SB… despropiado


Viendo por tv el nuevo rostro de Bolívar, pensé que mi vieja profesora de historia doña Luisa Rodríguez de Parra Lugo se hubiera vuelto a morir al ver semejante hipótesis tratada como un axioma, que obvia toda la iconografía del libertador, las pruebas de sangre de la familia del mismo y la mascara mortuoria que se encuentra en Colombia del Libertador.

Es que es curioso que el personal que intervino en la interpretación seudocientífica por un programa de computadora, no supiera que no puede restaurar las partes blandas pertenecientes a un hombre de 47 años, tísico y con 25 kilos de peso antes de morir producto de haber peleado en 472 batallas, Cabalgando 123 mil kilómetros, más de la distancia navegada por Colón y Vasco de Gama juntos, Cabalgó la distancia lineal de 6.500 kilómetros, recorriendo 10 veces más que Aníbal, 3 veces más que Napoleón, y el doble de Alejandro Magno. Estos señores “científicos" omiten ciertos detalles que ni siquiera la antropología forense puede recrear a través de restos, sobre todo cuando nos presenta un Bolívar bien papiado con quijada de fuste a partir de una osamenta, un poco más y nos enseñan el eslabón perdido.

Quizás este nuevo rostro sea esa manía de querernos presentar a Bolívar como una ensalada racial, obviando lo más simple la iconográficas del pintor oficial del libertador el neogranadino José María Espinosa que acompañaba al libertador y cuyo trabajo es fundamental estudiarlo para ver el desgaste físico que experimentó tan colosal hombre.

Es bastante ligero e imprudente sobretodo el de afirmar que la” iconografía tradicional había deformado la imagen histórica de El Libertador para trocarlo en rubio”, obviando lo que es la realidad histórica y sobretodo la verdad, ya que nadie posee el derecho de obligar a establecer de forma permanentemente, una sola forma de comprender la realidad y menos la historia, sobretodo la nuestra que al parecer va a terminar en divulgar hechos que nunca ocurrieron, narrados por personas que nunca estuvieron allí y héroes deformados y reconstruidos "prêt-à-porter".


Particularmente a mí no me van a despropiar a mi Bolívar, a sus estatuas y sus cuadros con su valor histórico y artístico: el bolívar ese, tan solo es un cuadro más pintado por medio de un PC, tan libre como los cuadros de Charles Gill pero sin el arte de don Tito Salas.


Twitter: @cartorrealba

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1025 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Carlos Vicente Torrealba


Visite el perfil de Carlos Vicente Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a147388.htmlCUS