Un análisis necesario frente a la desinformación de falsimedia

Venezuela: Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión

Trabajo para el Observatorio de Medios de la Facultad de
Comunicación Social, Universidad Central del Ecuador.

1. Falsimedia en acción:

El 11 de abril de 2.002 la oligarquía venezolana, respaldada, auspiciada y financiada por el gobierno estadounidense de W. Bush, dio un golpe de Estado contra el gobierno constitucional del presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

En esta acción planificada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y los sectores de poder económico de la sociedad venezolana, participaron activamente los mass media privados del hermano país.

Desde antes del golpe de Estado canales de televisión, radiodifusoras y periódicos de poderosos grupos como el del empresario Gustavo Cisneros, vinculado al narcotráfico internacional, desataron una campaña mediática contra el gobierno bolivariano, cuyo propósito fue el de desestabilizar al régimen legalmente constituido.

Venevisión, Globovisión, RCTV, El Universal, El Nacional entre otros medios se dedicaron a incitar a la gente a subvertir el orden y a provocar disturbios. Su labor consistía en crear en la gente angustia, temor, zozobra para lo cual fabricaron un sinnúmero de mentiras que estuvieron acompañadas de insultos y de provocaciones contra los sectores partidarios de Hugo Chávez.

El día del golpe fascista, falsimedia se presentó en forma abierta. Manipularon imágenes, hicieron acusaciones falsas y respaldaron abiertamente a los implicados en la acción golpista. Baste recordar las mentiras proferidas por las televisoras sobre los hechos sucedidos en la Av. Baralt, en el Puente Llaguno, cuando acusaron a los seguidores del chavismo de haber provocado la muerte de personas inocentes, lo cual fue desmentido incluso por el propio Luis Alfonso Fernández, realizador de esta patraña mediática. Hoy, gracias a las investigaciones realizadas, se sabe que los asesinatos fueron perpetrados por francotiradores al servicio de la oposición y por policías metropolitanos. Asimismo no hay que olvidar la pasividad con la que los voceros de falsimedia informaban sobre lo que ese día estaba sucediendo en la Embajada de Cuba, cuando turbas violentas destruyeron los vehículos de esa sede diplomática, cortaron el suministro de agua y de luz y amenazaban con irrumpir en ese territorio sin respetar las leyes internacionales y la presencia de niños en esa representación. Las pirañas mediáticas se limitaron a decir que en los alrededores de la Embajada de Cuba se estaban dando 'protestas': ¿por qué no las calificaron como actos violentos? ¿por qué no denunciaron la brutalidad de esas acciones?

Los días 12 y 13 de abril, cuando el pueblo venezolano supo que Chávez no había renunciado y que lo mantenían secuestrado, se lanzó a las calles a exigir el retorno de su presidente. Mientras tanto falsimedia se impuso una autocensura y se dedicó a transmitir programas de dibujos animados, novelas como que todo se encontraba en calma en el país.

Esta manipulación por parte de los mass media privados venezolanos continuó en diciembre del 2.002, con motivo del paro petrolero. Durante estos dos últimos años esta campaña no se ha detenido, destacándose en este período todo el proceso de desinformación que se dio por parte de la oposición para llamar a referéndum revocatorio al presidente Hugo Chávez, referéndum en el cual venció el mandatario en forma contundente el pasado 15 de agosto de 2.004. La oligarquía venezolana una vez más no se resignó a perder y acusó al régimen de fraude electoral. Estos son algunos de los antecedentes de la manipulación mediática por parte de los medios privados venezolanos.

2. ¿Por qué falsimedia se opone a la ley de responsabilidad en radio y televisión?

El pasado miércoles 8 de diciembre de 2.004 entró en vigencia en la República Bolivariana de Venezuela la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. Inmediatamente los medios privados de ese país y los sectores opositores al gobierno acusaron a éste de violar la libertad de expresión. Igual lo hizo la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), organización dirigida por la CIA, que a través de su actual presidente, Alejandro Miró Quesada, director del diario El Comercio de Lima, manifestó que con esta Ley se estaba atentando 'contra los principios democráticos y su gran soporte la libertad de expresión'. Esta Ley ha sido calificada por los sectores contrarios a la misma como 'Ley Mordaza'.

