Plan de gobierno del escualidismo (segunda parte)

  En  la  primera  parte  de  esta  serie  de  notas,  escribimos  sobre la
  estrategia  económica del plan de gobierno de la derecha venezolana; plan
  del  cual  su  candidato  no habla, ni quiere hablar, pero que obviamente
  existe.
 

  Expusimos  en esa primera entrega cual sería la posición de un hipotético
  gobierno  encabezado  por  Capriles  Radonski,  con  respecto  a  la CAN,
  MERCOSUR  y un Tratado de Libre Comercio con EEUU. También tocamos, entre
  otros  temas, el tratamiento que le daría al Control Cambiario y a La ley
  de  Precios Justos y, obviamente, no dejamos de lado el tema de PDVSA, la
  Faja Petrolífera del Orinoco y el retorno de los saboteadores de 2002.
  Nos  comprometimos,  en  esa  primera  nota,  a elaborar esta segunda y a
  tratar  en  ella  la  forma  como  sería  abordado  el tema social en ese
  supuesto gobierno de derecha. Entremos pues en materia

  Lo  primero  que  debemos  considerar, a efecto de ubicar a Capriles y su
  entorno   en el espectro político, es la trayectoria de quienes pretenden
  convertirse en gobierno en la República Bolivariana de Venezuela.
  Ya  decíamos  en otra nota que Capriles no tiene formación intelectual ni
  política que nos permita definirlo como un hombre de derecha, de centro o
  de  izquierda. Como bien dijo el comandante Chávez,  él es la NADA, es la
  negación del arte de hacer política.
 

  Ahora,  eso no significa que quienes le acompañan o quienes lo manejan no
  puedan  ser  definidos  políticamente. Es claro y de absoluta certeza que
  esas personas, organizaciones y Estados son de derecha… es más, son de la
  ultraderecha.

  Al  respecto,  es  bueno recordar como  Capriles fue llevado a la extinta
  Cámara de Diputados y a su presidencia por el partido Copei, organización
  vinculada  nada más y nada menos que al Opus Dei. Ya antes había militado
  en  una secta de ultraderecha (Tradición Familia y Propiedad) que intentó
  asesinar al Papa y fue expulsada de Venezuela.
 

  Si  esto  aún  no  fuera  suficiente,  debe  considerarse que su respaldo
  político  se sustenta en la dirección y la militancia de los dos partidos
  (AD  y  Copei)   que  dirigieron  a  Venezuela  por  más de 40 años y son
  responsables de absolutamente todo los males que aún aquejan a la nación.
 

  Los  empresarios  agrupados  en  Fedecámaras,  que  son los mismos que se
  apropiaron  de  la renta petrolera; los banqueros corruptos que quebraron
  al país y huyeron de él con los auxilios financieros; los saboteadores de
  PDVSA  (que  estuvieron más al servicio de los gringos que del país) y el
  sindicalismo  corrupto  de  siempre lo acompañan y lo financian, según el
  caso.

  Esto  sería suficiente para suponer cuál será la actuación de un gobierno
  dirigido  por  Capriles Radonski, pero él tiene su propia su historia; la
  cual  no hace sino confirmar que su actuación será la misma, sino peor, a
  la de los gobiernos de la cuarta república.
 

  De  esa  historia  personal se puede concluir sin temor a equivocarse que
  Capriles  es un violador de los derechos humanos y un represor consumado.
  Tiene,  además,  la  prepotencia propia de los hijos de la oligarquía que
  los  hace  suponer  que no debe respetar el derecho internacional y mucho
  menos la legislación nacional.
 

  Allí  están  los casos del asalto a la Embajada de Cuba, el uso de dinero
  de  dineros  públicos  para  fundar  su  partido,  la violación de la Ley
  Electoral,  la  malversación de fondos, el sabotaje a PDVSA y el respaldo
  al cierre de VTV como pequeñas muestras de lo que afirmamos.
  Es  enemigo Capriles de todo lo que signifique el uso de fondos, que bien
  pueden ir a manos de los empresarios privados, en inversión social. No en
  balde  expresó  públicamente  que  él  no festejaba el día del trabajador
  porque es un empleador.

