El Congreso Anfictiónico y la integración latinoamericana

La iniciativa impulsada por El Libertador Simón Bolívar de celebrar el congreso Anfictiónico de Panamá en 1.826, recogía en esencia todo el proyecto liberador, emancipador e integrador para los países liberados del imperio Español, herederos todos de una nueva cultura indo- afro española, con una misma lengua y religión, su estrategia  era: evitar la disgregación y atomización de todos los países liberados del yugo Español, para que no se convirtieran en pequeños feudos de los caudillos de turno, y por otro lado crear un polo de desarrollo alternativo al poderío de las grandes potencias, sobre todo a la potencia emergente que constituían los Estados Unidos de Norteamérica, quienes ya en esta época se oponían a la liga de Naciones ideadas por Bolívar, con un carácter integrador, que defendíera los intereses comunes de estas nuevas repúblicas y que como bloque pudiera discutir y decidir, como decía Bolívar sobre los altos intereses de la paz y la guerra con las tres otras partes del mundo. Ya el libertador visionaba un mundo con varios polos de desarrollo, el carácter de desarrollo en bloque de regiones que estableciera un equilibrio entre el norte y el sur de la América. Está claro que las ideas emancipadoras del Libertador distaban mucho del llamado panamericanismo propuesto por la doctrina de Monroe; como también de las posiciones federalistas de Santander; Bolívar proponía una liga formada por naciones liberadas del yugo Español, por lo tanto no tenían cabida los Estados Unidos a quien ya Bolívar avizoraba como un imperio emergente. El fracaso de este magno ensayo y los acontecimientos que le sucedieron fue el preámbulo  del declive del liderazgo político de Bolívar en la región, ocasionado entre otras cosas por las maniobras y traiciones de Santander quien era un férreo defensor de la doctrina Monroe y agente importante de los intereses Norteamericanos, pero fundamentalmente por la gran brecha existente entre las ideas y proyectos del libertador con respecto a las zonas liberadas del yugo Español y los bastardos intereses de los caudillos militares, quienes defendían sus cuotas de poder y sus intereses económicos por encima de la idea de una patria grande y poderosa,  unida  con un proyecto común, libertario y soberano. Posteriormente hubo un solapado y férreo enfrentamiento entre el Americanismo de Bolívar y el “nacionalismo” de Santander, quien aprovechando sus ventajas políticas ganadas en el ejercicio burocrático del poder en Bogotá, mientras Bolívar luchaba en la campaña del sur, logro ganar adictos para su causa y desarrollar una matriz de desprestigio contra Bolívar, que se hizo patente en la convención de Ocaña, y en los sucesos de Venezuela después que Bolívar reconoció la autoridad de Páez después de la famosa entrevista de Bolívar y Páez en Nagua Nagua, posteriormente en 1.829, vino la separación de Venezuela de la Gran Colombia, y el desconocimiento de la autoridad de Bolívar por parte de Páez y sus  partidarios.  Estos sucesos y el asesinato del general Sucre, aceleraron la muerte del Libertador, abandonado por el pueblo por el que dio su vida, y por el cual se lleno de la gloria, arrebatada en ese momento aciago.

“No se sabe en Europa lo que me cuesta el equilibrio en alguna de estas regiones. Parecerá fabula lo que podemos decir de mis servicios, semejantes a los de aquel condenado que llevaba su enorme peso hasta la cumbre para volverse rodando con el otra vez al abismo. Yo me hallo luchando contra los esfuerzos combinados de un mundo; de mí parte estoy yo solo y la lucha por lo mismo es muy desigual: así que debo ser vencido. La historia misma no me muestra un ejemplo capaz de alentarme; ni aun la fabula nos enseña este prodigio.”

Simón Bolívar en 1.827.

Hoy a 186 años de esos acontecimientos, llego la hora de Latinoamérica, tenemos el privilegio de ser testigos y protagonistas como pueblo del momento histórico de más trascendencia desde la llegada de Colon a Macuro; están vivas  y vigentes  las ideas libertarias y soberanas  de Bolívar para la patria grande por el soñada; a lo largo de todos estos años, el imperio que el avizoraba y temía se desarrollo y continuo el saqueo y la subyugación del otrora imperio Español contra todos los países del sur y Centroamérica, no podía ser más exacta su visión de futuro para aquel momento que le toco vivir y sufrir. El modelo de integración planteada por los lideres progresistas de nuestra región, liderado e impulsado por el comandante Chávez, quien plantea y promueve la idea de desarrollar  esta integración,  fundamentada en la ideología Bolivariana y robinsoniana, expresada en las propuesta de integración solidaria, tomando en cuenta las asimetrías existentes entre los diferentes países que la conforman con un peso político más que económico y respondiendo a la idea de la multipolaridad, enfrentada a las pretensiones unipolares del imperio. Nos favorece para este propósito: la favorable correlación de fuerzas expresada en la mayoría de gobiernos progresistas que los pueblos se han dado en nuestra región, la creación y fortalecimiento de organismos de integración multilateral de nuestras regiones, como el Alba, Unasur, la Celarc, y Mercosur y por último el tremendo potencial de recursos energéticos, hídricos , de biodiversidad de que dispone nuestra región y la respetable cifra del producto interno bruto global de nuestras economías.  ¿Que nos obliga a la integración?: las crisis sistémicas de las economías neoliberales, que en su desesperación por superarlas apelan a las guerras y conspiraciones para apoderarse de los recursos energéticos, y los mercados de las economías emergentes, la situación geopolítica actual con el reacomodo dirigido por las economías imperiales, en contra de los países subdesarrollados a quienes quieren seguir subyugando, la defensa del medio ambiente, para garantizar la vida en nuestro planeta a las generaciones futuras, el desarrollo humano como elemento fundamental del progreso sociocultural de nuestros pueblos, el reforzamiento de nuestra concepción nuestroamericana, de plena identidad regional apoyado en nuestra historia y nuestras raíces indo-afroamericana. Todo este concepto apoyado en la ideología Bolivariana e indoamericana.

El momento histórico nos llama a estar presente, y a participar como soldados en las batallas actuales y por venir;  el campo de batalla nos llama el próximo 7 de octubre con las armas del voto y la conciencia, es la próxima gran batalla de las muchas que nos tocara pelear, el camino no es fácil y la lucha será constante. ¡Hagamos patria! De nosotros depende que Bolívar no halla arado en el mar; lucharemos y venceremos!!!


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2035 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Jesús Moreno


Visite el perfil de Jesús Moreno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a147931.htmlCUS