de inclusión social. Hagámoslo, pero con consistencia temática, de manera cohesionada, todos los factores de la vida nacional, en una franca discusión, coherente y pertinente. La derecha se verá derrotada ante el hecho de que en el pueblo venezolano hay inmensos sectores (en el oficialismo y en la oposición) en los que se impone la sensatez política, la sensatez que da cuenta de que hay inocultables logros sociales, y hay una gran reforma económica, que deben ser innegociables e irreversibles.

 

Hay que colocarlos entre la espada y la pared. Si tanto afirma la derecha, que el pueblo en su mayoría rechaza el socialismo ¿Por qué entonces esconden ellos sus propuestas sobre un modelo que se supone es mejor que el socialismo?¿Porque no defienden abiertamente al capitalismo neoliberal si es tan bueno?¿Porque no acuden a adoctrinar masivamente a su propia gente con su plancito neoliberal?

 

La larga noche neoliberal terminó en Venezuela, aunque muchos quieran resucitarla. Tengamos claras las pretensiones de los factores del poder económico nacional y transnacional detrás de Radonski para hacerlo saber a todos sin distinción política. Hagamos del sentido común, un arma, el sentido común que ponga a la vista lo que es obvio: ha habido sectores económicos y políticos, que históricamente, han cuestionado absolutamente todo en materia económica y social durante la gestión de Chávez. Sería absurdo que esos mismos sectores, de vuelta en el poder, no hagan lo necesario para revertir todas esas cosas, para imponer lo que ellos consideran que es su modelo.

Como parte de una reflexión adicional, seríamos políticamente miopes si entendemos el plan neoliberal de la MUD, como un plan implementado en democracia. Es más, ¿Por qué han de discutir eventuales planes de Gobierno si electoralmente se saben derrotados en octubre? Algunos consideramos que esto va más allá de octubre. Es decir, algunos creemos que se trata de un plan neoliberal, discutido por los sectores más reaccionarios del país; los mísmos que espiran a una llegada violenta y golpista al poder, ante su imposibilidad de llegar por vías electorales. Si el 7 de octubre en la noche, Radonski no reconoce su derrota, entonces iremos a un estado de conmoción nacional, querrán hacer de Venezuela otra Siria. Querrán instalarse violentamente en el poder. Ahí entonces, tendrá sentido que una macoya fascista, que se sabe derrotada electoralmente, se reúna a discutir planes de gobierno. Espero estar equivocado.

En todo caso, es este un momento inédito. Se lo debemos al clásico juego de la ultraderecha, de negociar a escondidas y preparar sus cartas bajo la manga. Se lo debemos a su torpeza política. El debate ideológico ha llegado a la campaña y es nuestro ganado. GRACIAS MAJUNCHE!!!

El autor es: Sociólogo

Colectivo de Acción Revolucionaria

 [email protected]

@FRANCO_VIELMA 

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1959 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a149808.htmlCUS