Capriles quiere ser presidente a troche y moche

Mamá: yo quiero que se quite él, para ponerme yo que, tengo la verdadera llave del futuro –aunque la cerradura no la encuentro- y, si me pongo a hacerle caso a las encuestas y al CNE: jamás la voy a encontrar con tantos egoístas que hay en este país que, no se compadecen de mí y de mis buenas razones de querer ser el futuro presidente y, que yo les juro por ésta -y se persignó- que no los defraudaré, aunque más de las veces tenga que, mentir, para poder hacerme entender y vean que, este esfuerzo que pongo en práctica todos los días por largas horas en pro de la mayoría del pueblo venezolano que no me responde, sumándose totalmente a mí –no es en vano. ¡No y no!

Papá: Cómo quisiera llegar a Miraflores en hombros –lo contrario de CAP que quería más bien que lo sacaran- de hombres y mujeres que sin menoscabo alguno me lleve a direccional a los cuatro vientos de la geografía nacional sin brújula de pretensiones de clase alguna que, lo demás lo hará sin ambages de preocupación: la oligarquía y sus medios y, el imperio que son mis bases firmes de sustentación política de este andamiaje vigoroso que nos pondría a girar con armonía como un satélite más dentro del neocolonialismo estructural que es estrujado geopolíticamente por el neoliberalismo mundial que está haciendo de las suyas en EEUU y Europa en la vía correcta del nada salvaje capitalismo.

Amigos todos –ya que hijos no tengo y, eso qué importa en el círculo de mi libertad- con toda la potestad del mundo a que tengo derecho a mantenerme ecuánime y (no escuálido como algún mal pensado haya supuesto) al igual que los deberes que por igual me están consagrados en la Constitución Nacional me facultan a gobernar aislado de la algarabía y de los trinos que estarán empollados en el corazón de mi risa que fructificados de futuro en cualquier momento alegrarán la vida en palacio: soñando con las montañas de cariños de ustedes como mis llaves del tiempo que vendrán a mí con su eco maravilloso de atenciones en la fecundidad de atribuciones de este servidor que deje la malcriadez para otros y, mi voluntad se mantendrá intacta sobre la niñez de mi vida.

Hombres y mujeres que no me quieren comprender y me esconden la llave de su candados, para que yo me pierda en la selva de sus malas intenciones, tengan presentes, que el futuro también es de ustedes y, que una mala equivocación puede torcer nuestro destino por una mala partida por igual que se quieren quedar con su pasado acuesta y, no quieren voltear a coger nuevos aires de grandeza y, recuerden con precisión milimétrica que el que vote por mí y después cuando muera lo espera un paraíso sin igual con todas las comodidades de la nueva vida incluidas y, el que vote por el otro, lo espera Satanás con los brazos abiertos de llamas aflictivas con un mal reposo y, como pueden darse cuenta que la diferencia es abismal entre pasado y futuro y, los mentirosos no tendrán camino alguno y serán colgados por jugar con la paciencia de los demás en árboles de condolencia sin nombres y, jamás tendrán mi perdón.

Sin pena alguna: Capriles despertó lleno de ira y tratando de preparar un discurso relámpago de inquietudes vacías a multitudes inconformes se había quedado dormido: saturado de cansancio y, en un viaje de varias torpezas recreativas sin parada se lanzó un discurso de dieciocho minutos que con ojos invisibles las palabras se escapaban del papel e Ismael García las iba recogiendo: una a una, para lanzarlas en público en el año 2019 cuando a él le toque meterse a la oposición en el bolsillo izquierdo de sus ganas...

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 947 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US N /actualidad/a147117.htmlCUS