El cuento de “Nuestro petróleo…”

PUES LA CINTA CRITICA EL ROL QUE HA JUGADO LA NUEVA PDVSA POLÉMICA CRÓNICA DEL DOCUMENTAL QUE GENERÓ DESENCUENTROS ENTRE REVOLUCIONARIOS

Para el ministro de Cultura, Francisco Sesto, la cinta es una muestra de “amarillismo intelectual”

Para su director, Gabriele Muzio, el film busca estimular la contraloría social en los asuntos soberanos.


El pasado 4 de marzo se estrenó en la Cinemateca Nacional el audiovisual Nuestro petróleo y otros cuentos de los videastas italianos Gabriele Muzio e Elisabetta Andreoli y el anglo-francés Max Pugh, el cual contó con apoyo financiero del Conac. A partir de entonces la cinta generó confrontación entre sus coproductores. Por un lado retiro del respaldo institucional por parte del ministro de Cultura y críticas de editores e intelectuales defensores del proceso revolucionario; por el otro, los realizadores europeos denunciaron en carta pública al ministro Sesto, su intento de censurar la proyección de estreno y en declaraciones a la prensa, el tratamiento desigual en medios que se dicen alternativos y pluralistas como Aporrea.org o Encontrarte y más aún de parte del canal de todos los venezolanos, Venezolana de Televisión.

Grabado entre noviembre y diciembre de 2004 y parte de enero de 2005, Nuestro petróleo, hace un recorrido histórico de la actividad petrolera venezolana, poniendo el acento en la política geoestratégica del país, así como en “los costos humanos, sociales, ambientales” que el negocio energético genera y sus alternativas posibles para “la Venezuela del futuro”. La cinta critica el rol jugado por la nueva Pdvsa. Con el propósito de contribuir a que el lector comprenda mejor lo sucedido, ofrecemos las visiones de las partes, así como una descripción de importantes escenas de esta película, no sin antes advertir que se trata de un resumen.

Pozo muerto. Valiéndose de la edición, en la primera parte se contraponen escenas de viejos noticiarios donde se recrean los inicios de la Venezuela petrolera, la llegada de ejecutivos de las transnacionales al Zulia, enmarcados en el lujo y confort del Hotel del Lago de los sesenta así como del recinto hoy día. Ésto lo intercalan con tomas del documental Pozo Muerto (1968), el testimonio actual de uno de sus realizadores Edmundo Aray y de otro extraído de esa cinta, dado por un obrero que entonces reclamaba nuevos cupos de trabajo. Retornan al presente, para mostrar la protesta de unos trabajadores petroleros que denuncian la venta de puestos de empleos por parte de sindicalistas zulianos.

Costa Oriental. Se enfoca un mapa de Venezuela, el recorrido de Maracaibo a la Costa Oriental del Lago, deteniéndose en Lagunillas, sus palafitos y pobladores. Erika Chirinos da su testimonio sobre el impacto que ha tenido en su salud respirar los gases de una planta petroquímica cercana a su caserío. Traslado al Hospital de Cabimas donde el Dr. Pedro García reseña la estadística de “tres casos por mes de niños anencefálicos” (sin cerebro) a causa de la emisión de estos vapores. Caso tres, la reubicación del poblado El Hornito Viejo, presentado por Jorge Ginestroza (profesor universitario) y Nely Chiquito, líder vecinal de esa comunidad quienes denuncian el delito ambiental cometido a lo largo de varias décadas por Pdvsa en esa zona y la aparición de enfermedades degenerativas en muchos
horniteros. Se pasan escenas de otro audiovisual hecho en el sitio en 1991.

El carbón y los wayuu. Nueva toma del mapa para ubicar al espectador en el Municipio Mara zona carbonífera en explotación, cercana a la Sierra de Perijá. Le siguen imágenes del asentamiento de los wayuu de Cachirí. La cámara acompaña a un grupo de wayuu hasta una hacienda privada ubicada en San Miguel. Su dueño les explica sus intenciones de vender aquellas parcelas ricas en carbón, a la par que reserva indígena, a las concesionarias respaldadas por Carbozulia. Llega una cuadrilla de la Guardia Nacional, uno de los oficiales dice a cámara “No grabes, hazme el favor”.

