La Ley y la justicia son como dos primas hermanas que tienen mucho tiempo que no se visitan

Buenas tardes señor Grimau,


Acabo de leer su artículo “7 (siete) propuestas para la nueva Ley Orgánica del Trabajo" publicado en la web Aporrea. Me motivó escribirle unas breves palabras porque, aunque hay difundida campaña de propuestas para la nueva LOT, veo que se centra en unos pocos puntos álgidos como: retroactividad de las prestaciones sociales, la reducción de la jornada de trabajo, estabilidad laboral, prohibición de la tercerización, la organización sindical, etc., que si bien es cierto que son muy importantes, no menos cierto es que existen otros muchos vicios en la relación patrono-trabajador, que de manera solapada están amparados por actual LOT. En este sentido, es importante revisar con lupa hasta los más pequeños detalles en la relación obrero-patronal.


Le hago esta introducción por yo en la actualidad estoy en la etapa final de una demanda que introduje, hace aprox. 4 años, en los tribunales laborales contra la empresa Telcel, ahora conocida bajo la marca comercial movistar. Hay que estar dentro de estas grandes transnacionales para conocer de primera mano la explotación del trabajador, donde los representantes del gran patrón, llámese jefes, instituyen con asesoramiento profesional legal, la forma de esclavizar al trabajador de una manera sutilmente manipulada para que, además de saber que te explotan, les esté infinitamente agradecido por ser explotado. Las maniobras de los patrones para escamotear el pago de las horas extras son muchas y variadas. Son muy usados los mensajes subliminales como: “hay que cuidar el puesto de trabajo, Telcel paga muy buenos sueldos”.


A finales del 2011 la Sala Social del TSJ, en vista del recurso de apelación interpuesto por la demandada (Telcel), se pronunció sobre la decisión del Tribunal Superior Segundo que sentenció, después de haber probado y comprobado, que las horas extras que reclamo, realmente las trabajé. Palabras más palabras menos, el magistrado Omar Mora Díaz, en su ponencia, como presidente de la Sala Social del TSJ, expresó: “efectivamente, la trabajadora logró probar y demostrar que realmente trabajo las 4.553 horas que reclama, durante su tiempo (casi 10 años) en la empresa Telcel pero, yo no puedo obligar a una empresa a pagar tantas horas extras, aludiendo el artículo 207 de LOT.


Seguidamente, expresó que en vista de tal situación, solicitaba a las partes una espera de 10 días (que se convirtió en casi 30 días) para que la Sala Social en pleno decidiera cuál sería la sentencia ya que se declaraba, parcialmente, con lugar mi demanda contra Telcel. Después de la larga espera el TSJ publicó la sentencia, que es materia de estudio en la cátedra de postgrado en Derecho Laboral de varias universidades, por la cantidad de exabruptos que contiene esta retorcida sentencia. Yo he ganado pero  salí castigada con esta sentencia. Como yo logré probar que Telcel (movistar) es una empresa explotadora de sus trabajadores, el magistrado Mora premia a la empresa con el artículo 207 de LOT que en lugar de pagar la totalidad de las horas extras trabajas (probadas y demostrada), solamente pagará con suerte 923 y además calculadas de acuerdo a promedios y bajo las circunstancias precisas de la susodicha sentencia.


Concluyendo, el capítulo III “De las horas Extraordinarias de trabajo” artículos de 207 al 210 es imperativo se le haga una profunda revisión para establecer, claramente, sin dudas posibles como aplicarlos, sobre todo el art. 207, o por el contrario expresar, explícitamente, la prohibición de trabajar horas extras. La redacción ambigua del art. 207,  da para aplicarlo, conveniente,  siempre a favor de  los patronos  y en perjuicio de los trabajadores. 


Ganar en el TSJ una demanda por horas extras, se conoce en Derecho Laboral como “la prueba del diablo” porque es muy difícil probarlo, y esta servidora lo ha logrado a través de un honesto abogado, profesor de la universidad. 


Mi lucha por hacer justicia no termina, todavía no hay sentencia definitivamente firme, necesaria para solicitar una revisión de la sentencia en la Sala Constitucional de TSJ. Si le interesara conocer más en detalle este mi caso, la sentencia del TSJ  R.C. Nº AA60-S-2010-000198 y la inmediato anterior del Juzgado Superior Segundo Exp. Nº AP21-R-2009-001222.


“La Ley y la justicia son como dos primas hermanas que tienen mucho tiempo que no se visitan”


Le anticipo las gracias por el tiempo y paciencia para leer mi escrito.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1113 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas