Opinión i Política

Acusar de fraude no es cantar sino hacer denuncia que exige pruebas i resposabilidades

  Esta es la oposición más inmoral, antiética i violatoria de principios jurídicos i derechos humanos, que no se responsabiliza de las fechorías electorales que hace o trata de hacer.  Cuando llegamos a la ANC, aceptaron la derrota del candidato Salas Römmer, vencido por el militar que encabezó el alzamiento del 4 de febrero, i el árbitro electoral era de uno de sus gobiernos; no protestaron ni cantaron fraude, porque la derrota sufrida el 6 de diciembre del 98 fue mui amplia, i porque el árbitro electoral era de ellos. Luego vino la elección de la Asamblea Nacional Constituyente en el 99, con un árbitro electoral del nuevo Gobierno, i las opiniones fueron sensatas i aceptado el resultado, a pesar de ser el segundo revés electoral, porque si bien llevaron hombres de derecha a la ANC, la mayoría fue revolucionaria, como se empezaba a decir, o chavista.

     Entre esos personajes que eran oposición solapada, Hermann Escarrá, dijo que el trabajo realizado por el CNE “fue extraordinario y de gran calidad. El organismo resolvió problemas bien delicados, entre ellos el de la etnias” Especialmente “porque el trabajo fue maravilloso, por lo inédito del proceso que obligó a crear normas y reglamentos”. I no fue solamente la de los directivos, sino por todo el personal que en él laboró; Ángela Zago, la ex guerrillera, la que no saltó la talanquera sino que la fue pasando por debajo, comentó que “desde el punto de vista técnico el CNE hizo un trabajo excelente. No lo digo yo, sino que lo reconocieron internacionalmente, cosa que es bastante importante” i luego agregó otras cosas positivas que pudieran hacerse;  el Dr. Manuel Quijada, de quien tenía buenas referencias pero se fue eclipsando poco a poco, también dijo que “el trabajo del CNE ha sido trascendental, no sólo en la elección de los miembros y cree que la automatización ha hecho confiables los resultados de todos los procesos”; Ricardo Combellas, fue otros de los constituyentes adversos a la revolución que apuntó “el organismo fue muy eficaz en el cumplimiento de su trabajo” i comentó igualmente que el ente facilitó la participación de la ciudadanía i que fue satisfactorio el acto de votación mui fluído. Cree “que la automatización llegó para quedarse”; I uno de los más zorro i tracalero en la asamblea, Allan Brewer Carías, abogado con una fama de super-sabio  i experto Constitucional (publicaba libros con una facilidad tal, que parecían preparados en horno de microondas). Este dijo que “la labor del CNE fue inmejorable, tal como lo reconoció el país entero, no sólo por haber, al fin, adaptado un proceso completo de automatización, que se probó en las elecciones más complicadas”.  De modo que, por considerar que las resoluciones adoptadas por el organismo comicial fueron las acertadas, agregó: “Por eso los felicito”. Complementaron, pues, de modo positivo, lo que también dijeron del CNE, los hombres nuestros como Guillermo García Ponce, Tarex William Saab i Earle Herrera. Opiniones recogidas en la Revista del CNE N° 8 de octubre-diciembre de 1999.

     Pero todo no quedó en lo expuesto, sino que en una página, realizada por la Comisión de Automatización, con el título de TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE LA DEMOCRACIA, se afirma que estará a punto para cualquier proceso, i que la tecnología de telecomunicaciones, es el “último grito” en la materia, que no será necesario hacer más inversiones de equipos i software a mediano plazo, según opinión de dos personajes, Vicente González Gerente, i el Sub Gerente de Automatización, Emilio González. I luego se describen las características i adelantos de los equipos, así, como el personal que trabaja en eso, técnicos, técnicos superiores universitarios, polítólogos i los que se ocupan de la transcripción de datos. A pesar de lo dicho, durante una década, prácticamente, el Poder Electoral i en Consejo Nacional Electoral, no han dejado de renovar equipos por otros de más adelanto, el uso de las capta huellas i muchos otros aparatos de alta tecnología, cada vez facilitan más i elevan el nivel de confiabilidad en los procesos lectorales. Tenemos quizá, el más completo i adelantado científicamente, i en tecnología, mejor sistema electoral del mundo. Pero han sido tantas las derrotas de la oposición en elecciones, que este pueblo venezolano, revolucionario, bolivariano i socialista, le ha dado a la burguesía oligarca que. como dijeron en la elección presidencial del 2006, lo que les quedaba era cantar o formar una alharaca gritando, para señalar un fraude sin prueba alguna.

