Auditórium

¿Periodismo Pardo, Amigo Nicmer Evans?

“El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad”

  Aristóteles…


Comienzo de la cita:

Edgar Perdomo Anzola

Mi Estimado " amigo virtual”

Mis respetos.

Soy un lector diario de APORREA y devoro sus artículos de opinión.

En el año 1999 un amigo cercano al presidente Chávez me cuenta que fue testigo- junto a otros del MVR -  cuando se discutía de insertar en dicho texto lo de la información veraz y expresaron su desacuerdo al jefe de Estado. Chávez fue enfático y les dijo: " Yo quiero esa guerra con los medios, me interesa esa guerra, la voy a librar..."

A una década y un poco más de aquel momento se puede opinar al respecto. Le agradezco escribir pasado mañana 27 de junio con motivo de celebrar El Día del Periodista. ¿Cuáles considera usted son las fallas y aciertos en la guerra contra los medios privados del Presidente Chávez? Sugerencias de su parte para ganar la guerra. 

Saludos.

Juan Andrés Sánchez Gallardo

¡81 años y los que Dios me conceda!

Ciudad Guayana. Fin de la cita.

Este curioso correo lo recibí el pasado 25 de junio, no lo pensaba responder al igual que Nicmer Evans, quien también recibió uno igual, pensé que se trataba de una “concha e’ mango’, pero viendo su respuesta me decidí a dar la mía también. Y que sea el lector el que saque sus conclusiones de esta misiva, que me envió este amigo ‘octogenario virtual’, a quien le mando un fraternal saludo  a través de este medio digital. No haciendo mayores comentarios sobre el correo de marras.

Soy un profesional técnico de la ingeniería, y con una formación política ideológica en la izquierda cristiana latinoamericana; el oficio de periodista asimilado lo adquirí, después de realizar varios cursos de periodismo en Venezuela y el Exterior, y lo ejerzo a través de la opinión política más que todo.

Nicmer. El que se dedica a la política no puede ser enemigo de un periodista, pero la libertad de crítica ampara a todos los ciudadanos sin excepción.

El fascismo (las camisas pardas del nazismo), era un régimen totalitario, enemigo de la democracia, que confiaba en la violencia para eliminar a sus adversarios políticos, exaltando los sentimientos nacionalistas como elemento cohesionador de la sociedad.  Mussolini lo implantó de esta manera: con un partido de masas, el control del "dopolavoro", y el 'Duce'.

Yo espero que nunca en Venezuela un partido fascista triunfe, aunque algunos no subsanen su ignorancia ideológica,  y acusen al Psuv de ser un partido fascista.

Soy persona  que no ofende: las reglas de una democracia socialista  abierta requiere de una amplísima libertad de crítica. Pero hay límites que el periodismo consciente de su responsabilidad social no debe traspasar.

Es muy frecuente ver funcionarios del gobierno criticando a un periodista, pero la libertad de crítica ampara a todos los ciudadanos sin excepción. Porque la ignorancia, la mentira, la coacción y el miedo, son precisamente las condiciones óptimas para el ascenso del fascismo.

El pasado 27 de junio se celebró, en nuestro país  el “Día del periodista”. El Correo del Orinoco  el órgano de prensa surgido ese día. Era como una rara felicidad de aquellos tiempos, en que se podía decir lo que se sentía, y sentir lo que se quería, expresando el momento revolucionario que se vivía, en esa época independentista.

Bien vale una reflexión, más para los que escribimos en un periódico digital revolucionario, como www.aporrea.org . El ‘chavismo’ no puede seguir  avanzado como grupo económico en los medios de comunicación públicos, para ir transformándose en el principal multimedios hegemónico. Para que estos se mimeticen con empresas  de testaferros, socios y “amigos”, que tienen en los entes del estado venezolano, y con un control milimétrico de la abultada pauta oficial.

Los periodistas de la revolución están torciendo el concepto de “periodismo militante”, identificándose como propagandistas de las bondades del gobierno bolivariano, haciendo de ‘Globovision’ el enemigo principal a derrotar el 7-O, por eso la barrabasada jurídica del embargo del TSJ. ¿Que se busca la derrota electoral de Chávez, con esta medida?  ¿Quien seria el artífice de esta burrada?

Los militantes de izquierda, siempre hemos planteado que en las opiniones políticas del mundo moderno, no hay neutralidad ni objetividad posible, y esto incluye al periodismo por supuesto. Pero esto no quiere decir que todas las opiniones sean válidas, no. Los periodistas al servicio de las clases dominantes en los medios privados, o en los medios públicos, sistemáticamente deforman, y ocultan la realidad de la fuente de la información.

Los periodistas (entre los que me incluyo como asimilado) al servicio del pueblo entre los que se debe incluir los medios del PSUV, por el contrario, debemos dar la pelea por mostrar la realidad de la Venezuela  oprimida por el imperialismo, las consecuencias de las políticas erráticas del gobierno bolivariano, y las luchas del pueblo, no sólo por sus problemas cotidianos, sino para que triunfe una real salida revolucionaria este 7-O.

El periodismo militante tiene que ser una herramienta para la dirigencia que dirigirá a los millones venezolanos en el camino de la liberación nacional.

Esta opinión mía esta muy alejada del pretendido: “periodismo militante adulador baboso, y rastrero”, ni con las “denuncias” diarias  de la oposición militante.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1792 veces.

Comparte en las redes sociales