Industrias Diana y el Hipermercado Bicentenario

Tengo dos amistades que buscan empleo desde hace tiempo: una es una ingeniero industrial y otro en telecomunicaciones, al que rechaza nuestra Bolivarianísima ABAE para entrenarse en China porque es "muy viejo": 49 años. A sugerencia de ambos, decidimos ir este miércoles a la sede de Industrias Diana en la Zona Industrial La Isabelica de Valencia. Llegamos los tres a una zona inundada de propaganda a favor del Compañero Presidente Chávez y pasamos a la oficina de vigilancia. Allí nos atendió una vigilante que pertenece a una CONTRATISTA (porque ciertas cooperativas no son más que continuación de las empresas contratistas). Cuando le dijimos a que veníamos, la señora nos contestó (hay que admitirlo, sin grosería) que desde Febrero, la Empresa Socialista no estaba aceptando Resúmenes Curriculares y que no sabía cuando empezaría el nuevo proceso de reclutamiento. Añadió la señora que, tanto la página Web como el teléfono no suministraban información alguna...Nos tocó regresar a Maracay, después de semejante tráfico en la Autopista y en esa zona industrial.

Ya sabíamos de antemano que tanto el teléfono como la página Web no ofrecen oportunidades de comunicación a quienes buscan empleo. En efecto, cuando Ud. llama al 0241-874.06.11 que es el teléfono fijo oficial de la empresa, le atiende un "robot" que le da a elegir (como cuando uno llama al 0800CANTV00) un menú de opciones. Uno pulsa la que corresponde a la Gerencia de Recursos Humanos. De allí salta a un submenú que lo envía a uno al menú principal. Y se queda allí, sin que uno se comunique. ¿Como es que una empresa "socialista" paga por una línea telefónica a través de la cual NO se puede comunicar?. ¿Para qué es necesaria una página Web donde aparece una advertencia, según la cual "próximamente estaremos publicando las direcciones de correo..." pero estas JAMÁS aparecen. Y eso no se lo dijeron al Presidente en su más reciente reunión con empleados de la empresa. O los empleados de abajo nada saben de eso, o los gerentes ocultan deliberadamente información. Y de paso sea dicho, tampoco los medios del Estado y los impresos que están con la Revolución Bolivariana, que yo sepa, no informaron del asunto.

Otro problema serio, que no tiene que ver con empleos, es la ausencia de los productos de «Industrias Diana» y de «Lácteos Los Andes» en los anaqueles de los supermercados capitalistas de Aragua, un estado desafortunado en el que ninguno de los gobernadores ha dado la talla sino para hacer negociados, desde Carlos Tablante hasta Rafael Isea, pasando por Didalco Bolívar, personaje funesto que cree que somos amnésicos para no recordar su infame desempeño de Gobernador. Desde la creación del «Hipermercado Bicentenario» en Maracay y el resto del estado Aragua nos hemos tenido que conformar con locales raquíticos de Mercal o PDVAL que no venden los productos de esa red, sino los convencionales de la red capitalista y espasmódicas operaciones de MERCAL con largas colas de personas mayores incluso, a pleno sol.

Pero como quienes creemos en esta Revolución, no estamos solo para quejarnos, ofrezco dos soluciones para instalar nuestro primer «Hipermercado Bicentenario:. En El Limón, en el Municipio Mario Briceño Iragorry, donde tenemos otra «joya» como alcalde, existe el Centro Comercial El Limón, que solo "tiene vida" por unos cuantos locales, entre ellos el del Banco de Venezuela. Allí hay un local que dejó hace años un supermercado capitalista. ¿Por qué no utilizarlo?. Pero, hay una alternativa mejor que esa: El Centro Comercial "City Garden", en la Avenida Las Delicias, de Maracay, paralizado durante demasiado tiempo y, supuestamente adquirido por otro grupo económico que lo está "adaptando" (¿?). ¿Por qué el Estado no lo expropia de una buena vez y lo toma para sus propios proyectos?. Ahí se puede instalar el tan esperado Hipermercado Bicentenario, una Arepera Venezuela, un Café Venezuela, una sede de la cadena estatal "Farma Patria", otra sede más de "Las librerías del Sur" y de paso, una aldea universitaria que sirva para extensión de la sede en Maracay de la UNEFA. ¿Cual es el inconveniente?. ¿O el Estado se va a comportar como la felizmente desaparecida empresa CATIVEN que solo le interesa tener presencia en 5 o 6 ciudades "por razones económicas"?

¿Será que alguien se atreve?. ¿O tenemos que pedir una audiencia al Presidente Chávez?

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2205 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Roberto Arenas


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a149644.htmlCUS