  Ya  Capriles  demostró con hechos (persecución y cierres), con palabras y
  con su odio público al pueblo cubano que el BARRIO ADENTRO que hoy cuenta
  con  6712  módulos  tipo  1  en  los  barrios  populares; 4811 centros de
  servicios  odontológicos; 578 SRI (Salas de Rehabilitación Integral); 550
  CDI   (Centro  de  Diagnóstico  Integral);  459  Ópticas  Populares;  172
  Farmacias  Populares  y  34  CAT  (Centros de Alta tecnología)  que suman
  13.613  nuevos  centros de salud (2,7 por cada día de gobierno) y que nos
  permite  contar  con  38  médicos por cada 10.000 habitantes, correría la
  misma  suerte  que corrieron los centros de esa misión que funcionaban en
  locales  de  la  gobernación del Estado Miranda. Irremediablemente BARRIO
  ADENTRO  dejaría de existir en un gobierno de derecha y no se trata de lo
  que  diga  o  niega  el majunche, es un problema de convicción política y
  económica de la derecha y del capitalismo.

  Son esos mismos fundamentos los que definirían el destino de la inversión
  en  educación.  Así   como  los  esclavistas  estaban  convencidos que la
  educación  sólo  debería  ser  impartida a los de su clase, así mismo las
  oligarquías  son  enemigas  del  gasto  público  en educación. Si algunas
  concesiones  hacen,   siempre  serán  migajas  y  sólo  para  paliar  los
  conflictos sociales.  

  Los  que  duden  de  esto,  sería  bueno  que investigaran que ocurría en
  Venezuela  con  la  inmensa mayoría de los bachilleres, cuando al país lo
  gobernaba la derecha; por qué había más de millón y medio de analfabetos,
  por  qué   era  alarmante  la   deserción  escolar y por qué el estado de
  deterioro  de  las  escuelas  públicas.  Que  investiguen  por qué fueron
  cerradas  las  escuelas  técnicas,  los  comedores  escolares  y  algunas
  universidades públicas.

  La  derecha,  como representante de la oligarquía no cree en la educación
  gratuita  y  mucho  menos  para  el pueblo. Para ellos la educación es un
  negocio  y  una  manera (cuando no se brinda) de mantener a los hijos del
  pueblo como mano de obra barata… Con ellos estudia el que tiene con que.
  No  es  difícil suponer entonces que las 6,800 ESCUELAS BOLIVARIANAS (1,4
  por  cada  día  de  gobierno)  con  sus  comedores  escolares;  los 6.300
  SIMONCITOS  (1,3  por día de gobierno); los 182,000 estudiantes que antes
  no  tenían  cupo  y  ahora  estudian  en la UNIVERSIDAD BOLIVARIANA;  los
  nuevos  23  NÚCLEOS  DE  LA  UNEFA y sus 250.000 estudiantes; los 700.000
  estudiantes   de  la  MISIÓN  SUCRE;  los  270.000  becarios,  el  millón
  setecientas  mil  computadoras  CANAIMITAS  regaladas  a los niños de las
  escuelas  públicas  y  pare usted de contar, serían enviadas al mismísimo
  demonio en un gobierno de Capriles o mejor dicho de la derecha.
  Claro  que  Capriles  dice que va a mantener las misiones, pero ¿Qué otra
  cosa podría hacer? acaso ¿Si dijera que las va a eliminar ganaría algo?
  Con   el  majunche  repetiríamos  la  triste  historia  de  la  educación
  venezolana  en  la  cuarta  que  es  la  misma historia que hoy viven los
  estudiantes  de  Chile, España, Grecia; Portugal, Estados Unidos y tantos
  otros países gobernados por las oligarquías.

  Y  cambiado  de  tema,  ¿Qué  cree usted, amigo lector, ocurriría con las
  3.654.681  hectáreas  arrebatadas  al  latifundio  y  que  han  permitido
  incrementar  la  producción  agrícola  de  17.160.577  a 24.315.411 (42%)
  toneladas  anuales de alimentos? ¿Acaso no acusan de ladrón al comandante
  por  expropiar  tierras  ociosas,  que  para colmo de males pertenecen al
  Estado?
 