Aparece letrero “grabación escondida”. El oficial describe a una de las presentes la situación de riesgo en la que se encuentran al transitar una zona donde puede haber “terroristas” e incluso señala que alguno puede estar allí infiltrado. Luego se contraponen visiones de la líder wayuu Ángela González y del ecologista Lusbi Portillo, con lo planteado por Hernando Torrealba, alto ejecutivo de Carbozulia. Se pasa un extracto del programa Aló presidente donde el presidente de Corpozulia, General Carlos Martínez, anuncia al mandatario Hugo Chávez la generación de dividendos por el orden de 20 millones de dólares a partir de las contrataciones de empresa estatal minera, los cuales serán destinados al fondo regional.

La orimulsión. Aparece el General Raúl Baduel, Comandante General del Ejército, exponiendo la necesidad de hacer un debate nacional sobre el tema energético, de discutir alternativas al negocio del carbón, como por ejemplo la orimulsión, opción que también es defendida por ingenieros de la nueva Pdvsa, Pedro Coronil, Carlos Calderón, Orángel López consultados en el complejo de crudo extrapesado El Morichal, en Monagas.

Luego Alberto Morante destacado en Punta de Mata, dice que una forma de fortalecer el dominio popular sobre lo energético, es permitir que a los trabajadores de la Pdvsa participen activamente en las discusiones de sus planes de negocio y especialmente de su contratación colectiva. Luego ruedan imágenes de archivo de las firmas de convenios (diciembre 2004) entre el gobierno y las transnacionales estadounidenses, españolas y chinas, destacando el caso de la explotación de la Plataforma Deltana sostenido con Chevron Texaco.

Al cierre Tucupita. El último relato es el de pobladores del sector Yakariyene en Tucupita, justamente en el Delta del Orinoco.

Uno de ellos es cuidador de las maquinarias de un quemadero de basura, donde se observan indígenas que viven del reciclaje de desechos. Su pedido es a las autoridades para que finalmente llegue la asistencia a sus coterráneos prometida en distintas campañas electorales. Al cierre toda la pantalla se convierte en un breve letrero que dice:
“Para dar respuesta a las inquietudes planteadas por la gente que nos habló se solicitaron entrevistas al presidente Hugo Chávez Frías, al ministro Rafael Ramírez, al ministro Alí Rodríguez, al ministro Jorge Giordani y al embajador Bernardo Álvarez.

También se solicitaron entrevistas a la Chevron Texaco, Exxon Mobile, Shell, Total Fina. Nadie nos respondió”. No se dan más detalles.


"intimidación sí existe, hasta el punto que se ve un oficial que está exigiendo el nombre de las personas presentes”


FICHA TÉCNICA
• Realizadores Elisabetta Andreoli, Sara Muzio, Gabriele Muzio y Max Pugh.
• Asistencia de producción Leocenis García.
• Producción Gattacicova y Yeastfilms.
• Versión original en español.
• Duración 80 minutos, enero 2005


MINISTRO DE CULTURA FRANCISCO SESTO

“No hubo honestidad intelectual ni tampoco profesional”

El Ministro de la Cultura, aceptó romper su silencio público en torno a lo acontecido con el audiovisual, y así dejar clara la postura oficial del Consejo Nacional de la Cultura, ente que a través de su Dirección General de Cine aportó 60 millones de bolívares, con base a una sinopsis que según él no se corresponde con la cinta estrenada. “No hubo la suficiente honestidad profesional, en el sentido de reglas claras del juego, de transparencias en las intenciones. De esta experiencia aprendimos que de ahora en adelante exigiremos el guión con mucha precisión a quienes soliciten financiamiento estadal para audiovisuales”.

A su juicio tampoco hubo suficiente honestidad intelectual, pues hay una “manipulación evidente de la realidad”. Se refiere a la forma como fueron expuestos los testimonios de estos venezolanos afectados social y ambientalmente por la explotación del petróleo y el carbón. Califica de “amarillismo intelectual” por ejemplo “cuando enfocan a unos militares en un municipio del Zulia, relativamente cerca de la frontera, como encuadran sus armas, que portan lógicamente pues están en servicio de resguardo, queriendo insinuar que los militares son represivos por naturaleza”.

