El desafío del Mercosur

Si bien la incorporación de Venezuela al MERCOSUR es un triunfo derivado de la perseverancia y la coherencia política del Presidente Hugo Chávez, frente a la política imperialista estadounidense dirigida a destruir cualquier intento de unidad latinoamericana y caribeña y al aislamiento de la revolución bolivariana. Ese hecho coloca al gobierno bolivariano frente un desafío, que le obliga a replantear su política industrial y de comercio exterior, con miras a lograr en el mediano plazo, la diversificación de la economía venezolana, para reducir las asimetrías estructurales de ésta respecto de las de Brasil y Argentina.

El ingreso de Venezuela al MERCOSUR se inscribe en un proyecto geopolítico sustentado en el respecto a la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de diversos mecanismos de integración con distintas velocidades, en los cuales coexisten gobierno democráticos políticamente diversos. El núcleo duro es el ALBA, con el se pretende romper la lógica del capital transnacional, para darle el protagonismo a los Estados y a la Política. Este modelo de integración se basa en las ventajas comparativas y cooperativa, en la complementación e integración productiva mucho más allá de la comercial, centrándose en lo social. Con la entrada de Venezuela al MERCOSUR, estarán integradas 3 de la 4 economía más grandes de ALC para constituir la columna vertebral de la UNASUR.

La integración tiene sentido si prioriza la lucha contra la pobreza y la exclusión social, promoviendo relaciones de cooperación, complementación, solidaridad y reconocimiento de las asimetrías. En orden ascendente, Venezuela va engranando en el ALBA, MERCOSUR, UNASUR y CELAC, mecanismo estos que marchan a distintas velocidades, con diferentes grados de desarrollo y de cohesión política.

Esta visión choca con el modelo de integración neoliberal ortodoxo, unilineal, basada en el darwinismo económico y social –del cual es abanderado el candidato Capriles Radonsky- enfocado en la ampliación de los mercados de las grandes corporaciones transnacionales y la facilitación de su comercio, para que éstas maximicen sus ganancias en detrimento del bienestar de los pueblos.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1315 veces.

Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 [email protected]

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.