El problema de los agrotóxicos

Hace algunas semanas, con motivo del recorrido que hiciera el candidato
Henrique Capriles Radonski  por algunos municipios merideños y trujillanos
donde la actividad agrícola es muy importante, a varios productores
agrícolas de la zona se les consultó  sobre lo que esperaban y querían del
aspirante a la presidencia que los visitaba en  ese
momento.Alarmantemente, la mayoría de los consultados pidió  con mucha
vehemencia ---como se pudo apreciar por televisión--- que le suministraran
venenos para poder producir rubros como papa, zanahoria y ajo.  “¡Queremos
venenos! ¡Necesitamos venenos!”, clamaron los campesinos de los municipios
Pueblo Llano y Miranda, del estado Mérida, y del municipio Urdaneta, del
estado Trujillo.

Estos deseos y expresiones son alarmantes porque, como se ha revelado a
través de investigaciones que se han realizado en esos y otros municipios
de Los Andes y de otras regiones del país, el uso inadecuado y excesivo de
agrotóxicos (herbicidas, insecticidas y fungicidas) se ha convertido en un
verdadero problema de la realidad agrícola venezolana, con las secuelas
que eso está trayendo tanto para la salud de los trabajadores del campo y
sus familiares, como para el ambiente (suelo, vegetación, agua y aire) y
para la calidad de los alimentos agrícolas que los venezolanos estamos
consumiendo en la actualidad.

En vista de tal situación, resulta lógico pensar que durante los próximos
años, el gobierno nacional debe diseñar e implementar una política
agrícola que tenga como eje central la progresiva disminución del uso de
los agrotóxicos por parte de los pequeños, medianos y grandes  productores
agrícolas venezolanos, a fin de garantizar una verdadera soberanía y
seguridad agroalimentaria. Por supuesto que eso debe ser progresivo, por
lo que se deben establecer objetivos, metas e indicadores bien claros y
precisos, tanto en el tiempo como en el espacio. Sólo así será posible
hacerle un seguimiento y monitoreo a los avances que en esta materia se
vayan teniendo,  para luego, cada 3 de diciembre (Día Mundial del No Uso
de Plaguicidas), se le informe al país sobre dichos avances.

* [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1046 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a148973.htmlCUS