Entre tanto

La independencia que construimos

El primero de los objetivos estratégicos que está contemplado en el programa de gobierno revolucionario que va del 2013 al 2019 es el de alcanzar la total y definitiva independencia.

Llegó la hora de no depender de ninguna potencia foránea y, en cambio, fortalecer a Venezuela como potencia que, unida en equidad de condiciones, se haga la gran nación Nuestroamérica al lado de nuestros hermanos que en este mismo continente construyen soberanía.

Declarados independientes del imperio español, hace un poco más de 200 años, ahora el reto es liberarnos definitivamente de toda dependencia, coloniaje y dominación.

Venezuela, como el resto de los países americanos ubicados al sur de los Estados Unidos, han sido sometidos durante centenares de años por ese país que adquirió estatus imperial, sometiéndonos por la fuerza y en uso de la explotación capitalista, la usurpación de bienes y el malandraje de nuestras riquezas.

Sin embargo, a finales del siglo pasado y, en especial de este XXI, Venezuela y muchos otros de nuestros hermanos vecinos, han comenzado a expresar su voluntad de soberanía. Especialmente luego de que nuestro pueblo hiciera sentir su rechazo, de manera firme y contundente, contra las medidas neoliberales que se pretendieron imponer a finales de la penúltima década del siglo pasado.

Por ello, el más claro y firme objetivo que hoy alza la Revolución Bolivariana para poder decir que estamos haciendo la Patria socialista es el de hacernos total y definitivamente independientes. Independientes en nuestro sentir y hacer como pueblo. Independientes en nuestra manera de producir los bienes materiales de sustento. Independientes en toda decisión política o social. Independientes al decidir vivir con el bienestar y la dignidad que queremos.

Eso es lo que le molesta a la burguesía, a los explotadores y al imperio yanqui y por eso hacen hasta lo imposible por impedir que Venezuela y Nuestramérica sean libre e independientes.

Eso es lo que molesta al candidato majunche, Henrique Capriles Radonski, y por ello sus griticos histéricos exclamando que "para qué sirve la independencia". Ignorancia voluntaria para tratar de banalizar el objetivo más digno y sublime que tenemos como patriotas.

Pero sus propósitos retrógrado, apátridas y proimperialistas no pasarán, porque ¡este pueblo decidió ser libre y lo será para siempre!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 828 veces.