El problema está en no creer en uno mismo

Venezuela y el socialismo necesario

Ante la realidad critica que se vive en el llamado primer mundo, nosotros en nuestra América nos hemos convertimos en referencia de mejoría y de solución para millones de seres a nivel planetario. Recientemente se conoce que son ya más de mil los jóvenes profesionales portugueses que se trasladan a Brasil en busca de oportunidades de trabajo. Y también del regreso de muchos inmigrantes que vuelven a sus países de origen, sea Bolivia o Ecuador desde España.

Las sociedades europeas, llámense Grecia, Italia, España, Portugal o Francia viven en estos días momentos cruciales, ya que buscando soluciones a sus grandes problemas de endeudamientos, los gobiernos de turno sin importar la corriente política con que se presentan ante sus pueblos, recurren a la formula liberal de que sean los que menos tienen los que paguen los ” platos rotos” de sus malos manejos económicos.

Solo que los tiempos son hoy distintos a los que prevalecían décadas pasadas, donde se podían esconder las razones de los fracasos reales; argumentando ser motivados a posiciones políticas o enemigos supuestos.

Venezuela es un claro ejemplo de ese gran laboratorio que es nuestro mundo actual, acá sucedieron muchas cosas que hoy son significativamente ejemplos de la crisis capitalista.

Tuvimos un Caracazo, tuvimos un alzamiento militar, y tuvimos la quiebra de los partidos del sistema, que ante la organización espontánea y decidida de un pueblo en torno a un nuevo liderazgo, el de Hugo Chávez ; recurrieron a quitarle el apoyo a sus candidatos que siempre se alternaban en la Presidencia…vimos cómo le quitaron el apoyo a una beldad, la ex Miss Universo IRENE … y de qué manera, eso lo hicieron los llamados demócratas cristianos; mientras sus socios los socialdemócratas, le cambiaron las llaves de la casa del partido a su candidato Alfaro U, quien de pronto se quedó sin ser candidato, Y en la calle.

Fuimos y somos testigo de unos políticos que gracias al despertar del pueblo venezolano tienen CASI imposibilitado volver a ser alguien dentro del poder nacional.

Digo CASI, porque vivimos en una campaña electoral desde hace algo más de 13 años de gobierno de Hugo Chávez, donde han habido más de 15 elecciones y todas han sido importantes, etc.etc. Desde ese año 1999 vivimos Enfrentados con los representantes del pasado y no ha habido tregua alguna para construir nada en calma.

Acá se realizan elecciones diríamos porcentualmente más de una por año desde 1999, y en aras de preservar la Unidad que nos permite ganar, para continuar cerrándole el paso al pasado. Chávez nos pide estar UNIDOS… Y ahí comienza la tragedia…ya que los revolucionarios debemos callar… y así sin querer le otorgamos cierta impunidad a los malos dentro del gobierno o en los estamentos de poder popular, (Alcaldías, Gobernaciones, o Legislaturas)

No permitir que se critique o que se diga algo públicamente sobre el partido PSUV, o de algunos ministros; es un error sin duda alguno, y es el causante que los que apoyamos los cambios tengamos un techo del 60 %, en las intenciones de los votantes.

Hay un estimado de casi 25 % de electores que están más cerca de la influencia del llamado Chavismo y que solo se arriman para definirse dentro de ese grupo, cuando ven que la reacción puede volver a gobernar, (aunque algunos chavistas sin partidos nos dicen que ellos los señores del pasado…nunca se han ido y siguen haciendo daño dentro de las instituciones).

Los chavistas sin partido, llamados por algunos los chavistas silvestres, ya que no se calan dirigentes digámoslo sinceramente no aptos y menos preparados para dirigir un proceso de cambios , algunos dentro de esa variopinta chavista, no son proclives a estar en unas organizaciones que mantienen estructuras arcaicas y no democráticas, parecidas a esas denominadas en el pasado estalinistas, por los métodos con que se comportan ante las críticas, o respecto alguna denuncia personal contra algún “jefe” etc.

Mucha de estas deficiencias por llamarlas de una manera, tienen una responsabilidad compartida en nuestro Presidente, debido a que lejos de ir creando una fuerte y decidida dirección con verticalidad y más producto de méritos dentro del proceso, que haya surgido de la organización desde las bases, lo que tenemos es una dirección donde casi o toda, está compuesta por funcionarios públicos, o representantes de organismos de libre elección, en pocas palabras todos cobran del sistema.

Por eso sentimos y notamos una dirección en cierto modo gris; sin respuesta oportuna ante los problemas que cada día normalmente surgen en cualquier país, de ahí que vemos existe realmente una deuda inmensa con los obreros, con los campesinos, con los intelectuales, con los jóvenes, con el Pueblo

Creo sin ser un experto en los análisis políticos, que hoy a raíz del problema de salud que tiene Chávez, y como buen lector de la historia y de los temas filosóficos, este pensando aceleradamente en consolidar el proceso bolivariano.

Nadie puede pensar en ser inmortal, y menos los revolucionarios. A pesar de que vemos y sabemos que muchos han caído y cayeron al creerse Dioses vivientes, son esos que se olvidaron de sus pueblos y emergieron al final de sus años como un gran obstáculo ante las necesidades de los cambios y las exigencias del mundo actual.

Por eso es muy buena y necesaria la CRÍTICA, y hacerla de frente y sin cortapisa alguna, ya que solo los mediocres o falsos revolucionarios son enemigos de esta.

Y lo más importante creer en uno mismo, las experiencias ajenas son bienvenidas cuando llevaron al triunfo a pueblos contemporáneos, pero nunca pueden ser aceptadas como recetas;

Tenemos unos caminos conocidos y reconocidos los venezolanos, además una historia plagada de valores de todos los tipos, y por la cual nos sentimos muy orgullosos, hablo por la mayoría de los que habitamos y nacimos acá.

Tratamos de construir un Socialismo nuevo, sin traumas, sin persecuciones y lleno de libertades, un socialismo democrático y participativo, donde se repartan las riquezas con equidad, con honestidad, con dignidad y respeto. No como esos viejos socialismo que pasaron a ser historia mala, que solo repartieron miserias y pobrezas.

Nuestro SOCIALISMO debe ser producto de creer en uno mismo. Solo así estaremos en la vanguardia de los cambios por un mundo mejor.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1823 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas