Los medios de comunicación privados son juez y parte en esta sociedad

Hace poco leía en un medio digital que: por “cacerolear” a un militar fue acusada la antigua presidenta de la Magistratura y fue sometida a juicio. Sin embargo, no se comentaron los hechos violentos que implicaron ese inocente cacerolazo, con el cual la prensa intenta justificar la actuación de esta señora durante los días del fallido golpe de estado en Abril 2002.

El “cacerolazo” que refiere el medio consistió en actos violentos y agresivos de un grupo de habitantes del sector encabezados por esta señora. Es decir, que un vecino agredido y vejado por una turba, que dice protestar pacíficamente, no tiene derecho a la defensa y estos vecinos agresores tienen todo el derecho de ofender y maltratar a otro ser humano, bajo el manto de la protesta pacifica, ¿Esa fue la ley que sancionó esta señora en sus tiempos en la magistratura?

Es decir todos somos inocentes aunque nos agarren en flagrancia…

Pero, eso si ¡No todos! Sólo aquellos a los cuales los medios de comunicación privados determinen, en consecuencia el COPP se aplicaría bajo los regimenes mediáticos, ellos señalarían cuales son las victimas y cuales los victimarios.

Resulta que ahora son victimas, según los medios de comunicación, todos aquellos periodistas y abogados que difamaron, vilipendiaron y acusaron de delincuentes a las personas allegadas al gobierno Bolivariano. Pero cuando estos periodistas y abogados, sin pruebas sustentables, ni las investigaciones pertinentes, emitieron juicios de valor y acusaron a las personas allegadas al gobierno estaban actuando en el ejercicio legal de su profesión.

No tenía conocimiento que el código de ética de estos profesionales les atribuía el derecho de acusar y difamar terceros, sin que ello implicara la responsabilidad de sus acusaciones si estas resultaran falsas a posteriori.

Seguirán los medios privados siendo juez y parte en esta nueva sociedad venezolana, defendiendo delincuentes, promoviendo mentiras, ocultando las verdades o trasmitiéndolas a medias y además sésgadas, infundiendo zozobra entre la población, promoviendo las divisiones sociales…..

Pero este pueblo aprendió a leer y a entender los mensajes y las informaciones, solo queda un pequeño grupo que no ha aprendido a leer, extrañamente profesionales, pero estoy segura que pronto abrirán sus ojos, y en ese momento, los medios que terminaran siendo las victimas de sus propias actuaciones……






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3160 veces.

Carmen García


Visite el perfil de Carmen García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.