Ni burocratas ni capitalistas

Reflexiones desde mi cocina (I)

Nuestra vida en el sistema-mundo país-nación pienso debería soslayar basarse en la potenciación entendida como omniabarcante y poderosa, ¿cuanto hay que hacer, y que condiciones efectivamente concretas debemos generar desde la ética de la vida en común armónica, en lo cotidiano y las relaciones sociales para la zona de paz en Nuestra América.

¿Cuál es la idea que tenemos de una gran potencia naciente de América Latina y el Caribe, rodeada de bases militares? por ejemplo, Venezuela está rodeada: en Curazao y el Caribe insular  que es mayormente europeo, en Guyana, en Colombia

La explotación sin control de los recursos minerales, metálicos y no metálicos en toda nuestra geografía nacional, debe ir contenido en el  Objetivo Histórico Numero V. ¿Cómo podremos garantizar que no continúe la depredación ambiental en los proyectos que ya desarrollamos donde las “potencias “extranjeras aliadas ahora, a las cuales les importa un comino (en mi criterio) nuestros recursos más allá de sus cuentas en ganancias. Debemos negar proyectos inconvenientes para nuestra naturaleza y sus habitantes: los habitantes no solo somos nosotros (léase fauna, flora, insectos y microorganismos). Garantizar “salvar” la especie humana tiene la complejidad de su recuperación consiente espiritual y física como parte de la tierra, la Pachamama

En la Presentación del Plan, parte II del mismo, nuestro Presidente reflexiona:

No nos llamemos a engaño: la formación socioeconómica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista. Ciertamente, el socialismo apenas ha comenzado a implantar su propio dinamismo interno entre nosotros. Éste es un programa precisamente para afianzarlo y profundizarlo; direccionado hacia una radical supresión de la lógica del capital que debe irse cumpliendo paso a paso, pero sin aminorar el ritmo de avance hacia el socialismo

Y agrega más adelante

(…) Esto pasa por pulverizar completamente la forma de Estado burguesa que heredamos, la que aún se reproduce a través de sus viejas y nefastas prácticas, y darle continuidad a la invención de nuevas formas de gestión política

Transición en Revolución no se trata cambiar al patrono: una trasnacional imperialista por una trasnacional aliada con el Estado.

¿Se trata de recabar todo el capital posible de fuentes minerales alternas al petróleo a como dé lugar y desarrollar para la gestión económica industrias de transformación de materias primas altamente contaminantes, para financiar nuestra revolución y nuestras necesidades sociales (también en transición)? No

¿Hay generar más consumo igualitario, mas consumo energético (industrial, comercial y doméstico) para demostrar a según la norma ONU que somos eficientes, productivos y mejoramos la calidad de vida de nuestro pueblo? No

Hay de compartir con los que podamos lo mejor de nosotros, dar el uso que corresponde a lo que poseemos como nación, buscar la mayor felicidad posible fuera de lo exclusivamente material, como toca al pueblo siempre cuando lo pierde todo tristemente, a los que le ha tocado o han decidido vivir cerca de los lugares de riesgo industrial o natural: refinerías, plantas eléctricas, torres de alta tensión, quebradas, ríos, carreteras, puentes, pendientes de más de 45º

NI BURÓCRATAS NI CAPITALISTAS

Mi casa bien equipada ha equipado a muchos superfluamente -desde la cultura de “aprovechar” el financiamiento y la oportunidad de consumir-  casas y apartamentos en los que no cabe más (nuestras casas y apartamentos son cada vez más pequeñas) un aire acondicionado (que nunca está previsto en el diseño arquitectónico de las viviendas, tampoco la antena para Cable), televisor , más de uno, DVD o blueberry,

El consumidor, sin tener reflexión alguna y asesoramiento en el consumo a crédito en el capitalismo salvaje, en su grupo familiar  cada cual tiene su teléfono móvil celular que renueva semestral o anualmente (como premio o consuelo como satisfacción al status, como satisfacción de “modernidad tecnológica” como regalo al padre, a la madre); nuestras compañías, incluyendo las del Estado ,nos venden carísimos los equipos telefónicos que en otros países dan a precio de gallina flaca, porque al contrario de aquí el negocio no es el equipo sino la línea y el uso del sistema.

