Auditórium

Chávez: ¿Qué le pasa a la revolución?

    “Piensa erróneamente, si quieres, pero en cualquier caso piensa en ti mismo”

     Lessing, Gottold Elhrain…
     
      Definitivamente el 26-S pasado no fue nada positivo para la revolución bolivariana. Señalándose un aumento de los problemas para el gobierno bolivariano en distintas zonas del país, y a distintos niveles. Simplemente resiste e intenta aguantar el temporal. El presidente Chávez intenta buscar caminos nuevos de avance al socialismo, en Venezuela; en Cuba ese modelo de socialismo se derrumba. El empeoramiento de la situación económica internacional, y la desaceleración económica y social en lo interno, hacen buscar otros caminos. 

La dependencia de la revolución bolivariana de la imagen de Chávez, ha sido puesta de estandarte muchas en todos los procesos electorales, esto esta siendo aparentemente objeto de un profundo análisis dónde se deja en clara evidencia la debilidad extrema del proceso bolivariano. Una prueba clara, es el decreto en la Gaceta Oficial, que suspenden la promoción de la figura del comandante en obras, eventos, pancartas, cuñas en radio y tv, vehículos etc. entre otras cosas, esto permitirá a Hugo Chávez presentarse a la reelección en el 2012, ¿sin el excesivo culto a la personalidad? Esta circunstancia expresa también la persistente debilidad, después de diez años, de las alianzas colectivas, de los partidos, movimientos sociales y sindicatos, para conducir el proceso bolivariano. 

Esta última consulta electoral trasmitió un mensaje, al liderazgo nacional del PSUV muy negativo para quienes no quieran entenderlo. Las anteriores elecciones, condicionadas por la figura de Chávez, no ofrecían dudas pero el resultado, de las elecciones legislativas del 26-S, donde no estaba en juego la continuidad de Chávez en el poder, entonces los resultados cambiaron. Se nota un comportamiento diferenciado del voto chavista cuando analiza ‘ahora’ de qué elección se trata, habiendo fuerte participación, y respaldo, si lo que esta en juego es la continuidad de Chávez en el poder.  

Ahora bien, la ingeniería electoral empleada el 26-S, a lo mejor dio un sensación de triunfo en ese momento, pero le hace un grave daño a la causa bolivariana, no resolviendo sus problemas políticos/ideológicos, porqué para un proceso revolucionario en construcción esto supone un autoengaño sobre sus fuerzas reales. Y en el caso concreto de esas elecciones  que mucho se ha analizado, ni siquiera se cumplieron sus objetivos inmediatos, porque al obtener la oposición más de un tercio de los diputados, esta situación les permite bloquear el proceso en su medula fundamental. 
                                   
El PSUV y Chávez se habían propuesto conseguir los dos tercios de la AN, para continuar la labor legislativa sin necesidad de pactar acuerdos con la oposición, que lógicamente, disponiendo de ese poder de veto lo va a utilizar para bloquear cualquier avance sustancial del proceso iniciado hace 11 años, e intentar así, además, desgastar a Chávez de cara a las próximas elecciones presidenciales del 2012. Podemos estar en puertas de la misma estrategia obstruccionista empleada por la derecha en Chile contra Allende a objeto de trabar el proceso bolivariano. Para luego avanzar sobre una derrota electoral de la revolución bolivariana en el 2012.                                                                                                                                

La oposición al proceso. Oscila en estos momentos entre 4,5 y 5 millones de votos según las últimas votaciones, que puede representar alrededor de un 45% del electorado, muy a la par de la votación de la revolución bolivariana.                                                                                                               

Este es un problema real para la revolución en estos momentos, y no hay que caerse a “cobas” con esta situación. Chávez acude a su prestigio para entrar en un juego muy temprano, cuando observa que la correlación de fuerzas hace peligrar la victoria electoral del 2012, con una cierta imaginación, y una estrategia electoral muy temprana, y peligrosa que tiende a desgastarlo en el tiempo, no ayudando mucho a un proceso de concientización y participación del pueblo.

Los graves problemas internos que provocan los constantes conflictos de las bases  del chavismo, las conducen a la abstención, como lo es: la burocratización, la inseguridad, Las enormes desigualdades sociales, el mal funcionamiento de los servicios públicos básicos, etc. Se espera una mayor conciencia, interés y movilización de los operadores de la revolución bolivariana en estos dos años, para restarles partidarios a la oposición hasta reducirlos a una posición, que no afecte la continuidad del proceso bolivariano.

Hasta ahora esos problemas que todo el mundo cita no se han solucionado, y existen dudas y temores de que se solucionen, cuando se anuncia el regreso a la dirección política de la revolución de dirigentes fracasados y derrotados como: Aristóbulo, Diosdado, Giancarlo etc., y en la parte mediática a Alberto Nolia; un buque repleto de bacalaos, subiendo Tazón en una gandola. Desde hace ya tiempo, la sensación sobre la orientación de la revolución bolivariana es de desconcierto, puede que a partir de estos anuncios aumente más, a menos que Chávez devuelva a esta gente al freezer de los discapacitados políticos. La crisis del capitalismo sin obviarlo ha golpeado a la revolución bolivariana, en la  búsqueda de un nuevo paradigma para el socialismo del siglo XXI. ¿Iniciara Chávez el camino para alejarse de esta gente, y el de una virtual derrota en el 2012? ¿Reconozco que no sé qué significa todo esto, si es un primer paso en alguna dirección, o se acaba aquí toda la revolución?, si es el síntoma de la victoria pírrica de una tendencia en el gobierno, o un punto de acuerdo entre algunos exegetas, sin saber si existen, ni que pretenden.                                                                                                                            

Me mantengo como la mayoría de los militantes de los análisis, y opiniones recogidas entre el pueblo, y las ejecutorias publicas que circulan en los medios tanto públicos como privados, nacionales e internacionales. Y supongo que los gestos verbales, y los hechos concretos anunciados indican que las cosas van mal, y los cambios no mejoraran con las medidas anunciadas.                                                                                                                       

Ahí está la gran falla de la mayor parte del alto gobierno, la causa de su declive y su imposibilidad de levantar programas que el pueblo haga suyo. Cuando había suficiente dinero era fácil hacer política de "izquierdas", se hacían 4 leyes para el trabajador, se gritaba un poco, y todo quedaba solucionado. Ahora cuando el pueblo venezolano tiene problemas mayores que requieren soluciones importantes es cuando se ve el pelero.

      [email protected] 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3142 veces.

Comparte en las redes sociales