Paráfrasis del diluvio venezolano

El diluvio para muchas personas, es concebido como: grandes inundaciones motivadas al deshielo de gigantescos glaciares existentes en el planeta tierra, sin embargo, para otros, desde la perspectiva espiritual, lo interpretan como el castigo de Dios a los hombres por la cantidad de maldad y violencia; en donde la lluvia se encargó de aniquilar la vida, la tierra de limpiar la corrupción existente, y donde finalmente, la unión del cielo y la tierra fecundaría a los hombres y mujeres para un nuevo nacimiento. La historia que narro a continuación, revela la última conversación entre Dios y Noé, antes que el Diluvio destruyera la vida en Venezuela.  Estando Noé encima de una colina, oyó una voz de trueno que le decía: Donde está el Arca que te mande construir? y Noé con mucha vergüenza le contestó: Señor, hemos tenido grandes problemas. Los permisos para talar árboles no fueron autorizados, ya que existe  una gran confusión con los decretos ambientales y con todo ese proceso de descentralización y de cambios de gobiernos; no se sabe si es un Instituto Municipal del Ambiente, o algún Ministerio a quien le compete la autorización. Las empresas de Cocchiola al saber lo grande que será el Arca, acapararon toda la madera y subieron exageradamente los precios, y cuando fui a la Oficina de Protección al Consumidor me dijeron que sólo cuentan con un fiscal para resolver todos los casos y para colmo, los organismos oficiales han inventado un impuesto que IVA y que prometieron que IVA, pero que no fue...; y por si fuera poco, el dinero que teníamos destinado para la compra de los materiales, que se encontraba depositado en el Banco Latino, tardaron mucho en devolverlo, luego lo depositamos en el Maracaibo y también lo intervinieron, finalmente lo llevamos al Progreso y solamente nos entregaron un cheque de gerencia que finalmente con este gobierno fue que pudimos cobrarlo. Los gremios y los sindicatos ordenaron una huelga general, hasta que se aclare lo de la Nueva Ley del Trabajo, y se logre un aumento salarial y el pago de las prestaciones sociales. Los carpinteros se dieron cuenta de la urgencia del trabajo, y pidieron además del bono nocturno, otras bonificaciones especiales y pago de riesgo por inseguridad. Los politiqueros y pseudos dirigentes nos amenazaron con boicotear la obra, a cambio de negociar un lugar muy especial dentro del arca. Y lo mas grave de todo, son las decenas de asaltos y robos que a diario se han ido incrementando en el Sector, por lo cual muchos trabajadores dejaron de venir. En tono angustiado, Noé, continúo su conversación con Dios diciendo: Fue imposible cambiar los bolívares por dólares para importar otros componentes de la barca, y como la obra que me encomendaste no es prioritaria para el país, no me dieron ningún cupo en CADIVI. Los barcos que llegaron de Brasil se quedaron atascados en el Canal del Lago de Maracaibo y los que fueron descargados en Puerto Cabello, pagaron un Impuesto al Lujo. Los transportistas realizaron una huelga por los altos precios de los repuestos y por los rumores del aumento de la gasolina y cuando finalmente logramos que una gandola nos transportara la madera, se encunetó en uno de los cráteres de la Autopista y un grupo de encapuchados que protestaban por la ley de Universidades en Bárbula la saqueó y luego la incendió. Los planos de ensamblaje que estaban archivados en Ingeniería Municipal, fueron vendidos por kilogramos a una empresa procesadora de papel y por ello, tuvimos que pedir unas copias certificadas en Rusia, la cual fue traducida al arameo por un musulmán y pasados en limpio por una colombiana y ya nadie los entiende... Los elefantes que llegaron son muy anchos y las jirafas mas altas de lo normal, por lo que habrá que modificar la puerta de la arca. Todos estos cambios, mas la tardanza de la obra y la criminal inflación, han elevados los costos y el presupuesto original se nos triplicó. Sin embargo, a los fines de impulsar la obra, realicé, varias reuniones con una Comisión Oposición-socialistas de la nueva Asamblea, pero no logramos avanzar nada, pues desde, lo ocurrido en la Torre de Babel, los distintos partidos y grupos, han confundido la comunicación; además han aparecido nuevos grupos políticos que quieren ser incorporados a las