Chávez Encadenó a Capriles

Cuando gobernó al país, que fue siempre antes de llegar Chávez, la derecha nunca habló de ventajismo oficial durante las campañas electorales. La derecha tampoco habló nunca de posibles o reales fraudes durante comicio alguno. La razón para lo anterior es que si lo hacía se culpaba a sí misma, ya que era ella la única que cometía tales desmanes.

Ahora la derecha se la pasa llorando porque el Presidente Chávez utiliza las cadenas con fines electorales. Honestamente, no se entiende la razón esgrimida para tanto berrinche. Si usa el canal del estado acusan al candidato de la patria de actuar con ventaja al tener un canal a su disposición, como si el 2% de la teleaudiencia nacional fuese un peligro para el candidato chayota. ¡A menos que no sea el 2%! y como si no contara el candidato “flaquito” con toda una red de canales de televisión, estaciones de radio y diarios privados a su disposición.

Por otra parte las cadenas, al igual que cualquier otra alocución del candidato presidente, son atendidas mayormente por los seguidores de Hugo Chávez. Y de acuerdo a los seguidores y líderes de la campaña del candidato chayota, estos son minoría. De nuevo: ¡A menos que no sean realmente minoría!. Vamos a estar claros: las cadenas las ve y oye quien las quiera oir y ver, a nadie se puede obligar a escuchar a Chávez, de modo que es estúpido quejarse. Yo por lo menos no pierdo tiempo escuchando al candidato de la derecha que se la quiere dar de popular, porque me da pena ajena, y nadie me puede obligar a escucharlo. 

En realidad las cadenas a las que se refiere la oposición son las cadenas de amor con las cuales Chávez tiene atado a sí el corazón del pueblo venezolano, que son las mismas que sirven para atar al escualidismo majunche y a su candidato, la chayota flaquita, a su pasado servil y entreguista. Esas cadenas no dan lugar para mucho movimiento político y es obvio el que se les deteste.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1647 veces.