La “Dieta de Perucho” -Conde- es un ardid de Los Robertos para hacer reír a “Madonna Machado”

Chávez saludó a Madonna pero ella estuvo con su cara amará. Es por lo que Chávez –seguramente- llamó a Los Robertos y les dijo así:

_“Muchachos, Madonna está con una cara adusta que da grima, ni se ríe ni presta la batea y yo quiero que ustedes inventen una vaina para que ella se anime, es que creo que le va a dar una vaina y después van a decir que este réééééééégimen tirániko y despótiko es el causante”.

_Anjá, Presidente, -(retrucaron posiblemente los aludidos)- vamos a idear un tremendo réééééégimeeen dietético, bien bueno, y nadie mejor que Perucho Conde para que haga de Chef.

Es por lo que ahora Los Robertos se conjuntan con Perucho Conde para ir a una cuestión que denominan “La Dieta de Perucho” pero, en verdad de lo que se trata es de someter y arrestar a Madonna a tan brutal rééégimen.

Puesto que la gente alegre es bolivariana, sí Perucho hace reír a Madonna, es decir, la pone alegre, entonces los escuálidos van a decir que ella saltó la talanquera, es por lo que veo difícil, mas no imposible, la cuestión.

Perucho podrá argüir que, difícil es lo que podemos hacer hoy e imposible lo que puede hacerse mañana, pero la verdad es que esa mujer es bipolar, aparenta padecer desequilibrios electroquímicos en los neurotransmisores cerebrales, tanto es así que ella se muestra extremadamente adusta ante Chávez y extremadamente bochinchera ante Bush (del progreso) y hasta le pela las rodillitas como queriendo dar un piconcito.

Hacer reír a Madonna es privilegio exclusivo de Bush -jefe del eje del “bien”- no de Chávez –jefe del eje del “mal”-.

Cara de piedra y expresión de rabia (y sin siquiera un picón), en alternancia con cara risueña y las rodillas peladas, -ambas conductas extremadamente desproporcionadas respecto a la oportunidad, son síndrome inequívoco de una personalidad disociada y sólo curable a partir del acertado diagnóstico que no puede ser otro que el citado reééééégimen.

La vaina es que Madonna es enemiga del citado recurso, por la palabra que media; a pesar de las estupideces las palabras son buenas a veces, y es lo que ella debería asumir.

¿A quién no le gusta eso?

Yo creo que Madonna lo que anda es chinga por silvá, pero es testaruda, su problema está en el coco.

Yo lamento muchísimo no poder ver nuevamente el citado programa de Los Robertos con Perucho Conde porque el “Club de los Pobres” reanuda este domingo sus sesiones ordinarias de 5 a 9 pm y debo estar presente ahí pero, los felicito.

Los Robertos son unos muchachos muy educados. Eso sí, deberían rodar de nuevo la ruleta rusa, una vaina para uno esguañangarse de reír.



[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2395 veces.