¿Cuáles son las razones fundamentales de estos grupos para oponerse a esta Ley?

Los medios privados venezolanos se caracterizan por la falta de contenidos educativos, por la carencia de programas críticos y de reflexión, por la incitación al morbo, a la violencia y al consumo.

Es esto precisamente lo que se pretende regular mediante aplicación de la Ley de Responsabilidad en Radio y Televisión, y es ésta la razón por la cual falsimedia se opone a la misma.

Durante años los mass media venezolanos se han constituido en instrumentos de los sectores de poder económico y político tradicionales para imponer su forma de pensar. Su objetivo es el de apuntar a las instancias deseantes a-reflexivas y pre-reflexivas de las personas para evitar que se den procesos de reflexión y análisis de lo que proponen en sus contenidos. Los sectores más vulnerables han sido los niños. El interés de falsimedia es el de que la gente este idiotizada e imbecilizada frente a una programación alienante y enajenante, lo cual tiene un claro propósito ideológico, además de económico, puesto que son las corporaciones mediáticas del sistema capitalista, las transnacionales de la desinformación y los grupos empresariales venezolanos los que se enriquecen con la producción y comercialización de este tipo de programas.

La Ley de Responsabilidad en Radio y Televisión no tiene como propósito la censura o que los medios se autocensuren como se señala por parte de los detractores de ésta. Los fines de esta Ley están encaminados a que los medios venezolanos se comprometan a brindar una programación educativa, sana, crítica y responsable a la población, con el objetivo principalmente de garantizar el bienestar de los niños y los adolescentes principalmente.

Falsimedia enarbola como su bandera de lucha la defensa de la democracia y de la libertad de expresión. Sin embargo han sido los grupos mediáticos al servicio de la oligarquía venezolana los que se han opuesto a la existencia de radios y televisoras comunitarias, cuya existencia está garantizada en la Ley de Responsabilidad. De igual forma esta ley permite a las y los usuarios el poder establecer organizaciones que promuevan y defiendan sus intereses y derechos comunicacionales.

Puede acaso hablarse de que el gobierno del presidente Chávez está atentando contra la libertad de expresión por el hecho de plantear la necesidad de que la programación de las radios y televisoras deben 'promover el efectivo ejercicio y respeto de los derechos humanos, en particular, los que conciernen a la protección del honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación y al acceso a una información oportuna, veraz e imparcial, sin censura.' No es loable el establecer una ley cuyo objetivo es el de que se difunda a la niñez y adolescencia una información y material encaminados a promover la paz, la igualdad de los sexos, la amistad de los pueblos, el respeto a su propia identidad cultural, el amor a la Patria.

Quienes hoy hablan de la libertad de expresión son los que precisamente han dejado de lado del proceso informativo y comunicacional a los sectores populares, a los marginados, a los discapacitados, a los pueblos a los que no consideran parte de su modelo civilizatorio. La Ley de Responsabilidad por el contrario garantiza su participación efectiva.

¿Por qué falsimedia ataca a una ley en la cual se ponen límites a la programación dirigida a los niños y jóvenes, si es que ésta afecta a su formación? A los mass media privados venezolanos poco o nada parece importarles las temáticas educativas. Ellos están más interesados en que no se les ponga freno a la emisión de programas, propagandas y publicidad referentes al consumo de alcohol, de cigarrillos o que inviten a los juegos de azar.

Estas son las verdaderas razones por las cuales las pirañas de la desinformación en la República Bolivariana de Venezuela, aupados por las transnacionales de la mentira que tienen su sede principalmente en EEUU, se oponen a la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión.

http://www.argenpress.info/nota.asp?num=016839


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4305 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a11128.htmlCUS