Capriles ofrece un camino...tortuoso

Hay un camino, asegura el candidato de la derecha Henrique Capriles Radonsky. Lo que no dice es que ese camino, tortuoso y culebrero, fue recorrido por el pueblo durante las décadas en que Venezuela fue gobernada por gobiernos entreguistas al servicio de las grandes corporaciones que mediante la práctica del monopolio y el latifundismo, sumieron al país en la miseria mientras los partidos políticos obtenían jugosas ganancias en comisiones por los servicios prestados a la insaciable oligarquía criolla que se lucró de las riquezas del Estado.

La democracia representativa que nos vendieron, permitía la alternancia en el poder cada quinquenio entre adecos y copeyanos mientras que una supuesta izquierda era la comparsa de blancos y verdes. Esa democracia permitió y propició el terrorismo de Estado a través de la criminalización de la protesta que condujo a la desaparición forzosa y posterior asesinato de verdaderos luchadores sociales que ofrendaron sus vidas por la justicia social. Otros corrieron con mejor suerte, siguieron apostando por esas luchas con un discurso reivindicativo de los derechos del pueblo, e incluso como era de esperarse, a la llegada de la revolución bolivariana jugaron destacados roles en su promoción. Era lógico que así fuera, se avanzaba hacia el logro de los cambios sociales que tanto pregonaban: un sistema en el que imperara la igualdad, el respeto a los derechos humanos, la educación gratuita, la salud y la vivienda como derechos constitucionales y la garantía de el crecimiento económico soberano. Es decir, logros que hoy con orgullo muestra el ciudadano de a pie, principal beneficiario de la revolución socialista. Ellos por el contrario, simplemente saltaron la tablita.

Hoy los encontramos haciendo el papel de comparsa del candidato derechista y sus acólitos. Proclamando las “bondades” de las huecas propuestas electoreras financiadas por sectores oligárquicos criollos y foráneos, ansiosos de apoderarse de las riquezas patrias. Argumentan su postura con el descontento de un supuesto “excesivo culto a la personalidad del líder” o el más elaborado que exhiben al ser entrevistados: “es que en el partido no se dialoga todo viene impuesto a dedo. Yo tengo diferencias con el proceso porque se traicionó la constitución, como tu sabes, yo fui constituyentista”.

Y sin ningún rubor hablan de progreso, de reconciliación, de respeto a las instituciones, de la necesidad de retomar el camino…¿del brazo de Capriles, de Ramos Allup, Julio Borges, Leopoldo López, Mazuco, Simonovi, Forero, Antonio Ledezma, Manuel Rosales, Carlos Ortega, Enrique Mendoza o Ismael García y pare de contar. ¿Y a estos que le dio? ¿Sufrirán del síndrome de Estocolmo?

Solo falta que propongan el regreso de Carmona Estanga y de los autoexiliados de Miami y se les reciba con honores en Maiquetía. Yo te aviso chiruli! El pueblo en su infinita bondad es noble pero no pendejo, ya conoce ese camino que recorrió con el pesado fardo de la mentira de politiqueros y falsos luchadores como esto que solo buscan su beneficio a costa del dolor ajeno. Luchadores sociales en campaña por la derecha, lo que hay que ver…

Yo conozco al flojo aunque venga sudao!

  [email protected] 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1081 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Freddy Pérez


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /actualidad/a147486.htmlCUS