  No  creemos  que  se  necesite  de mucho intelecto ni de un gran esfuerzo
  mental  para  saber  que  pasaría  al  día  siguiente  de la hipotética e
  imposible toma de posesión del operador de la derecha, con los campesinos
  que hoy producen en esas tierras.

  Chávez  está empeñado en resolver un problema que no ha sido resuelto por
  ningún gobierno del planeta… la carencia de una vivienda propia y diga.
  La  GRAN  MISIÓN VIVIENDA VENEZUELA construirá TRES MILLONES DE VIVIENDAS
  para  el  2019,  fecha  para  la  cual  el  país  tendrá  30  millones de
  habitantes.  Eso  significa otorgar vivienda a LA MITAD DE LA POBLACIÓN e
  incluye a los que hoy tienen casas pero no en condiciones dignas.
 

  ¿Ha usted  escuchado  de  algún proyecto similar en el mundo? ¿Cuál es la
  experiencia  de  Venezuela  con  la derecha y la oligarquía cuando fueron
  gobierno?
 

  Al  respecto  la  posición  de  Capriles  es pública y notoria. Niega los
  logros,  desconoce las 230.000 viviendas entregadas en 16 meses e intenta
  minimizar los resultados.
 

  Es  que no puede hacer otra cosa, en un gobierno suyo jamás se invertiría
  en eso y por lo tanto no puede ni debe reconocer que es posible hacerlo.
  Que  nadie  se  equivoque,  con  un gobierno de derecha, tiene casa quien
  puede  y quien esté en capacidad de responder a la voracidad de una banca
  privada que Venezuela y en el mundo ha dejado en claro como suele actuar.

  ¿Y que pasaría con el empleo y la posibilidad de dejar de ser pobre?
  Cuando el pueblo se hizo gobierno con Chávez el desempleo rondaba el 16%,
  y el empleo informal el 47%. Esto era la causa de que los pobres rondaran
  el 45% y de ellos el 18% viviera en pobreza extrema. Estos indicadores se
  incrementaron  alarmantemente  durante 2002 y 2003 gracias al accionar de
  una  derecha  fascista que maniobró para destruir al país  con tal que el
  pueblo  dejara  de confiar en Chávez. En ese periodo el desempleo llegó a
  ubicarse  en  20%  y la pobreza creció hasta 55% (de ellos 25% en pobreza
  extrema)… que patriotas.
 

  Hoy,  el  desempleo  en  Venezuela  es de 7%; el empleo formal ha crecido
  hasta 60% y la pobreza es de 26% (7% de pobreza extrema). De estos logros
  habría  que  olvidarse  en  caso  de contar alguna vez con un gobierno al
  servicio  de  una  oligarquía  enemiga  de  invertir  en favor de los más
  humildes.

  Por  último  (se  nos  acaba el espacio) permítanos suministrarle algunos
  indicadores  que para nada interesan a la derecha y mucho menos Radonski:
  Venezuela  tiene  el  salario  mínimo  más  alto de América Latina (698,6
  dólares  al  mes)  ¿Mantendría  la  oligarquía ese logro? Venezuela es el
  quinto  país  del mundo con mayor porcentaje de jóvenes en universidades.
  Los  pensionados  crecieron en el gobierno de Chávez 452% y hoy suman más
  de  dos  millones.  El  acceso  al agua potable creció de 68 a 96% con el
  gobierno  revolucionario.  El  número de kilogramos por persona y por año
  que se consume en Venezuela creció de 365 a 510 ¿será que los ricos ahora
  comen más o es el pueblo el que está comiendo más y mejor?
  Como  ya  dijimos  en  un  gobierno  de  la derecha, todos estos logros y
  beneficios  serían  eliminados,  pues  el  dinero  que  se  invierte para
  resolver los problemas del pueblo tendrían que ser usados según la lógica
  del capitalismo para beneficio de los empresarios.

  [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1364 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a148086.htmlCUS