Días como navajas

Mentiras acaudaladas

La acaudalada política  muda de aires según los intereses del momento, también de acuerdo al lugar donde se hable o se camine. Las astucias del político burgués le permiten casi siempre las más insólitas mutaciones. Son como plastilina,  siempre moldeándose a las circunstancias sin dejar de ser lo que son.

Hoy saltan charcos en un sector popular y mañana lucen orgásmicos ante una asamblea de empresarios, o en una inefable  visita al narco paramilitar de Uribe Vélez. O, simplemente, menean la colita  con entusiasmo ante los intereses de las transnacionales financieras.

Pero la gente no es la misma  y entiende   otras visiones.  Se regala el tiempo de la suspicacia. Ya no depende exclusivamente de   la neblina mediática  creada por la voluntad política y económica de los grandes conglomerados de medios. La sabiduría popular hace rato dejó de ser un mero receptor y se activa  libremente  generando un protagonismo inédito.

En virtud de ello,  en la Venezuela que somos ya no pueden manejarnos a su antojo.  La población se inclina a desenvolverse con mayor autonomía y en lo cotidiano puede constatar quienes son los verdaderos mentirosos y tiranos.  Por eso les resulta tan complicado a la derecha  persuadir a la mayoría popular  que el presidente Chávez es un autócrata opresor.

Los medios privados,  en especial las poderosas televisoras,  se agotan desesperadas en el intento de imponer la visión sesgada de una presunta dictadura.  Negando  a la par, los éxitos del gobierno bolivariano y sugiriendo  que nada sirve. Y afirmando  aturdidos  que las políticas sociales del gobierno fracasaron. Como si la gente que de ellas se beneficia  viviera en el planeta martes.

Apuestan a  limitar la conciencia  y   exacerban  el individualismo enfermizo.  Tanto como los miedos absurdos  que son directamente proporcionales  a la disociación  estimulada por  sus poderosos carteles propagandísticos, los mismos que quieren hacernos ver la realidad a su modo y deseo.

Pero la conciencia política  popular es enorme. Y el pueblo puede mirar claramente lo que esta escondido debajo de la superficie. Lo que rebota en las cuatro paredes de la apariencia, Sabemos que, con su doble discurso, Capriles Radonski mienten con descaro,  y que lo hace sonriente, como si nada.

Por eso no les  funciona la estrategia casa por casa, diseñada para confundir  al elector de la sólida mayoría chavista. Y sigue prevaleciendo en el pueblo la comprometida lucidez de relegir al presidente. Somos un pueblo que no tiene tiempo para extraviarse.

Sin duda, el carismático liderazgo de Chávez  desbarata a fuego lento y sostenido  las aspiraciones oligarcas. Pero ellos no cejan en su empeño de confundir con el cuento del militar autócrata y el fracaso de la revolución bolivariana.  Solo resta decirles, dictadura un carajo, pendejos es lo que no somos.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1378 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a147900.htmlCUS