La oposición triunfó en el simulacro a decir de López

El dirigente del movimiento Voluntad Popular y, mano derecha de Capriles en la actual campaña electoral como Coordinador Nacional del Comando Venezuela : sudó la gota gorda como si fuera la gota fría y, se lanzó sin cautela alguna a través de las catacumbas políticas escalofriantes en que está acostumbrado a singularizar como un pasatiempo más fuera de base: pensando ahora como alumno del colombiano Uribe Vélez que de vez en cuando le manda por la estratosfera: volutas espesas de frases humeantes que queman al salir cuando el niño rico de papá y mamá nos despierta con ellas en asomo y, alebrestado un día después del simulacro electoral con una inyección de histeria que trata de taponar el mal momento vivido por ellos por la poca o escasa presencia de sus escuálidos en la medición presencial propuesta y realizada por el CNE.

Y sin tragar espasmos nos viene ahora este Salomón de los entuertos del estado Miranda al que han matraqueado a su antojo y libertad desde hace años a embasurarnos de rabia con su ridícula postura que, a los nuestros: el Comando Carabobo, les puso su franela roja, los metieron en autobuses y llegaron y votaron por Capriles de lo que se deduce sin  tribulación pegajosa que el ganador fue Capriles –gracias a los chavistas- que cayeron como corderos dentro de ese Comando a darle vida, primero a López y después a Capriles, es decir, que vaina la nuestra que transformados en cachicamos trabajamos para la lapa roñica de Capriles, lo que sin medición precisa el ambicioso López superó sin pensarlo a Cantiflas en el acto y se metió en el bolsillo de sus fantasías como compra barata: nuestra derrota.

Aseguró López con toda su valentía teatral frente a los medios que el chavismo –ese domingo de simulacro- tuvo un pobre desempeño, ya que su objetivo era, probar su capacidad de movilización que anda bastante mal como se pudo comprobar en el simulacro, lo que le confirma que Capriles tiene ganada la calle y, sino comparen los actos del presidente con uno del abanderado opositor y, menos mal –dijo- que en Miraflores no hubo ningún centro de votación, porque también hubiera arrasado Capriles y, es que decimos nosotros, Capriles está bien asentado en todas partes y como ése no hay dos –ni en pintura tampoco.

Pero, por lo que se ve y se analiza de la exposición de López es que se les va a presentar un problema y es que con la cantidad de votantes que ahora tienen: sumados escuálidos y chavistas no saben de dónde van a sacar más testigos para que le cuiden los votos con tantos cazabobos que tendrán las mesas, aunque descubrieron que el voto es secreto que está bien resguardado y que las máquinas muy bien gracias, pero que el uso y abuso por parte del Comando Carabobo se mantiene en pie y que el CNE chito y, además Chávez va a perder por ser ahora Don Regañón, por lo que los regañados por él buscan para el otro bando y cuál es ése, por su puesto el lado de Capriles.

Conclusión: sin mucha consideración es la siguiente: Nosotros no debimos asistir al simulacro si íbamos a salir tan reventados con las papeletas de los votos en la cabeza: apoyando a Capriles, eso fue lo que puede llamarse una trampa caprilesca-imperial-burguesa tramada por López y compañía dentro del Comando Venezuela y, la pregunta inmediata es: ¿y ahora quién podrá salvarnos de esos bichos malos de la oposición que están 100 % en movilización de coordinadores y testigos? ¡Sálvenos: -Oh dioses necrófagos de esa imaginación desata de los apátridas! Que se alimentan de votos ajenos en las buenas como en las malas buscando colmar su desesperanza guindando.

¡Hay qué ver que esos militantes del PSUV si son odiosos e ingratos se fueron a votar por Capriles! Y a mí no me tiraron el dato.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2974 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a149636.htmlCUS