¿La izquierda de hoy cambiará algún día este mundo?

Han transcurrido tres décadas, desde que el comandante Chávez pronunció: el “…por ahora…” esa declaración alertó, despertó y hasta creo una esperanza de cambio no sólo en Venezuela; sino también en todo el planeta tierra. En aquel momento Chávez se enfrentaba a una bestia implacable, capaz de acabar con la humanidad con tal de preservar una economía netamente capitalista, la cual el Papa Juan Pablo II la calificó en su momento de “Capitalismo Salvaje”. Esa economía de grandes desigualdades pero con un poder político de colosales dimensiones, está preparada hoy para arrodillar y desaparecer del mundo político a cualquier corriente llámese progresista, socialista, izquierdista o simplemente que no este alineada con el poderío soberbio. Esa locura, ejercer la política del terror, y en su momento de más apogeo tenía atemorizada a la izquierda del mundo; pero llego el comandante Chávez y la retó. A ese monstruo imperial, comandado por los EE.UU. Chávez le latió en la cueva a finales del siglo pasado cuando les ganó a los pitiyanquis la elección presidencial en diciembre de 1998.

Chávez, inicia su primer periodo presidencial convocando al pueblo venezolano a cambiar de raíz todo el modelo político de los últimos cuarenta años en Venezuela, a través de la nueva constitución de 1999. Esa intrepidez del comandante Chávez indignó de tal manera a la oligarquía criolla que le dio un Golpe de Estado en abril del 2002, porque para ellos sólo existe la opción imperial: “El Capitalismo”; pero allí, en el trabajo político del Presidente Chávez se evidenciaba que todavía no había llegado el fin del “Modelo Socialista”. Muchos sabios del momento calificaron esta acción estatal de quijotesca, desestimaron al presidente Chávez porque para ellos era un simple militar golpista, un teniente coronel ignorante de los procesos políticos mundiales. Bueno, se equivocaron, porque ellos no tenían en cuenta, que el Cdte. Chávez había sido un instructor eficaz en la Academia Militar de Venezuela de los futuros oficiales revolucionarios y bolivarianos. Eso se evidenció el 12 y 13 de abril de 2002 cuando los soldados patriotas salieron con el pueblo bolivariano a rescatarlo de las garras del imperio norte americano. Además, había cursado estudios en ciencias políticas en la USB y sabemos lo estudioso que es el comandante en diversas materias. Aun más, tiene una capacidad discursiva creíble, capaz de transmitirle las ideas revolucionarias a un pueblo ansioso de participar y ser protagonista de un proyecto socialista bajo la conducción de un líder patriota. Aclaro, “patriota” porque Chávez es un líder laborioso, incansable, exigente, crítico y autocrítico, que no le gusta hacer las cosas por hacerla cuando se trata de la patria.

Ahora bien, les digo todo esto, para señalar que el Presidente Hugo Chávez tiene la suficiente moral política para instar a los movimientos progresistas de la izquierda latinoamericana, a profundizar el plan de acción para impulsar un verdadero cambio mundial. También, él tiene la autoridad legítima como líder mundial para exigirles a los dirigentes de la izquierda internacional a ser activistas permanentes y no irse a sus lugares de origen a convertirse en sujetos pasivos. ¡NO! Por tal motivo, Chávez alerta: “…la cuestión política pasa por la izquierda pero tiene que ir más allá de las izquierdas…”, y cuando dice: “ir más allá” les pide: “…hay que crear condiciones materiales y espirituales para crear el mundo nuevo…”. Y digo yo: convertir la teoría en una verdadera práctica y en marchas.

En materia teórica, vimos y escuchamos al secretario general del Foro de Sao Paulo, Valter Pomar leer una extensa declaración con diez puntos específicos, de los cuales dos tiene fecha para la acción ¡Que bueno! Y de los cuales se desprenden las acostumbradas preguntas que siempre nos debemos hacer como individuos de izquierdas interesados en alimentar la propuesta y colaborar con la práctica revolucionaria que pide el Cdte. Chávez: ¿Cómo podemos ser verdaderamente efectivos para cambiar el mundo? ¿Qué acciones son urgentes para cambiar el mundo? Preguntas para la reflexión, porque los dirigentes del imperio capitalistas no se reúnen para gritar consignas y mucho menos para arengar a sus seguidores. ¡NO! Ellos buscan permanentemente formulas para actuar contundentemente. Ejemplos: el caso más reciente en el Paraguay. ¡No comen cuento! Otra muestra eficaz del poderío capitalista la tenemos en Europa (Zona del Euro). No dan su brazo a torcer. Además, amenazan y dan órdenes decisivas: Allí tenemos a la Sra. Hilaren Clinton amenazando a China y a Rusia porque no acatan las órdenes de apoyar la intervención en Siria.

En conclusión, los que se reservan el poder político mundial creen que las conquistas de la izquierda son anticuadas y sin relevancia para el mundo actual. Quizás tengan esa apreciación por las debilidades que han mostrado algunos gobiernos progresistas en este último tiempo, que no son contundentes a la hora de decidir o actuar y se convierten en presa fácil para sacarlos de las filas revolucionarias. Incluso, las organizaciones revolucionarias son vistas como clubes de cabezas calientes que sólo sirven para desahogar las arrecheras de los presidentes guapetones. Entonces,  pensemos en esto: Hay mucha información en el mundo revolucionario que tenemos a la mano para procesar y actuar con eficacia, y también tenemos muchos riesgos de fallar si no actuamos con convicción en contra del capitalismo.

Finalizo, la historia nos dice: “…los revolucionarios del primer siglo estaban convencidos de que se podía cambiar el mundo cumpliendo con ciertas acciones prácticas…” Al comienzo del siglo XXI nos peguntamos: ¿La izquierda de hoy cambiará algún día este mundo?

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 606 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a146500.htmlCUS