Auditórium

El 7-O, ganar o perder


“La inteligencia fracasada, teoría y practica de la estupidez”

José Antonio Marina…

En la elección presidencial del 7-O, los comandos de campaña de cada bando esta vez son para grandes ligas; no hay cabida para chigüires y lengüeteros; el meterse a jugar con expertos, ya se sabe que se saldrá perdiendo por donde se metan, por lo tanto, el que se meta en este juego electoral, y se crean unos grandes ligas deben actuar de tal manera. En este escenario no cabe la idiotez política, ni la falsa ingenuidad.

Hay que partir con una realidad concreta; no de espejismos sino interpretando la correlación real de fuerzas con la que se cuenta.

A muchos aspirantes a gobernadores y alcaldes post 7-O, se les olvida la nueva correlación que saldrá ese día, y que se vislumbrará igual el 16-D del 2012, y el 16-A del 2013. No hay posibilidades reales de cambiar ese escenario. Para algunos necios, o como quieran llamarle, pero desde ya, es el principio de la objetividad.

En vez de estar diseñando estrategias, preparando candidatos, están cometiendo el ridículo error de pelearse entre ellos mismos; unos porque se creen unas “carmelitas descalzas” y representantes únicos de una oposición inexistente en la realidad; otros porque sin ser revolucionarios agarraron “la cola” y ahora quieren manejar el tren bolivariano; y aquellos que se creen los ungidos pero que no los respalda nadie, ni representan a su propia familia.

En fin, se verá de todo, pero el resultado será el mismo, un pleito entre perros y gatos; se repetirá la misma espiral electoral del político venezolano: al que solo le interesa su propio beneficio, aquellos cuyo modus vivendi es el de ser oportunistas, y dar declaraciones en nombre de liderazgos inexistentes con un número de seguidores que no van más allá de aquellos que los acompañan durante sus ruedas de prensa.

Muchos de estos neo-aspirantes se creen que el pueblo es pendejo para no saber realmente cuáles son sus intenciones, Independientemente de las causas que los motivan, la realidad a la que tampoco debemos negarnos es que en muchos de ellos está la responsabilidad de impulsar de una vez por todas una campaña electoral, de acuerdo a la proporcionalidad de la fuerza con la que dicen contar.

El pueblo venezolano necesita que las cosas funcionen como deben funcionar, hay otras preocupaciones más importantes para la población que la famosa elección del 7-O: la energía eléctrica con sus apagones, la inseguridad, el alto costo de la vida etc. Hay un mundo de problemas por el cual luchar, y dar las posibles soluciones, pero anunciando de una vez la solución a esos problemas, y no para seguir escuchando chácharas cagalitrosas, sueños frustrados etc.

A muchos de estos señores, si los revisamos, no creo que tengan autoridad moral para hacerle al pueblo falsas promesas electoreras. Julio César antes de cruzar el Rubicón expresó lo siguiente: ¡La suerte está echada! Seguir con el cuento del fraude, y otras barbaridades, es lo más absurdo que se puede hacer. Realmente, solo queda participar, ganar… o perder.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 950 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a146174.htmlCUS