Nosotros no queremos un presidente jalabolas

En su visita a Guayana el candidato Majunche leyó un informe, que según dijo le entregaron los trabajadores de las industrias básicas, donde se da cuenta de una presunta caída del sistema de producción de esta empresas.

"Nosotros no queremos trabajadores jalabolas" dijo el candidato para referirse los trabajadores de la nueva PDVSA, la pdvsa de las bragas rojas, la patriota y roja rojita.

Es válido responderle como el comandante respondió: Mas jalabolas serás tu candidato majunche y además acotarle en su mismo lenguaje "¡NOSOTROS NO QUEREMOS UN PRESIDENTE JALABOLAS!"

El majunche sin patria, ni corazón llama jalabolas a los que trabajan por la patria, a los que trabajan por el pueblo; también llamaron jalabolas a los soldados del plan Bolívar 2000, porque salieron a repartir comida, a cortar pelo, a arreglar dientes, a ayudar al pueblo a limpiar las calles.

Jalabolas los que han pasado por Miraflores desde la llegada de Páez hasta la llegada de Hugo Chávez, con algunos respiros temporales como los de Cipriano Castro (derrocado),Isaias Medina Angarita (derrocado) Rómulo Gallegos (derrocado), Delgado Chalbaut (asesinado).

Los Estados Unidos de América a través de sus diferentes organismos y organizaciones se encargaron de llenar a la América toda de dictadores y “demócratas” comprometidos con su poderío económico y Venezuela no escapó de esas garras del águila del norte.

El poder representado por Capriles y Cia. o Capriles & Co. Es el mismo poder que desangró a la Venezuela post colonia española a favor de los intereses del vampiro del norte que cual rémora o sanguijuela se incrustó en las lacerantes venas abiertas de la América latina chupándose su sabia hasta dejarla casi seca.

La campaña por la presidencia para el periodo 2013-2019 nos trae un candidato con fachada de joven pero con corazón de viejo, ¿No será el personaje de la piel de onagro? Y realmente tenemos ahí a un dolor ancestral y rancio que ya recorrió nuestra patria cual mavita putrefacta dejándonos tanta miseria y tanto llanto a su paso.

¿No será este “muchacho” realmente una reencarnación del más oscuro de los pasados que ya pensábamos superados?

Una nube de mala leche, eso es este “muchacho”  pero para eso estamos ya curados; a quien fue picao de culebra bejuco le para el pelo; y nosotros no solo fuimos picao sino que muchos fueron engullidos y los esqueletos que quedamos estábamos en periodo de desaparecer cuando nos llegó la esperanza de vida nuevamente, en la figura del comandante de la patria quien con su altivo “por ahora” nos hizo sacudirnos del yugo y nos hizo levantarnos de nuestras propias cenizas.

El candidato de los jalabolas del imperio, dice que no quiere trabajadores jalabolas, claro la competencia lo puede dejar sin trabajo, ya debe estar al borde del colapso conviviendo con su nefasto grupo donde la competencia por figurar ante el amo debe ser a muerte, para que también los que ellos supones estén abajo sean competencia; claro que no quiere que hasta los trabajadores sean jalabolas, bastante tiene con los que lo rodean y le pisan los talones.

Hace unos cuantos siglos un español inteligente, que se creía omnipotente, pregunto si lo querían y al ver a la muchedumbre rechazándolo dijo: “Bueno si ustedes no me quieren, Yo tampoco quiero mando” y se fue a la madre que lo parió (la mal llamada madre patria, ah madre tan ingrata que se chupó de sus hijos lo que pudo mientras estos eran niños indefensos).

Hoy hay un engendro traído por las corriente nefastas del imperio a decirnos que no quiere trabajadores jalabolas y ¿quien carajo le habrá dicho que tiene la más mínima opción de pedir, quien le habrá dicho que tiene la mas mínima opción de figurar?.

Nosotros tampoco queremos un presidente Jalabolas, nunca más, eso lo prometimos por nuestros hijos, por nuestra historia, por nuestros antepasados quemados con choza y todo, por nuestros mártires lanzados desde helicópteros de los militares jalabolas que aquí  hubieron; ahorcados en los sótanos de una policía política cundida de jalabolas o desaparecidos por policías jalabolas; por un pueblo muerto de hambre gracias a políticos jalabolas que se apoderaron de los espacios públicos, por una patria atrasada gracias a presidentes jalabolas del poder del fondo monetario internacional.

Nosotros tampoco queremos un presidente jalabolas, nunca mas.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1246 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas