Carta al Ministro Rafael Ramírez

Morichal, 18 de Febrero de 2005

A : Ing. Rafael Ramírez
Presidente de PDVSA
De : Ing. Esmil Quijada


Asunto: Situación personal en la Gerencia de la Unidad de Producción de
Morichal (UPM) de PDVSA.

Estimado Camarada Rafael Ramírez,


Me dirijo a ti, impulsado por una angustia que emerge en mi conciencia como trabajador de la industria y como hombre revolucionario. Debo confesarte que no me anima otro propósito que no sea establecer la verdad, pues seguro estoy, te acordaras del viejo axioma : “ Solo la verdad es revolucionaria”.

Me ha resultado difícil conversar contigo, pues anillos burocráticos con intencionalidad negadora de la participación de los trabajadores lo han impedido; ante mi perseverancia en la necesidad de hablar contigo, Luis Pulido ( Gerente de Exploración y Producción Oriente) me ha expresado que tu le has dicho que acepte primero el traslado y después hablamos, cosa que no quiero creer; luego intente hablar con Luis Vierma ( Vicepresidente de Exploración y Producción PDVSA) quien me envío un mensaje de una manera informal, recomendando que me reportara ante mi supervisor inmediato. Este comportamiento me recuerdan las políticas del viejo Estado, sobre todo aquella nefasta política de “ Disparar primero y averiguar después”. Esta conducta es discordante con los verdaderos propósitos revolucionarios inherentes a la transformación de la industria.

Muchos de los trabajadores que desempeñamos un rol protagonico en la crisis de Abril-2002 y Diciembre - Enero 2002 y 2003, somos hoy perseguidos con el argumento de garantizar la GOBERNABILIDAD en la industria, larga es la lista….

Creo Rafael, que se está manejando el concepto de gobernabilidad de la PDVSA MERITOCRATICA; ellos la entendían como un autoritarismo tecnocratico administrativo donde el trabajador era “ Un convidado de piedra” , víctima sin derecho a nada. Parece ser, que no se ha entendido los cambios contenidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) que implican una transformación de la actual normativa existente en PDVSA, donde la disciplina respondían al autoritarismo y al chantaje.

La historia se desplaza en los rieles del espacio y el tiempo….y hoy en Venezuela vivimos tiempos de revolución y no hay revolución sin el papel protagonico de los pueblos en sentido general y de los trabajadores en sentido particular. Hoy, Rafael, la participación es el paradigma de todo cambio revolucionario y somos los trabajadores, incluyéndote principalmente a ti Rafael, los que debemos construir una concepción de la gobernabilidad acorde con lo establecido en la CRBV, pues sin la participación de los trabajadores serian como la estructura de las murallas de JERICO, que se derrumbaron al sonar de las trompetas. La GOBERNABILIDAD no se conquista con imposiciones autoritarias desconociendo la existencia de los trabajadores como el sujeto social vertebral del cambio en la industria. El autoritarismo burocrático administrativo no genera el consenso necesario como antesala de la legitimidad de la gobernabilidad. La disciplina es un valor supremo vinculado al interes nacional del nuevo proyecto de país.

Ahora bien Rafael, debemos abrir el debate que permita legitimar la participación como método y como objetivo, de lo contrario el desacuerdo entre los niveles de decisión y trabajadores crecerá y se expresará como una crisis de convivencia institucional, donde la contradicción obrero-patronal resucitará como en los viejos tiempos.

Mi situación laboral no es ajena a esta circunstancia de imposiciones tecnocraticas administrativas, pues criterios sustentados en comentarios infundados, la descalificación personal y la mentira, tuvieron mas fuerza que la verdad y la confianza y lealtad al proceso revolucionario. Quedaron atrás los tiempos gloriosos de la crisis de Abril y Diciembre y entramos en una coyuntura donde la virtud es reemplazada por el vicio y el talento por la mediocridad. Esto no indica cambios profundos a pesar de que es la hora de profundizar la revolución. Es necesario que comprendas que tengo legitimo derecho a una explicación y también a una justificación ante el cambio que se me esta imponiendo. No es arrogancia, no es soberbia, ni pretendo perpetuarme en un puesto: es un legitimo derecho que emerge del respecto hacia el ser humano; esto es lo menos que puede aspirar un trabajador en una sociedad revolucionaria; al menos que el pasado este castrando al presente y obstruyendo el futuro… y esto no seria mas que una estafa al proceso revolucionario y a la historia….

Necesito saber de que se me acusa o por qué se me persigue; mi gestión en su corta vida está abierta a una investigación técnica administrativa y también en el marco de la política de desarrollo social de la industria.

Se anexan documentos que sirven de soporte a mi gestión.

Atentamente,


Esmil Quijada


.CC

Trabajadores de PDVSA

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2675 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Esmil Quijada


Visite el perfil de Esmil Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a12163.htmlCUS