mesas de discusión y los partidos tradicionales se niegan a ello; hoy dicen una cosa y mañana deciden otra, hoy se unen y mañana se dividen; todo es sorpresas y un gran enredo. Cuándo me dispuse a llevar a los animales macho y hembra para la barca, lo realice a través de IPOSTEL, pero este Instituto entregó los animales en direcciones equivocadas; algunos animales llegaron en secuencias distintas a la programada, por lo que hubo que improvisar albergues provisionales; los alimentos almacenados empezaron a escasear, y hubo que amarrar a los animales separadamente para que no se comieran unos a otros... Señor, muchas veces traté de solicitar tu ayuda infinita, pero había tanta gente con tantos problemas tratando de hablar contigo, que estuve en lista de espera día tras día sin conseguirlo; por ello, contratamos los servicios con MOVISTAR, y las comunicaciones nos resultaron muy costosas. Con el inicio de las primeras lluvias, se inundó toda el área de trabajo, ya que todos los desagües y alcantarillados estaban totalmente tapados por descuido del Gobierno Municipal; tuvimos problemas con el agua potable, la cual viene por gotitas en la madrugada y con mucho barro y a esa hora no hay quien la almacene en los pipotes, y para colmo, la empresa HIDROLOGICA nos cobró la tarifa comercial mas alta. El Concejo me solicitó un cerro de documentos para actualizar el permiso de construcción de la obra y cada día añaden un impuesto nuevo. He realizado asambleas y reuniones con los CONSEJOS COMUNALES del sector y a la hora de solicitar su participación,  nadie presta ayuda y todos se hacen los locos;  los hombres-burros ya no pueden con tanta carga de trabajo; las mujeres-mulas están ocupadas con lo del narcotráfico; los hombres-osos de la parte alta están siempre dormidos o de reposo; las mujeres-ranas de abajo cantan en coro que ese no es su problema; las mujeres-hienas se burlan de la obra; los hombres-sapos se fueron a Washington a chupar medias, las mujeres-culebras sólo quieren arrastrarse y envenenar; los hombres-caimanes, hombres-zamuros y hombres-buitres en voz sarcástica me dicen, "cuanto hay pa' eso"; el resto de los hombres-animales dicen que ese no es su trabajo, y casi todos contestan que el trabajo es un castigo. Tu sabes como es todo esto Señor... Finalmente, ya Exhausto Noé, terminó la obra y entró con todos los animales en la barca. Entonces... el viento dejo de sentirse, las nubes oscuras comenzaron a esconder la luz del sol; un gran silencio se apoderó de toda Venezuela, solamente los animales percibían la gran desgracia que se avecinaba y asustados corrían sin saber donde esconderse; los hombres y mujeres sin darse cuenta de nada, continuaban viviendo de acuerdo a sus malos deseos y comían, bebían y se casaban... y cuando menos lo esperaban, vino el diluvio y él agua subió y subió hasta cubrir las montañas mas alta de la tierra. La gente comenzó a despertarse asustada, ya que el frío de las aguas cubrió sus cuerpos, los hombres, mujeres, y las bestias fueron uno solo, solidarios en su dolor; los segundos llenaron de agua los días y las semanas llenaron las cuencas de los ríos y la inmensidad del mar; las lágrimas de los hijos, se mezcló con el suspiro de los padres; aquella parte seca que Dios había llamado tierra se hizo una con el agua y no hubo diferencia. Los pueblos, los cultivos, los rebaños, las chozas, los palacios y los gobiernos, todo quedó sepultado bajo las aguas. Así murió toda la gente que vivía en Venezuela, lo mismo que las aves, los animales domésticos y salvajes, y los que se arrastran por el suelo; el tardío grito de desesperación del hombre se unió al aullido espeluznante del animal. Todo lo que había en tierra firme, y que tenía vida y podía respirar, murió... Entonces Dios, le dijo a Noé y a sus hijos:  “Ya no volverá a haber otro diluvio  que destruya a Venezuela, pero cambien de actitud, dejen de practicar la maldad, la corrupción, y la violencia; pues, así como pasó este diluvio, así pasará en los días en que regrese el Hijo del hombre cuando los elementos serán ahora destruidos por el fuego, y Venezuela con todo lo que hay en ella, quedará sometida al lago de azufre ardiente”.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1044 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a115725.htmlCUS