Cada vez más de nosotros tenemos más de una tarjeta de crédito- sin la cual no puedes comprar dólares para pagar gastos al salir del país, así sea a Cúcuta - con el altísimo interés del 29% (¿se saca la cuenta de lo que pagamos anual en intereses?), créditos de vehículo al altísimo interés del 24%. Tenemos entonces que un trabajador o trabajadora, además de pagar su IVA al 12%, su ISRL,  tiene en sus deudas: mi casa bien equipada, crediauto (por su caja de ahorro , o por su banco), crédito hipotecario, paga rentas mensuales de cable –cuya tarifa es casi el 10% del salario mínimo-, telefonía fija y móvil, servicio de internet, equipos de computación básicos afiliados a su cuenta telefónica, o novedosos (comprados o gracias a los bonos especiales, o a crédito), servicios públicos, deudas por compras por catálogo, Bolsos o San, compras por internet a dólar 4,50 (porque la marca es importante).

Eso sí , nos aseguramos de no gastar si es posible en medicamentos, para esos esta el Seguro si somos asalariados, no gastar en útiles ni en uniformes escolares, para eso están las Ferias Escolares, en nutrición adecuada, en libros, en formación que no estén oferta (lo que limita las opciones evidentemente)

Para poder “aprovechar” debemos ser asalariados, pero para “aprovechar” más y mejor debemos optar por ser Servidores Públicos; para optar al bono de productividad (cuando la productividad mal entendida o desatendida favorece, las más de la veces el fomento de  la  impunidad alojada en la ineficiencia, la indisciplina y la negligencia de grandes equipos de trabajo o jefes ausentes) , las tasas preferenciales del 18% de los bancos, pero mejor aún, de aquellos que reciben bonos de la renta del petróleo, aquellos que reciben bonos de hasta 80 mil bolívares , o financiamiento del 100% de su carro o su opción de vivienda; para ello hay que vivir del capital del Estado, en la capital o en las capitales donde se “mueve” el dinero del Estado.

Entonces nos burocratizamos, necesitamos hacerlo. En el contexto anterior, la función pública, (no el servicio público) prevalece sobre nuestra conciencia de clase, sobre nuestra conciencia de sujeto histórico de la revolución. Pero eso tiene un precio: la militancia administrada. Usted ahora (antes activista  militante y muy pueblo) se sentirá “obligado” a marchar, a vestirse de rojo, a reunirse políticamente para reflexionar y actuar (¿para qué? ya el socialismo existe en mi casa y en mi vida), a pensar en los demás, porque el Partido lo respalda para sus solicitudes de crédito, porque ser chavista le permite relacionarse con otros en el mundo nuevo del consumo igualitario de bienes superfluos. Pero además, usted tiene amigos y familiares, que  a lo mejor se han quedado “por fuera” y necesita aprovechar más.

Busca en sus conocidos y conoce, los que toman decisiones medias e intermedias, y conoce también algunos parásitos (están por todas partes), esos que pretendemos pulverizar, que rodean esos entornos, los que viven de aprovechar comisiones y oportunidades, aquellos que no los administra nadie más que el dinero, ni siquiera su conciencia, pero que han demostrado conocer el sistema en transición, el rio revuelto: tiene acomodada sus cosas materiales dentro de una vivienda del Plan Vivienda , tiene más de un carro (aunque lo no necesitase, pero sirve de inversión). Tiene contactos en la empresa privada de suministros y servicios, que se relaciona inevitablemente en negocios con el Estado, como siempre lo han hecho los empresarios venezolanos, algunos de vieja data empresarial de la “cuarta”, tiene conocidos entre los militares de prácticas de la “cuarta” pero que viven muy bien la “quinta”, en los bancos, en los ministerios.

Saquemos la cuenta más allá de lo inmediato. La lucha es larga y pedregosa, pero es la lucha. Somos trabajadoras y trabajadores. No podemos dormirnos en los logros personales materiales “socialistas”, pues ello solo sirve sustento al Camino que propone recorrer la Derecha: formado por nuestros hombros y nuestras conciencias.  

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1292 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Carina Salazar


Visite el perfil de Carina Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a149206.htmlCUS