Chávez, REDES y Juan Barreto

Es posible, que el círculo más próximo sobre el cual anda o se mueve Chávez, no le hagaN ver ciertas situaciones, que no son fáciles para él verlas por lo cerrado de ese círculo. El intenso trabajo que realiza y la manera como atiende sus responsabilidades, tampoco le facilita tiempo para estar en algunos detalles del día a día del proceso. Siendo compresible esta situación, es muy bueno reconocer que esto no bloquea o neutraliza su olfato político y en algunas ocasiones nos viene con ideas y reclamos para pedir más apoyo a las propuestas que el proceso tiene. En su discurso de ayer, pidió a todo los involucrados en el proyecto (Ministros, líderes políticos, Diputados, Gobernadores, alcaldes) no abandonar la propuesta de empoderar al Poder Popular. Exigió atender esta propuesta, dándole mayor capacidad de respuesta política.

Hay situaciones que Chávez las dice abiertamente y otras no tanto. Las señales son a veces no muy seguras, pero cuando en un discurso recurre en más de tres ocasiones a un hecho, pienso que Chávez está enviando un mensaje. Ayer en el comienzo de su discurso mencionó a Juan Barreto y comunicó sin ningún reclamo, la existencia de un partido creado o conformado por Juan Barreto con el nombre de REDES. No estaba al tanto de esta iniciativa y eso que leo a Juan Barreto en sus artículos que publica en Correo del Orinoco y por Aporrea. Lo cierto es que Chávez menciono a REDES y a Juan Barreto en más de tres oportunidades en su discurso y en buen tono

Es igualmente cierto, que hace algunos años Chávez insistió mucho en la necesidad de unificar todas las fuerzas políticas en solo partido y trabajo fuertemente por esa posibilidad. Esta tarea creo algunas resistencias y probablemente apuraron masivos saltos de talanqueras que seguramente estaban pendientes. El tiempo ha transcurrido y conocemos de hechos que debo considerar para darla salida a esta reflexión.

Estamos al tanto, que el propio Chávez fue uno de los que más impulso la formula de sustituir al MVR por el PSUV. Es fácil recordar que la confianza que depositó en el PSUV, venía o se producían por una clara desconfianza en el MVR, que según sus opiniones había quedado rezagado en el tiempo. El PSUV fue un esfuerzo por superar las deficiencias y limitaciones que se habían incubado en el partido responsable de direccionar e impulsar los cambios. No estoy en condiciones para asomar una conclusión, de si Chávez está o no está completamente satisfecho con el trabajo del PSUV y si en estos momentos guarda o mantiene la tesis de cargar sobre los hombros del PSUV todo el peso y compromiso que supone el proyecto bolivariano.

Si revisamos el proceso de conformación del Gran Polo Patriótico (GPP), puede quedarnos la seguridad, que Chávez fue casi el más activo promotor de esa iniciativa. No se observó a muchos líderes del PSUV comprometidos o empujando esta propuesta de conformación del Gran Polo Patriótico (GPP). Entre esta animación de Chávez por la conformación del Gran Polo Patriótico y la modesta contribución que pudo adelantarse desde la Dirección Nacional del PSUV, hay tal vez, un cambio en Chávez sobre aquella idea original de una única organización para comandar el proceso de transformación política.

Las referencias sobre REDES y Juan Barreto la observé muy tranquilas, serenas, sosegadas y bromeo positivamente con ella. En mi mente no se apartaba la vehemencia con la cual Chávez alentaba la conformación de una única organización política para dirigir el proyecto. Viendo esto de esta manera, paso a la fase de especular un poco y expresar, que tal vez Chávez haya comprendido que la diversidad de organizaciones políticas apoyando y empujando el proceso, sea más que un problema una manera de salirle al paso a las contaminaciones que son imposibles de atender desde una única organización política. Es probable que hoy Chávez haya cambiado esa idea inicial y nos esté diciendo; miren que bueno que Juan Barreto impulsó la creación de una organización política cuadrada con el proceso. Vean su bandera y deténgase en sus colores. Si lo observaran notaran que los colores de REDES son distinto al color (único) del PSUV; no tiene rojo.

Me imagino a Chávez decirnos, es una buena iniciativa de Juan Barreto y la observo un buen síntoma de crecimiento. La diversidad y pluralidad política puede ser una especie de incorporación del principio de homeóstasis al proceso revolucionario para ir realizando los equilibrios que se requieren. Claro (continúo imaginado a Chávez decir) no es bueno tener muchos partidos, pero tampoco es saludable tener uno. La diversidad de movimiento tras una consigna y una propuesta de cambio pueden fortalecernos más.

Yo ahora digo: Bienvenido REDES y mucha vida activa al Gran Polo Patriótico. Es probable que desde estos frentes, venga más fuerza y creatividad para avanzar más seguro y rápidamente en el proceso bolivariano.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4203 veces.