Para nosotros mismos…

Filantropía Política vs Misantropía Política

Filantropía es una voz de origen griego que la define como “amor al género humano”. Es una concepción utilizada positivamente para referir la ayuda que se da al prójimo sin pretender una respuesta o algo en retorno.

Si aplicamos la filantropía a la política, necesitaríamos un caudal de elementos muy característicos de lo que debería ser y nunca es, entendiendo que en la dinámica política contemporánea en Venezuela, los cambios han sido tan rápidos que se ha dejado a un lado la mística organizativa donde el aspecto formativo ideológico definitivamente ha brillado por su ausencia.

En política, otrora, los experimentos concluían en lo concreto, pasando de la hipótesis a la realidad. Hoy asumimos la provisionalidad y como es acomodaticia, entonces procuramos dejarla el mayor tiempo posible, no hay “exigencia” para la consecución de metas u objetivos.    

De la exigencia,

“Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos”… Confucio

Pero… ¿Quiénes se exigen? Porque si hacemos filantropía política debemos exigirnos para “dar de sí, sin pensar en sí” como dicen los Rotarios.

Hoy hay muchos haciendo política pero buscando puestos, concejalías, diputaciones, alcaldías o gobernaciones…  ¿Y la formación revolucionaria, la entrega, el trabajo social, la exigencia?

Jorge Eliecer Gaitán, tan preclaro para su época decía: “Oídme bien: Revolución no significa demagogia y desorden, sino método, ponderación, equilibrio y avance. “El pueblo organizado con base en la defensa de sus intereses es superior a sus dirigentes”. Hablaba de “revolución fundamental”.

Misantropía es el antónimo de filantropía y envuelve una disposición habitual que se identifica por la antipatía ante el género humano. El misántropo rechaza las principales características de los seres humanos, es decir, una especie de sociópata; pero asume posturas hipócritas para conseguir prebendas. Estos sujetos misántropos son arteros y habilidosos, deslumbran encantando para hincar la ponzoña. 

Una canción interpretada por Francisco Pacheco rezaba: “La Cultura Popular tiene amigos a montones pero en ella se colean los zorros y camaleones”.

Internalicemos una misión basada en:

  • Incremento del voluntariado
  • Multiplicación de nuevos actores
  • Generación de mayor bienestar a la población
  • Responder ante nuevas demandas y presiones sociales
  • ¿Militante o activista? ¿Habitante o ciudadano?
  • Captación y Educación
  • Servicio comunitario

Si tomamos 4 de estos 7 puntos y los desarrollamos, hacemos patria…

Quienes acompañamos al Comandante Presidente Chávez es su proceso de transformación de la sociedad venezolana debemos dar dos luchas, una contra los opositores desalmados que en connivencia con poderosos factores económicos vende-patria quieren instaurar una plutocracia en la tierra de Bolívar; la otra, contra los misántropos internos quienes emulando al caballo de Atila, desolan.

¿En cuál de las trincheras te ubicas?  

Del hacer,

“Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes”… también de Confucio.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 981 veces.