Otro de los grandes hombres venezolanos

La historia comienza en Italia a comienzo del año 1897. Un grupo de habitantes de un pequeño pueblo de la Isla de Elba ha decidido hacer nueva vida en nuestro país, Venezuela.  Uno de quienes parten para este país de gracia es un hombre joven,  músico, director de la pequeña banda musical del pueblo. Despues de hacer una larga travesía en un vapor trasatlántico hasta Venezuela, tiene que sufrir la penosa movilización a lomo de bestias desde el calor sofocante de Puerto Cabello, Estado Carabobo, a orillas del mar Caribe, hasta el frío agradable de las montañas de los Andes trujillano llegando al fin a la población de Monte Carmelo; lugar  que el grupo ha previsto sea su destino. Poco despues de establecerse este músico en una casa del lugar comienza a desempacar lo poco que ha podido traerse y así va apareciendo,  uno a uno, algunos instrumentos musicales que  cuidadosamente va colocando  sobre una humilde mesa del comedor. Al mes siguiente de su arribo a Montes Carmelo este emigrante llama a los pocos músicos que vinieron con él desde la lejana Italia, y recluta a otros del pueblo a quienes les comunica la decisión de fundar una banda musical, de manera que a los pocos días la casa de habitación de Don Tonino, nombre que la gente del poblado le asignan al musiú italiano,  se convierte en una ruidosa y febril escuela de música. Esta banda con el pretencioso nombre que le puso su director Don Tonino, Filarmónica de Monte Carmelo, comienza a hacer largas presentaciones públicas en 1904 constituyendo sus interpretaciones todo un éxito; y su conductor un incansable emprendedor artístico. Nadie sabe cómo, con las dificultades de transporte de la época y lo costos que representa movilizar al grupo, la Filarmónica comienza a realizar exitosas giras por los estados vecinos y poco a poco adquiere notoriedad.

Los esposos ANTONIO ANSELMI BERTI (Don Tonino) y DUILIA GARBATTI, entre sus hijos tienen una hija de nombre AILIE ANSELMI GARBATTI que se casa con MELPÓMENE ABREU, naciendo de esa unión: José Antonio, Dora, Jesús, Enrique, Beatriz y Ana Cecilia. JOSE ANTONIO ABREU ANSELMI, nieto de Don Tonino, nace el 7 de mayo de 1939 en la ciudad de Valera, estado Trujillo. Inicia sus estudios de música en la ciudad de Barquisimeto, estado Lara y luego se traslada a Caracas en 1957. José Antonio Abreu Anselmi, sembrador de ilusiones y de realidades es un hombre fundamental y determinante en el devenir histórico de nuestro país en los últimos 50 años; y se convierte en otro gran visionario que envía la Providencia a nuestra tierra. Músico de gran fe, fuertes convicciones y calor humano, ha sabido emprender una tarea que supera el horizonte musical y se inserta en el rescate y formación de la niñez y juventud venezolana. A los 35 años de edad (1975), se propuso concebir un proyecto en el que pudiera sintetizar y canalizar de manera ingeniosa y nacionalista la experiencia y los conocimientos alcanzados en el campo económico, gerencial, pedagógico y por supuesto en lo musical, vocación que se forjó en él desde la niñez; y es así como crea su obra cumbre. La historia de este otro gran venezolano será próximamente contada, resaltando su preocupación por la conformación del SISTEMA NACIONAL DE ORQUESTAS INFANTILES  Y JUVENILES DE VENEZUELA, una de las experiencias más notable de articulación entre el arte y el desarrollo social, formación musical masiva y de calidad; jamás antes vista en alguna otra parte del mundo entero.

[email protected]

  Agosto de 2.012


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1724 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a147718.htmlCUS