Nos entrampamos con viejas tácticas

La derecha venezolana en su afán por revertir el fiasco que representa su famélico candidato, paralelamente ha elaborado un guión perturbador tratando de trastocar sectores institucionales de nuestra nación, como es el caso de involucrar al componente castrense a la diatriba electoral por ellos planteada. Ese “puntual” mensaje dirigido al componente de las FANB con el cometido de “sensibilizarlas” en su institucionalidad, es solo una muestra de la manera reiterativa han realizado y seguirán haciendo su manido trabajo.

Los asesores de imagen, desestabilizadores y hasta artísticos de Capriles le han “chuleteado” la manera de cómo debe ser su actuar callejero y mediático, haciendo énfasis en dirigir sus insidiosos mensajes de manera puntual como en el caso ya comentado y con todo el desparpajo del mundo forjaron un documento que amerita una seria investigación. Están utilizando el viejo método de propaganda del infame Paul Joseph Goebbels y con diferentes manipuladores de oficio internos como la Cofradía Católica empresarial Venezolana, sus colegas de FEDECAMARAS y CONSECOMERCIO y por su puesto el destiladero cloacal de los medios privados, muchos de ellos financiados con dinero proveniente de las arcas del PSUV (y nuestro aporte solidario mensual) “justificado” por aquello de que son los que mas leen, oyen y ven los venezolanos, es decir le pagamos el raiting para que despotriquen sobre la revolución, el Gobierno Bolivariano y nuestro candidato de la patria, el Camarada Hugo Chávez. En el exterior con la viajera apátrida de María Corina Machado malponiendo nuestro gentilicio en el desprestigiado “reino” de España, el narcobandolero de Uribe (santificado por el cura malandro ganadero Palmar) haciendo público su compendio anti-Chávez, la gusanera cubana con permanente actividad, la izquierda conservadora internacional (como el vicepresidente de Uruguay que tiene en la mira a Pepe Mujíca) y el imperio totalitario del norte. No es poco el trabajo y si muchos los enemigos de este proceso.

Los financistas de Capriles quieren aumentar su centimetraje mediático provocador azuzando lo que ellos consideran que les puede generar perturbación a la psiquis del venezolano. Diariamente sacan encuestas sobre un eventual empate técnico o subida en alza de la aceptación de Capriles en los sectores populares, informan sobre el supuesto descontento de nuestras fuerzas armadas, achacan cada gota de sangre y cada gramo de droga que se origina en los estados mas poblados (Táchira, Miranda y Zulia) al Gobierno Nacional, es decir, intentan crear zozobra y angustia mental en nuestra población. Pero, pretender que esta avalancha de terror no asusta a una parte importante de nuestro pueblo, es caer en el juego del triunfalismo fácil, olvidándonos del fallido llamado que se hizo para aprobar el referéndum constitucional del 2007. Por otro lado, nuestro arsenal mediático para confrontar todo esto, se recrea y entretiene muchas veces en hacer mofa de la estúpida personalidad de Capriles y no tratan de contrarrestar todo esto con las verdades logradas que hoy nuestro pueblo disfruta y que se pueden perder. Es decir, no transmitimos bien, el bienestar nacional. Coño, así no podemos.

Aunado a esto, muchos logros de la Revolución e iniciativas tangibles propuestas por el Camarada Hugo Chávez se quedan en correos o informes institucionales internos de organismo y empresas del estado, por aquello de que esta información debe ser “aprobada” por los jefes autorizados, cuando deben ser del dominio público, del dominio del pueblo porque son propiedad de el. Siempre parto de un odioso principio, la derecha hace su trabajo que es desestabilizar, el nuestro debe ser impedir que lo hagan. Cada voto cuenta en esta nueva batalla de una guerra total. Cada voto camaradas.

Tenemos una gran ventaja, un gran candidato que esta por encima de nuestras falencias que hasta el insufrible Uribe manifestó que “…la persona de Chávez ya trascendió en un movimiento que tiene vida propia y que será imposible de detener”. Pero este todoterreno no puede estar solo ante tamaña odisea, porque cada uno de nosotros es Chávez y debemos actuar con esa energía en estos apremios y que este 7 de octubre sirva para terminar de hacer aquella tarea que quedo inconclusa después del golpe de estado de abril del 2002, decantar tanto a lo interno del Gobierno Bolivariano, como dentro del PSUV aquellos individuos y grupúsculos de poder, que empantanan y son un lastre para el proceso que este pueblo emancipado asumió.

Hasta aquí, por ahora.



Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución.



Ing°

[email protected]

[email protected]

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 658 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a147057.htmlCUS