Propuesta para acabar con el contrabando y el narcotráfico

En una oportunidad afirmamos ante un grupo de amigos que eliminar, o por
lo menos reducir en un 60%, el contrabando de extracción y el
narcotráfico en Venezuela era muy sencillo y que si el presidente Chávez
aceptara nuestra propuesta, en menos de un mes se obtendrían resultados
importantes.

Por supuesto que no nos creyeron aquellos amigos y por supuesto que nunca
hemos tenido la oportunidad de plantearle nuestra propuesta al presidente
Chávez. Esto, sin embargo, no ha mermado nuestra convicción de que es
posible reducir a niveles casi insignificantes dichos delitos. De allí
que hoy hacemos pública nuestra propuesta con la esperanza de que llegue
al Presidente o a su Ministros.

Partamos de un hecho que es público y notorio: Es por los puestos
fronterizos por donde pasa la mayoría del contrabando de extracción que
día tras día es llevado de Venezuela hasta Colombia. Alimentos, bombonas
de gas natural, vehículos robados, gasolina y cientos de otros productos
pasan “tranquilamente” por nuestras alcabalas.

Del otro lado viene la cocaína, la marihuana y otras drogas, quizás no
con la misma facilidad, pero con relativo éxito.

Es ridícula la tesis que asegura que es a través de “los caminos verdes”
por donde se trafica mercancía que es transportada en grandes volúmenes y
en vehículos en perfectas condiciones. Sólo cuando aceptemos los hechos
que han transformado nuestros puestos fronterizos en negocios millonarios
para algunos funcionarios corruptos, podremos tomar los correctivos
necesarios.

Ahora ¿Cómo evitar que por nuestra frontera y sus puntos de control pase
impunemente el contrabando y la droga? En la respuesta a esta
interrogante va nuestra propuesta.

Convirtamos nuestros puestos fronterizos en PUNTOS ROTATIVOS de control
y combate al narcotráfico y contrabando.

¿PUNTOS ROTATIVOS?... Sí puntos rotativos.

Los mencionados delitos y los delincuentes recibirían un golpe mortal si
cada dos semanas se rota todo el personal de cada puesto de control en la
frontera.
Nuestra propuesta es que se cree un sistema automatizado que contenga la
información de cada funcionario de nuestras fuerzas armadas y su
ubicación geográfica. Cada quince días dicho programa o sistema,
seleccionaría, de manera aleatoria y del universo de funcionarios que hay
en el país, aquellos que habrán de laborar en cada puesto fronterizo
durante las próximas dos semanas.

Si el sistema no es manipulado el resultado sería más o menos el
siguiente: con una semana de antelación un guardia nacional de
Barquisimeto, otro de Barcelona, un cabo de Margarita, un sargento de San
Frenando de Apure, un teniente de Caracas y un Capitán de Cumaná serán
informados que durante los próximos quince días estarán laborando en el
puesto fronterizo ubicado en la vía a Maicao, para luego de cumplir su
misión retornar a su posición original.

Por supuesto, el procedimiento se repetiría para cada puesto de frontera,
aeropuerto, puerto, etc.

En ese escenario ¿Quién se arriesgaría a tomar la iniciativa para
proponer un acto delictivo? ¿Qué delincuente haría una propuesta a un
equipo que se desconoce entre sí y con el cual tiene muy poco tiempo para
generar una relación? ¿Cómo los sobornan en tan poco tiempo? ¿Cómo
sabrían cuál es el agente que las autoridades infiltran para asegurar el
éxito de la misión?

Cierto es que se incrementarían los gastos de logística pero los
resultados bien valen la pena. Es hora de que nuestra frontera deje de
ser el sitio donde laboran por años los mismos funcionarios.

El que tenga oídos que oiga.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3304 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a100044.htmlCUS