Se acerca el bicentenario de una impresionante y hermosa proeza

Exiliado en la Nueva Granada, hoy llamada Colombia, después de la perdida de la Primera República de Venezuela en 1.812, Simón Bolívar se entregó de lleno a la tarea de conseguir ayuda para invadirla y lograr de nuevo su independencia. En el Manifiesto de Cartagena, 15 de diciembre de 1.812, Bolívar expone las causas de esta perdida al gobierno neogranadino, y después de prestar al vecino país sus servicios y participar en varias confrontaciones bélicas independentistas, secundado por José Félix Ribas, Rafael Urdaneta, Atanasio Girardot y otros patriotas venezolanos y neogranadinos, obtiene la ayuda del gobierno de la Nueva Granada. Bolívar sale de San José de Cúcuta, el 14 de mayo de 1.813, hacia Venezuela con una fuerza de solo 800 hombres, organizados en 2 columnas o divisiones: La de vanguardia bajo el mando del teniente coronel Atanasio Girardot, con el apoyo del mayor Luciano D'Elhuyar como segundo comandante; mientras que la retaguardia estaba a cargo del coronel José Félix Ribas como comandante, José Tejada jefe de artillería y del mayor Rafael Urdaneta como mayor general. Junto con Bolívar marcha también Pedro Briceño Méndez como secretario general, y de edecanes fueron nombrados Juan José Pulido, Fermín Ribón y José Jugo. El firme propósito de todos estos hombres era la de liberar a Venezuela del poder español, así ello implicara el riesgo de perder sus vidas.

Con el nombre CAMPAÑA ADMIRABLE se conoce la acción militar que el brigadier Simón Bolívar iba a llevar a cabo. Cuando Bolívar llega a Mérida el 23 de mayo de 1.813 el pueblo lo aclama y le brinda una grande ayuda. El 14 de junio llega a la ciudad de Trujillo y al día siguiente, después de meditar largas horas, dictó aquella terrible proclama de Guerra a Muerte, documento controversial que se le justifica a Bolívar por la manifiesta crueldad de los españoles realistas en contra de los venezolanos; sin importar clase social, edad o sexo. En esta proclama Bolívar le ofrece la vida a los americanos aún cuando sean culpables, y a los españoles y canarios se les amenaza con la muerte aún siendo indiferentes si no obran activamente en obsequio de la libertad; para este día de la Proclama de Guerra a Muerte, 15 de 15 de junio de 1.813, Bolívar estaba por cumplir 30 años de edad. El 2 de julio de 1.813 el ejército libertador, con José Félix Ribas y Rafael Urdaneta a la cabeza, vence en Niquitao, Estado Trujillo, luego se obtendría la hermosa victoria de Los Horcones, Estado Lara. Bolívar por su parte, después de libertar a San Carlos, derrota por completo al enemigo en Taguanes, en el mismo Estado Cojedes, obligando a Monteverde a retirarse a Puerto Cabello. El 29 de julio Bolívar fue informado de la presencia del coronel Julián Izquierdo en Tinaquillo, Estado Cojedes, ante lo cual se puso inmediatamente en marcha hacia ese lugar. En la mañana del 31 de julio se encontró con la vanguardia enemiga en la sabana de Los Pegones, Izquierdo ejecutó un movimiento retrógrado y se replegó hacia la sabana de Taguanes, a este lugar enfiló Bolívar el ataque con su infantería al frente y la caballería en el ala derecha. En una maniobra desesperada que buscaba neutralizar el ataque de las fuerzas de Bolívar, Izquierdo emprendió la retirada, pero durante la ejecución de la misma fue derrotado por los republicanos.

La victoria de Taguanes dejó expedito a Bolívar el avance hacia Valencia, pues Monteverde se había retirado a Puerto Cabello al enterarse en la sabana de Carabobo del fracaso de Izquierdo. El 2 de agosto entró el brigadier Bolívar a Valencia, mientras que el coronel Ribas había quedado en San Carlos como comandante de dicha plaza. Días después siguió Bolívar hacia Caracas, hallándose el día 4 en La Victoria donde aceptó la capitulación que le propuso el gobierno español. Finalmente Bolívar el 6 de agosto de 1.813 entró triunfalmente a Caracas con un pequeño ejército, había culminado exitosamente la CAMPAÑA ADMIRABLE, despues de 2 meses y medio de esfuerzos, sacrificios y geniales tácticas en plena época de lluvias, y de haber recorrido a lomo de caballos y mulas una distancia de más de ochocientos kilómetros. El anhelo de libertad en Bolívar y su gente hace que la audacia y el idealismo se impongan a la fuerza militar muy superior de los realistas, aquello fue y todavía es calificado de epopeya increíble. Por ello en medio de homenajes del pueblo y de las autoridades republicanas, la Municipalidad de Caracas le confiere el título de Libertador el 14 de octubre y el empleo de Capitán General, equivalente a General en Jefe. Era el comienzo de lo que en Venezuela se llama la Segunda República.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 836 veces.