     Cuando una vez ganaron una elección (autorización para una enmienda Constitucional) por menos de un punto, (i el presidente Chávez reconoció inmediatamente el haber perdido) o fracciones de uno, entonces si cacaraquearon el triunfo pírrico i el CNE les pareció justo i bien organizado; mientras tanto estamos esperando de Ramos Allupt, las pruebas del descomunal fraude que él dice que se hizo aquel año de 2006, cuando perdieron por más de tres millones de votos, la anterior elección presidencial, con un mediocre candidato como lo fue, Manuel Rosales Gutiérrez.

      Sin embargo, no puedo desentenderme de la lógica, i pienso que quien está ganando ampliamente en las encuestas (que es relativo) pero que las marchas i las concentraciones humanas demuestran, una avalancha, un tsunami de gente revolucionaria i socialista; unas marchas i concentraciones alegres, felices, llenas de banderas, pancartas, globos de colores, retratos de Bolívar o de Chávez, donde se baila i canta con amor por el candidato, i no lo que sucede con las escuálidas concentraciones i marchas, de una oposición que camina airada, llena de odios, rencores, insolencias i agresiones, i quieren deshacerse con violencia de los reporteros bolivarianos que tratan de entrevistarlos. La violencia o la agresión es entonces la regla.

    Pues bien, desde aquel CNE que fue tan elogiado por los constituyentes de la IV República, la residencia del Poder Electoral i el respectivo Consejo, ha tenido varios presidente que han conservado la estructura tecnológica del comienzo, pero cada vez haciéndoles mejoras, hasta que en manos de la Dra. Tibisay Lucena, veterana en esos conocimientos i con estatura moral i ética, lleva varios años al frente de organismo rector de las elecciones, dando muestras de eficiencia, pulcritud i transparencia, para estar a la cabeza de los mejores del mundo, de los automatizados como el de Brasil, que sin embargo no entrega comprobante en papel, que aquí depositamos en una urna, donde se pueden contar el número de votantes, que previamente se han extremado los procedimientos de identificación, i posteriormente, la constancia del haber votado hasta por la mancha de tinta indeleble. Si de algo estamos seguros, en esta vida política con el Libertador Despierto, es de que nuestra decisión o escogencia, está garantizada por un voto secreto e inviolable, que es revisable de muchas maneras técnicas i científicas, más la mirada de observadores internacionales. Si cantan fraude, acusen por escrito al Poder Electoral; i de no presentar pruebas, responder por ello ante los tribunales de la república, i esperar sanciones enérgicas, incluyendo multas, prisión por años i hasta el exilio. Fraude cero, es la realidad, pero derrotados por el voto del pueblo, no le queda al niño malcriado, más que el pataleo de ahogado. I llegado a este punto, otra cosa ilógica me preocupa: ¿Cómo es posible ver pueblo (así sean obreros o empleados de grandes empresas) votando contra los más puros intereses de la patria bolivariana, apoyando a hombres para los cuales ni ellos ni la patria les importa nada, sino el llenarse de dinero bolsillos  i cuentas bancarias, sin trabajarlo? ¿Obligados por un sueldo o un temor al despido o a las sanciones de sus amos? ¿Al momento de votar, no piensan en su país, en la justicia i en la libertad o soberanía? ¿Es que esas grandes empresas se pueden acaso moverse, producir dinero o entregar millones de ganancias a sus patronos, con una plusvalía gigantesca i de fraude?  No. La vida de esas grandes empresas depende del pueblo, del que sus finas señoras madres, esposas o chicas lindas i antojosas o chicos vagos i bebedores, están en dependencia del padre multimillonario, tienen una absoluta dependencia vital i social. Empero, el padre sabe dirigir, mandar, firmar papeles i hacer negocios, pero no sabe mover una tuerca con un alicate o un tornillo con un destornillador. Todos los trabajos son dignos i de méritos para quien los hace. Reflexionen i miren esta realidad pintada en letras. En las elecciones como la del 7 de octubre, no están escogiendo simplemente un candidato que estimamos el mejor por sus obras i su talento; estamos votando por el porvenir, por una unión grandiosa de pueblos sanos i libres de América Latina i el mundo, frente al sistema capitalista depredador, terrorista i asesino, que quiere conservarnos como su patio trasero, cosa que ya es pasado cada día, i a lo cual no podemos volver. Por eso, la confianza en el árbitro es fundamental i nuestros sistema electoral es si no el mejor del mundo, al menos está entre ellos. I el Imperio, tiene de los peores que existen. Votar el 7 de octubre próximo, es seguir viendo la espada de Bolívar por siempre, ¡alumbrando con sus brillos maravillosos, los senderos hermosos de las patrias libres!

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1468 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a149664.htmlCUS