De reglamentos y campañas electorales

En marzo de 2010 publiqué un corto artículo titulado “El inoficioso reglamento electoral”, a propósito del instrumento legal que había elaborado el Consejo Nacional Electoral (CNE) para regular la campaña propagandística con miras a las elecciones parlamentarias que se realizaron en Venezuela el 26 de septiembre de ese mismo año. En dicho artículo me limité a señalar que el mencionado reglamento era innecesario e inútil porque, en realidad, lo que pretendía reglamentar era desbordado por la fuerza de los acontecimientos enmarcados en una feroz lucha que se libra en Venezuela, y que el CNE no tenía la capacidad para hacerlo cumplir, entre otras razones, porque no contaba con los mecanismos necesarios para reaccionar a tiempo y sancionar a los infractores. Dos años después, estamos ante una situación similar, sobre todo porque la diversificación de medios de información y comunicación, incluidas las redes sociales, hacen más complejo el panorama.

Más recientemente publiqué otro breve artículo, esta vez titulado “¿Para qué la campaña electoral?”, en el que señalé que la campaña propagandística que se iniciaría el pasado 1º de julio, simplemente iba a servir para que, en medio de un clima de bipolaridad política y, dando por ciertas las cifras de las encuestas publicadas, los dos principales candidatos presidenciales consolidaran sus respectivos objetivos políticos. De un lado, el candidato Hugo Chávez, para hacerse reelegir como Presidente de la República, para lo cual realizaría una campaña electoral de baja intensidad, sin mayores aspavientos, ya que cuenta con una gestión de gobierno bien valorada por una porción importante de la población venezolana, el aparato de gobierno y la maquinaria de los partidos políticos que lo apoyan. Del otro lado, el candidato Henrique Capriles Radonsky, para consolidar a escala nacional su liderazgo y el de su partido Primero Justicia en el mundo de los sectores de oposición, para lo cual haría una intensa campaña de recorrido de todo el territorio nacional.

A todas estas, el CNE continuará con los preparativos para las elecciones del 7 de octubre, los principales actores políticos seguirán en el cumplimiento de sus respectivos planes de campaña, mientras que los electores esperaremos ansiosos para acudir a tan magna cita democrática. Así que, nada nuevo bajo el sol.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 787 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a147323.htmlCUS