El titular de Cultura no quiso ahondar en este aspecto relacionado a lo técnico. Recordó que los editores de la publicación digital Encontrarte habían detallado suficientes razones. Vale recordar que el primordial señalamiento fue el querer “imponer una visión parcializada de la realidad manipulando imágenes”.

Replica Sesto que es absurdo desconocer que toma tiempo “construir una realidad de equidad y justicia, de desarrollo económico y de relación humana distinta”, cuestión que hacen en Nuestro Petróleo. Aclara además que nunca intentó parar la proyección de la película en la Cinemateca, recordando que si se lo hubiese propuesto no hubiese quedado en intención. “Simplemente no asistí a la función y por tanto no hubo la presencia institucional del Ministerio. Lo demás son habladurías”.

Finalmente, comentó que no sólo el Conac pidió retirar su logo de la presentación de Nuestro Petróleo, otras personas que fueron entrevistadas para el documental,han expresado públicamente su desacuerdo con su contenido y han pedido a sus autores quitar su nombre de la lista de créditos.De igual manera, se mostró partidario de la actitud de reserva que ha tenido Venezolana de Televisión (Canal 8), ante la solicitud de los realizadores de transmitir el audiovisual. “Tú tienes una programación y una visión de las cosas y tratas de hacerla plural, pero no todo tienes obligación de transmitirlo”.



DIRECTOR DEL DOCUMENTAL
GABRIEL MUZIO
“Es una herramienta para el empoderamiento de las comunidades”

Gabriel Muzio, director de la película, no duda en confirmar lo expresado en la carta pública escribiera al Ministro Sesto: Nuestro Petróleo busca ser un instrumento para “el empoderamiento de las comunidades”. Justifica la amplitud de temáticas presentadas en la cinta y por tanto el riesgo de quedarse en la superficie, en el hecho de que el público que la ha visto se ha mostrado motivado a debatir sobre tales temas.

Afirma Muzio, que la idea de hacer un audiovisual que registrara la dimensión humana del petróleo en Venezuela, surgió en febrero del pasado año durante un viaje que hizo a la Costa Oriental de Lago. “Quedé traumatizado al encontrarme con un profundo y atávico abandono de las comunidades aledañas a la explotación de crudo”.

Ello a pesar de que en su anterior visita al país, en octubre de 2002 para la realización del audiovisual Otro modo es posible...

en Venezuela, representantes del movimiento “Pdvsa por dentro” algo les anticiparon sobre aquellas problemáticas.

Fue precisamente esa primera cinta, grabada seis meses después del intento de golpe de Estado y en la que se muestra “un protagonismo real del pueblo en la aspiración común de construir un país diferente”, lo que les acercó al Conac dos años más tarde.

Reconoce que es la primera vez que reciben financiamiento de un ente público o privado, pues sus documentales han sido autogestionados. “El aporte del Conac cubrió poco menos de la mitad de los gastos”.

Sobre las acusaciones de que el documental incluye escenas manipuladas como la de los guardias nacionales en el municipio Mara, el videasta italiano se defendió diciendo que “la intimidación sí existe, hasta el punto que se ve un oficial que está exigiendo el nombre de las personas presentes. Se observan portando armas largas en una situación donde hay indígenas en actitud pacífica”, remata.

Advierte Muzio que este recorrido por el país, percibieron la agudización de contradicciones que no vieron en el 2002. “Algunas fuerzas que consideramos archivadas como los partidos políticos han cogido auge. Igual el poder del Estado está sustituyendo en algunos casos a la iniciativa popular, a través de mecanismos administrativos”. Señala que éstos y otros temas vitales para el cambio del país, están ausentes de la agenda de discusión de los venezolanos, lo cual atenta contra su protagonismo. “Sin contraloría social no puede haber revolución”. De allí el llamado que hace a los medios comunitarios y a las redes de televisoras del Estado para reforzar estos mensajes. “En el caso del Canal 8 están fallando terriblemente”, protesta ya que su documental aún no ha sido transmitido en la televisora de todos los venezolanos.




© Copyright 2005.
Cadena Capriles C.A.
Todos los Derechos Reservados






Esta nota ha sido leída aproximadamente 9868 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Documental El Petróleo y Otros Cuentos

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Documental El Petróleo y Otros Cuentos

Otros artículos sobre el tema Las concesiones para la explotación del carbón

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Las concesiones para la explotación del carbón