Siguen cumpliéndose las Tres R revolucionarias

Mis padres me enseñaron a ser agradecida. Y reconocer el gesto noble que manifieste quién, alguna vez, nos ha hecho daño.

Luego de una lucha de largos meses, con altibajos, donde más de una vez perdí la esperanza de lograr la justicia, pero siempre con optimismo y Fe, a pesar de los agoreros que la daban por perdida, finalmente puedo declarar con firmeza que, en este proceso de revolución bolivariana, en este proyecto de “Socialismo del Siglo XXI”, hay posibilidad, y existe la voluntad de rectificar y corregir.

En algún momento encendido del acontecer político, cuando errores cometidos en el desarrollo de la revolución se hicieron muy manifiestos e impactaban negativamente la opinión pública de todos los venezolanos, el Presidente Chávez llevó como cruzada a sus funcionarios por las tres R revolucionarias: Revisión, Rectificación, Reimpulso.

Y hoy, a pesar de que este programa no está  en la cúspide de su expresión, funcionarios del gobierno bolivariano, sin aspavientos, sin mayor promoción, con humildad y sabiduría, lo cumplen.

Me refiero específicamente al Instituto Nacional de Tierras, INTI, creado en el 2002 para hacer cumplir la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, logro de esta revolución.   El INTI, con sus directivos jóvenes, preparados, comprometidos. De la mano, en esta oportunidad, con nuestro Ministerio del Ambiente, estructura anterior creada en 1976, pero indispensable y protagonista, que nos garantiza un continuo mejoramiento de la calidad de vida, y que con sus funcionarios de oficio, dedicados, consecuentes, y de larga experiencia en estos avatares, han logrado la realidad de rectificar. Tratándose de la protección a la naturaleza, el INTI retrocede en sus pasos para salvaguardar una zona protectora del estado Bolívar, su bosque, su fauna, sus montañas, sus aguas, ¡selva de Bolívar! y, por el bien de la supervivencia de la vida, por encima de las conveniencias de este momento electoral, superando y reconociendo errores, cumplen esta justicia por el bien de las generaciones presentes y futuras.

El Reimpulso debe darse ahora para continuar vinculando naturaleza y tierras,  siguiendo este ejemplo puntual de integración que debe consolidarse y permanecer entre las dos instituciones.

Errar es de humanos, rectificar es de sabios. ¡Gracias!

La autora es: Profesora Titular (J) UCV

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1473 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a148067.htmlCUS