Pildoritas 61 (año V)

Ni punto de comparación

Los actos del 10 y 11 de junio fueron una muestra que despejó cualquier duda en relación a las enormes diferencias entre un candidato y otro, el fenómeno que es Chávez y lo poca cosa que ha resultado el majunche con quien pretenden enfrentarlo, pero si aún quedaban dudas entre quienes desde los medios de la derecha pretenden erigirse en especialistas pronosticadores en editoriales y columnas de opinión, guiados solamente por su ceguera que les impide ver una incalculable obra de gobierno, en todos los frentes para cubrir las necesidades heredadas de quienes, pretendiendo regresar al poder se buscaron al peor conductor para manejarles lo que llaman "el autobús del progreso".

Dichos actos marcaron la enorme diferencia, no solo entre Chávez a quien incluso los necrófilos dieron por muerto y el autodenominado "flaquito", que ha resultado un fiasco y tendría que explicar cómo es que se desmaya tan fácilmente en sus marchas, sin mensaje porque es incapaz de trasmitir una idea con claridad, pero además sin programa, a diferencia de Chávez que no solo presentó el programa sino que el mismo está recorriendo en físico el país para que sea discutido y conocido por el pueblo.

Esos días fueron como un primer raund en el que el majunche tocó la lona

Lo de este 1ro de julio, fue como para tomar palco, por un lado un huracán enorme de pueblo, que en sus caras y actitudes demostraban alegría, amor, conexión, de esas que es difícil explicar como la que sólo se observa entre los pueblos y los predestinados, como lo que sucedía entre el nunca bien recordado Juan Pablo II y las grandes multitudes que le seguían, que no era una conexión cualquiera sino que se expresaba como con Chávez hasta llegar al llanto emocional; es precisamente lo que tendría que encontrar quien pretenda enfrentarse al Comandante de los pobres y que quedó demostrado e incuestionable el día de la inscripción ante el CNE. y se repitió en Maracay, en el más grade acto de masas que se recuerde en la historia política de este país y que otra vez contrastó con una estrategia errada de quienes le diseñan la campaña al majunche, al mandarlo a un pueblo eminentemente indígena y lo peor a decir que iba allí donde estaban los olvidados, demostrando otra vez su ignorancia al no darse por enterado que si no fuese por Chávez la etnias indígenas continuarían invisibilizados como lo estuvieron durante tantos años en que gobernaron quienes hoy quieren volver, y que los consideraban como escoria, sin ciudadanía y relegados de presupuestos y programas, y ahora hasta con representantes en los cuerpos legislativos, alfabetizados en su mayoría, dignificados en su hábitat, con las universidades abiertas, disfrutando de todas las misiones, lo cual al pretender negarlo en su cara, lo que nos hace es suponer que quienes le oían no eran nativos sino pueblerinos transportados, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados el majunche.
Así que lo del este 1ro. de julio fue el segundo raund en el que "el flaquito" tocó piso, algo que se va a repetir en toda la campaña cuyo desenlace ya está cantado, y no sólo por Chávez y sus comandos, sino por todas las encuestas que no son afectas al gobierno.

Por ello no hay punto de comparación entre una y otra campaña, entre una y otra estrategia y menos entre uno y otro abanderado por lo que anocheceremos el 07 de octubre con la ratificación del triunfo y amaneceremos el 08 con una celebración más, pero esta vez la mayor que se conozca, porque el triunfo va a ser también el mayor de todos.-

Decepción

Quienes hemos sido conquistados por el líder y sus mensajes, su ejemplo y sus incondicional amor por esta Patria, tenemos que reaccionar con desazón al ver como aquí en el Táchira reina la abulia y la falta de acción acorde con lo que demanda la necesidad de derrotar las pretensiones del majunchismo por mandato del imperio.

Dio rabia y frustración al recorrer el 1ro calles, avenidas y barrios y ver los postes de electricidad llenos de afiches del majunche y mazamorro y en el conocido "obelisco de los italianos" una enorme pancarta de dos caras en la que se pretende realizar el conteo de los días que ellos suponen faltan para su retoma del poder.

Es cuando uno se pregunta, ¿Dónde está la dirigencia del comando Carabobo que aquí debería velar por estar a tono con los requerimientos de la campaña que está plateada contra un poder económico muy grande y contra todos los elementos que el imperio puede utilizar y más aquí en frontera donde tenemos planteada una guerra anunciada nada menos que por el inefable Uribe de quien ya sabemos de lo que es capaz?

Es una lástima que aquí donde le entregamos el poder a lo más ominoso de la derecha, estemos arrancando dándoles ventaja y más porque aquí son poder y el reto el reconquistar lo que nunca debimos perder. por ineficiencia, por divisiones subalternas, por ser excluyentes.
Ojala y se tome conciencia y aun estemos a tiempo de estar a la altura de las circunstancias.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1066 veces.