El magnicidio, peligroso artículo y cartas desde Irak

Los domingos de Díaz Rangel


El magnicidio

¿Qué interés puede tener el presidente Chávez de imaginar todo cuanto ha dicho sobre un probable magnicidio? ¿Qué interés puede tener en reducir sus apariciones públicas y sus contactos directos con las gentes, tan consustanciales con su personalidad? Hay quienes han opinado que busca distraer la atención pública, que se olviden de otros problemas.

¿Cuáles problemas? Los de hoy son los mismos de hace dos o tres años, pero mucho menos graves. Otros de esos analistas dicen que tanto la formación de la Reserva Nacional, como la posibilidad del magnicidio, se deben a su temor a la oposición que crece en la Fuerza Armada. Por el contrario, desde que Chávez llegó al poder en 1999 nunca había tenido tanto control sobre laFANcomo ahora.

El golpe de abril fue punto de partida de un proceso de depuración, y de consolidación.

El caso es que en la oposición dice no creer que realmente los servicios de inteligencia, tanto los venezolanos como el cubano, han detectado en el exterior, y aquí, indicios serios que hacen suponer la existencia de planes para atentar contra Chávez. Agotadas las otras salidas que intentaron y cerrada la posibilidad de derrotarlo en las elecciones de 2006, no ven otra forma de desplazarlo.

Esos “incrédulos” olvidan que el propio presidente Kennedy, después de conocer de algunos intentos de la CIA y otras agencias estadounidenses de asesinar a Fidel Castro, dictó una resolución prohibiendo ese tipo de acciones contra ningún jefe de Estado, y, por el contrario, si obtuviesen informes de los planes de algún atentado, debían suministrarlos al gobierno cuyo jefe de Estado pudiese estar amenazado de muerte. La última información así transferida fue del embajador Shapiro al vicepresidente Rangel. Después, el presidente Bush dictó resolución revocando la de Kennedy.

En 1948, en algún momento dijo Jorge Eliécer Gaitán, entonces líder del pueblo colombiano, que era imposible que atentaran contra su vida, porque correrían ríos de sangre durante 50 años. Se equivocó dos veces.

Lo mataron el 9 de abril de ese año y 56 años después siguen corriendo esos ríos de sangre. Nadie puede imaginarse qué sucedería aquí, pero es mejor que no suceda.


Peligroso artículo


Una nueva reforma al Código Penal está en discusión. Es razonable que si la legislación venezolana no contempla el delito de conspiración, la Asamblea Nacional llene ese vacío, aunque no sea bueno que reformas como éstas se hagan a retazos. Pero no parece razonable que se castigue con prisión 16 a 18 años, “a quien ejecute una actividad tendiente a interrumpir el correcto desempeño o la normal actividad de una, o varias de las empresas básicas o estratégicas del Estado”.

Si lo que quisieron fue definir una situación parecida a la del paro desestabilizador de Pdvsa en 2002-03, se fueron mucho más allá, pues cualquier paro en una industria básica o estratégica, por razones meramente reivindicativas o de protestas por violación de contratos, por ejemplo, podría ser penalizado según ese artículo 8. Me parece que el movimiento sindical como la UNT y las organizaciones de los trabajadores petroleros, deben pronunciarse antes de que sea tarde, si es que la propia comisión redactora no lo corrige oportunamente.

Las cartas desde Irak

No creo que existan estadísticas, pero es posible afirmar que nunca tantos soldados combatientes en una guerra habían escrito tantas cartas como las que los militares estadounidenses en Irak y Afganistán han enviado a Michael Moore. Miles les llegan desde que le vieron recibiendo el Oscar por su documental Fahrenheit 9/11, expresando "la profunda desilusión con que contemplaban su misión en esos países asiáticos".

Una selección está recogida en su último libro, "Cartas desde el frente", que leí casi todo en el expreso Madrid-Sevilla.

Después que el secretario de defensa Donald Rumsfeld dijo en Londres que la "seguridad en Irak no ha mejorado desde que fue derrocado Hussein", y cada semana mueren más soldados estadounidenses víctimas de la acción de la resistencia, creí conveniente transcribirles algunos párrafos, que muestra una guerra bastante distinta de la que vemos por TV o leemos en los despachos de agencias.

Esta es de una madre cuyo hijo le contaba desde Abu Ghraib: "Había una decena de helicópteros armados protegiéndole, vehículos blindados y un helicóptero presidencial:
todo el mundo lo llamó maricón.

Esto no aparece en las noticias, pero debería.

Los militares que están sobre el terreno tienen a Rumsfeld como maricón. Lo odian".

Esta otra, de alguien que estuvo un año en Irak. "Lo que me interesa destacar es que la mayor parte de los integrantes de mi unidad desean abandonar la Guardia Nacional y no volver a tocar un arma mientras gobierne la actual administración.

Hemos dejado de creer que fuimos a proteger a los pueblos iraquí y estadounidense del terrorismo. En verdad, los terroristas somos nosotros". Y esta, también de un soldado en descanso: "Después de ver ese documental no pienso volver una segunda vez a Irak. Es posible que me arresten, que me destituyan e incluso que me ejecuten, pues está contemplado en el Código Militar".

Un sargento de estado mayor: "... le pido que me dé una razón para apoyar a mi jefe mientras mis hermanos y hermanas de armas mueren en una guerra que no parece perseguir nada más que capital y poder... ".

Un oficial le envió esta: "Esta embaucadora guerra es el mayor error militar jamás cometido en la historia de este país, y mis soldados están muriendo en ella. Por no mencionar a los miles de civiles iraquíes que mueren sin ninguna culpa y sin que nadie hable de ellos". Después de ocho años en la Fuerza Aérea: "Cuando veo en qué se ha convertido el ejército estadounidense seme frunce el ceño. Y también cuando veo qué ha sido de este país. ¿Qué nos ha pasado? Todo ha empezado a desmoronarse en un abrir y cerrar de ojos".

Como se supone que estas cartas, las miles que ha recibido Moore, son reflejo del estado de ánimo de las tropas de EEUU en Irak, es de imaginarse cuál será la moral de unas tropas invasoras, que ocupan ese país, asediados por la resistencia de los iraquíes y que mucho antes que Rumsfeld se dieron cuenta de que han sido inútiles las vidas perdidas y el esfuerzo por controlar Irak, a sus gentes e imponer la "seguridad".



Si la reforma de la administración de justicia se cumple según los anuncios que hizo el magistrado Luis Velásquez Alvaray ante los medios, esa reforma sería una revolución. Pero nos conformaríamos con que se cumpla en buena parte, más de la mitad, al menos, y que sólo sea una reforma.



La ambigüedad del presidente Eduardo Rodríguez ante algunos problemas de Bolivia, como el referendo autonómico de Santa Cruz, la convocatoria a la Constituyente y la nacionalización de los hidrocarburos, hacen pensar que su mandato también puede ser convulso.



El general John Craddock, nuevo jefe del Comando Sur, dijo hace poco que “la influencia de Venezuela genera una situación desestabilizadora en la región”. Confirma mi comentario de “¿Qué les preocupa tanto?”. Ellos no miran la realidad de nuestros países, y prefieren buscar esa respuesta simplista: Chávez es culpable de todo.









Esta nota ha sido leída aproximadamente 3703 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 [email protected]

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a14845.htmlCUS