Tenemos los días contados 2010… 2012

El necio

 
 
 
En un encuentro absolutamente casual en el simulacro de votación ayer domingo me encontré con un entrañable compañero de muchas batallas me acerque a saludarle y a conversar un rato y salvo uno que otro detalle todo había cambiado excepto nuestra eterna conversación inicial, los que normalmente en épocas recientes ejercían funciones en los distintos espacios no hace mucho tiempo ya no estaban y hasta los electores parecían otros, solo nosotros manteníamos la misma conversación como si el tiempo no hubiese pasado, creo que de ambas partes había cierto recelo en decir las cosas tal cual como las pensamos y nos remitimos a la eterna discusión entre revolucionarios, el asunto del “PODER” y los “ESPACIOS DE GOBIERNO” y de parte y parte dábamos distintos argumentos de porque los contrarrevolucionarios y quintas columnas eran los que estaban gobernando y no nosotros quienes con una larguísima trayectoria de lucha casi que estábamos donde mismo y en muchos casos peor aún que cuando conspirábamos contra la burguesía y el punto fijismo con un sueño en el alma de hacer una revolución.
 
Me regrese a casa con un amargo sabor y en la conversa con mi compañera de viaje me resumió de manera extraordinaria  lo que a nuestro entender es este proceso constituyente en franco avance, hay cinco tipos de personas me decía, las que se valen de la ocasión para lograr sus metas sin importarle lo que se llevan por el medio, los que han luchado por una transformación profunda han dado mucho de sí pero esperan ser recompensados por esto, los que definitivamente no saben nada de nada y están esperando siempre que les den sin importan ni quien se los de ni a qué intereses sirve, los que definitivamente están en contra de este proceso y los que verdaderamente trabajan por una patria libre y justa, seguro de nuestra tesis de todos modos me sentía incómodo y con ganas de escribir algo sobre esto pero no hallaba por donde comenzar y se me vino a la mente la canción el necio de Silvio Rodríguez, canción que colocó al menos mis cosas en su justo lugar, sin mayores complejos asumí que indudablemente soy un necio y no me importa que me acusen de egocentrista, de que tengo el ego por las nubes o de lo que se les antoje porque tampoco es agradable pagar las consecuencias de  morirse como uno vivió.
 
Hoy amanecí con un espíritu renovado y recordé las grandes enseñanzas del gran jefe que me decía que las crisis siempre son una oportunidad, de avanzar o de perderse para siempre, de uno y de las circunstancias depende tal fin.
 
Espero no haber ofendido a nadie con estas mis modestas palabras, he procurado ser un gran mortificado pero sí mortifico no vayan a acusarme, agradezco la participación de todos, buenos días amigos y enemigos.
 
Viviremos y venceremos
 
Hay tiempo y hay comida
 
Ojo al cristo que es de plata.                                                                                                                                       [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 628 veces.