Vientos de la sabana

El faro es Chávez

En estos momentos cuando la campaña electoral está enrumbada en la quinta semana, nada más perentorio que la exhortación, a toda la militancia y seguidores del chavismo, a mirar cada vez con mayor enfoque los objetivos que todos los revolucionarios nos hemos trazados para alcanzar una contundente victoria el 07 de octubre. Es propicio este llamado a todos y todas los venezolanos, ya que el candidato del imperio Capriles Radonski también ha arreciado su ciclo de mentiras y engaños para tratar de desviar la inclinación del voto y de hacer añicos todo lo alcanzado hasta ahora.

La abrumadora ventaja del candidato de la Patria Hugo Chávez y las fuerzas revolucionarias, deben ir acompañada del trabajo constante y eficaz en cada una de las trincheras a fin de continuar consolidando y posicionando la bandera del triunfo en todos los rincones del país, donde la gestión humana y espiritual del Gobierno ha entendido y atendido las necesidades de aquellas personas que nunca tuvieron oportunidades y que fueron excluidas de los gobiernos cuartorepublicanos, que llevaron a la mayoría de la población a una pobreza general…, totalmente incomprensible, dentro de un país inmensamente petrolero.

Y, como paradoja de la vida, es Capriles Radonski, justamente el candidato de esos viejos partidos y de esos viejos politiqueros adecocopeyano, que en una asombrosa mutación se han venido congregando en una serie de partidos que arrastran su misma vieja esencia política que groseramente intentan llegar al poder para volver a entregar la soberanía nacional y las riquezas petroleras a las grandes transnacionales del capitalismo internacional y el imperio norteamericano, quienes manejaban como títeres a un grupúsculo oligarca apátrida que servía de intermediario para que ellos lograran sus grandes intereses económico.

Con la aparición de Chávez las cosas cambiaron, y pese a que convivimos con esos grupos apátridas que todos los días intentan lesionar a este proceso de transformación social, el pueblo despertó para siempre y ahora se alzan las banderas de la libertad, de la independencia, de la igualdad, de la justicia social y de la soberanía nacional. Junto a estos logros cada día vamos afianzando valores innegociables como la solidaridad, la responsabilidad, la paz, el amor, entre otros, que nos devuelven la identidad humana de sociedad feliz, con un proyecto anhelado por las grandes mayorías.

De allí que en este segundo mes de campaña, es indefectible que todos nos esmeremos más y más en el compromiso que tenemos como venezolanos y venezolanas de avanzada y revolucionarios, sin mirar para los lados, enfocándonos en nuestro faro que es Hugo Chávez y que el 07 de octubre tenemos que alcanzar una victoria que sea abrumadora, avasallante, total, para desmoronar los planes fascistas de los opositores que se niegan a reconocer la voz del pueblo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1544 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a148319.htmlCUS