2012: será el último cumpleaños del camarada Chávez

 Para que en el mundo, los más poderosos medios de la comunicación social privados, se ocupen y destaquen en primera línea el cumpleaños de una persona, es porque ésta es, sin duda alguna, un personaje de mucha importancia. Casi nadie se ocupó de los cumpleaños de George W. Bush cuando estuvo de Presidente de Estados Unidos (la nación imperialista más poderosa del planeta), pero jamás han dejado de ocuparse de los cumpleaños de Fidel, de Mandela ni de Chávez. ¡Por algo será!

 En la historia humana suele ocurrir, mayormente, que se recuerde –como expresión de alegría- mucho más a un personaje que alza sus banderas de lucha contra el imperio que a aquellos que lo han gobernado. Ningún emperador es más recordado, por lo menos desde hace varios siglos con entusiasmo y alegría, que Jesucristo o Espartaco. Ningún racista que gobernó a Sudáfrica durante décadas jodiendo a los negros es, ahora, más recordado que Mandela, a quien mundialmente se le celebran sus cumpleaños con mucha alegría y nadie especula que será su último día de festejo, aunque nada ni nadie podrá evitar su muerte y muchos saben de sus enfermedades.

 El camarada Chávez acaba de cumplir 58 años de edad, aunque algunos medios de comunicación, interesados en su pronta muerte, destacaron la noticia de la siguiente manera: “… cumpleaños número 58 del paciente Hugo Chávez”. Para morir sólo es necesario estar con vida. Independiente de sexos, edades, razas y nacionalidades, cada ser humano lleva diariamente la muerte en sí mismo. La gente no muere solamente por enfermedad terminal. El más sano de este mundo y con todo el dinero para vivir seguro por muchas décadas puede encontrar la muerte por la vía menos esperada. El deseo, por ejemplo, de los comunistas es que se establezca un régimen de vida social donde las personas puedan alargar la vida la mayor cantidad de tiempo posible en condiciones de verdadera justicia y paz. Lo que sería una utopía del comunismo es tratar de experimentar en los laboratorios con fórmulas para evitar la muerte, porque si eso se hiciera volverían a la época de dominio de las supersticiones y los milagros caídos de lo sobrenatural sumidos en hipótesis jamás y nunca comprobables. Por lo demás, Goethe les caería a puñetazos tan pronto encuentre las almas de quienes esa utopía se la prepongan en la Tierra.

 Los medios de comunicación, enemigos del Proceso Bolivariano y, por ende, del camarada Chávez, analizan su cumpleaños 58, echándole lo más que puedan leña al fuego para retratarlo como un cadáver andante. Dijeron: “. El paciente está demasiado enfermo hasta para emprender  un viaje largo de campaña; parece que pasará la mayor parte del día tratando de conservar su poca energía  para su viaje a Brasil el lunes”. Sin embargo, nada han dicho, de los que desean la muerte inmediata del camarada Chávez, del cumplimiento de todas la actividades programadas para su visita a Brasil. No les importa para nada los beneficios que se puedan lograr por el ingreso de Venezuela a MERCOUR, lo que les importa es lograr tener acceso a conocer algún diagnóstico que testimonie la gravedad de la enfermedad del camarada Chávez y la posibilidad que se muera lo más pronto posible. Esa clase de políticos antihumanos pretenden gobernar nuevamente al pueblo venezolano. ¡Pueblo: no lo permitas y vota masivamente por el camarada Chávez el 7 de octubre!

 Los enemigos del camarada Chávez nos recomiendan que le veamos su mirada, porque ésta es la de un hombre que sabe que su fin se acerca. Ninguno de los medios de comunicación, que viven de la mentira y la desinformación, le desean al camarada Chávez felicidad y mejoría de la salud como obsequio de cumpleaños. No, se van al otro extremo donde no pueden esconder sus cínicos deseos. Especulan que la mirada, en lo últimos meses, del camarada Chávez es sombría, no es de futuro sino de pasado.

Expertos en astrología y en cartas, para pronosticar el porvenir, señalan que “… está claro que este cumpleaños (58) probablemente será el último…”. Incluyen el término “probablemente” porque no tienen seguridad en lo que dicen y dejan esa cortina de humo por si acaso no atinan en su afirmación. Para todo ser viviente, el presente, puede ser lo último. Nadie está en capacidad de adivinar diariamente lo que le va a acontecer al día siguiente. Agregan que la nube que cubrió el cumpleaños del camarada Chávez fue oscura. Se olvidan que todavía es invierno. Y se atreven a juzgar más allá como si igualmente estuvieran dentro de los sentimientos de los demás, cuando dijeron, refiriéndose a los que asistan al cumpleaños del camarada Chávez, que lo harán para despedirse del moribundo y no para celebrar.

Pero, además, los medios de comunicación ansiosos que el camarada Chávez abandone la contienda electoral por la Presidencia de la República, señalan que consume medicamentos para tratarse la depresión, los trastornos por estrés postraumático, trastornos obsesivos y compulsivos, los ataques o crisis de pánico, trastorno esquizoide de la personalidad y la fobia social. Mejor dicho: el camarada Chávez está loco de a bola. Sinceramente, ni siquiera tienen el más mínimo respeto por el dolor humano y más bien disfrutan de saber que otros los padecen, porque no son de sus agrados.

Camarada Chávez: realmente no tengo conocimiento alguno sobre el nivel de su enfermedad ni soy médico para opinar al respeto, pero deseo de todo corazón que si la tiene dure usted muchos años de vida y siga al frente del proyecto bolivariano no para demostrarle a sus enemigos que no murió de la enfermedad que ellos quieran muera rápido sino, fundamentalmente, porque la mayoría del pueblo lo necesita y cree que usted no tiene reemplazo, por lo menos, por ahora. Como no creo en Dios pero usted sí cree, entonces, permítame invocarle a su Dios que le de larga vida y larga vida tenga. Por otro lado, igualmente, le pido a Marx que le ayude en su espíritu para vencer todas las dificultades que sean necesarios para que más viva y más se haga en beneficios para el pueblo.

Por cierto, cosa que olvidan quienes anhelan la muerte rápida del camarada Chávez, los pueblos suelen, con gratos recuerdos, celebrar los cumpleaños de quienes muertos pero en vida fueron servidores de la más noble causa que conozca el género humano: la redención de toda la humanidad. Los comunistas, por ejemplo, mientras no se llegue al comunismo más avanzado, jamás debemos olvidarnos de los cumpleaños de Marx, Engels, Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo pero, igualmente, de Bolívar, de Martí, de Zapata, de Sucre, de Zamora, del Che, de Camilo, de Marulanda, Fabricio, Argimiro y muchísimos más hombres y mujeres que murieron alzando bien en alto las banderas de la justicia social. Amén.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3680 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a148006.htmlCUS